Ir a contenido

El relevo de Domènech genera nuevas tensiones en los 'comuns'

Ramón Arnabat y Candela López acompañarán a Ada Colau en la dirección

Roger Pascual

Colau reconoce que se sobrecargó a Domènech. / CARLOS MONTAÑÉS (VÍDEO: EUROPA PRESS)

"'Es ovnis se pinyen i deixen un cràter per sempre dins sa meva vida'", cantaban Antònia Font en Alegria. La marcha de Xavier Domènech, harto de las tensiones e intentando recuperar la alegría perdida tras dos y medio en el universo de la política, ha dejado un cráter profundo en la galaxia Colau. Los partidos intentan llenar como pueden el vacío que deja la salida del líder de Podem y Catalunya en Comú. Los primeros han convocado primarias, mientras que la ejecutiva de los segundos se reunió este lunes para repartir las atribuciones de Domènech en un complicado juego de equilibrios. Finalmente los elegidos han sido Ramón Arnabat, concejal de Vilafranca en Comú, y Candela López, teniente de alcalde de ICV en el ayuntamiento de Castelldefels. El recambio ha generado nuevas tensiones a las que acabaron provocando la salida del hombre que comandó la doble victoria de los 'comuns' en las generales del 2015 y 2016.

Las elecciones internas en la formación configuraron una ejecutiva difícil de gobernar que, casi tres meses después, sigue sin haber configurado a su núcleo directivo. Domènech era la única figura de consenso, aunque no quiso imponer su opinión. Algo que ya había ocurrido en la configuración de la candidatura oficial, que el excoordinador de los 'comuns' pretendía que tuviera más peso de los independientes y menos cuotas de partidos. Unos planteamientos que chocaron con las ideas de las cúpulas de ICV y Barcelona en Comú. Dos actores que se han vuelto a unir para intentar tejer su relevo. Sus tesis no conjugan con las del sector más soberanista del partido. El conflicto va más allá de la figura de Domènech y se debe leer en clave política: si, pensando en las municipales, los 'comuns' deben marcar más distancias con el soberanismo o, al contrario, se debe seguir apostando por un entendimiento de futuro con los independentistas (especialmente con ERC), como abogan, entre otros, Elisenda Alamany, Jaume Asens y Joan Josep Nuet

El otro debate pendiente (y ni mucho menos menor) es qué pasa en el Parlament. En la ejecutiva de hace dos semanas que Colau defendió que Jéssica Albiach fuera la nueva líder del grupo parlamentario. La alcaldesa se mostró también partidaria de que Alamany siguiera como portavoz. Pero la posibilidad de otros cambios internos dentro del grupo parlamentario y un eventual giro ideológico generan inquietud. "Mi compromiso es con el ideario del 8 de abril (día de la fundación de los 'comuns') y con la línea política y lo que dejó Xavier Domènech", ha advertido Alamany.