Ir a contenido

SUMARIO POR REBELIÓN

Los Mossos buscaron micros en el despacho de Forcadell a 2 meses del 1-O

Trapero se interesó en un 'e-mail' por si líderes del 'procés' recibían protección policial

Jesús G. Albalat / Rafa Julve / Ángeles Vázquez

Carme Forcadell, en el despacho de la presidencia del Parlament, en abril del 2016.

Carme Forcadell, en el despacho de la presidencia del Parlament, en abril del 2016. / RICARD CUGAT

“Buenas tardes. El lunes hacemos requisa en el despacho de la presidenta y del secretario general del Parlament de Catalunya. Ya informaremos del resultado”... El lunes en cuestión era el 7 de agosto del 2017, a las diez de la mañana para ser exactos. Los protagonistas, Carme Forcadell y Xavier Muro.  El remitente, el comisario Rafel Comes, jefe de la comisaría general de investigación criminal de los Mossos d’Esquadra. Los destinatarios más relevantes, Ferran López, entonces jefe de la comisaría superior territorial, y Josep Lluís Trapero, el ‘major’. El objetivo, muy claro: hacer un barrido de las dependencias de los dos altos cargos para comprobar si había cámaras o micrófonos ocultos, “medios técnicos” en el argot policial.

De tales movimientos informa un correo electrónico incautado por la Guardia Civil y que ha sido incluido en el sumario del caso que se instruye en el Tribunal Supremo contra el Govern de Carles Puigdemont y otros líderes independentistas. La misma documentación indica que, un día después de recibir el ‘e-mail’, el viernes 4 de agosto, Trapero dio la confirmación para que se efectuara el registro, que según Comes había sido indicado por el jefe del área de escoltas de los Mossos.

Meses antes de aquel registro la expresidenta del Parlament ya había sido imputada por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) por presuntamente desobedecer al Tribunal Constitucional (TC) al permitir que se tramitara y se votara una propuesta de resolución de Junts pel Sí y la CUP que abogaba por convocar un referéndum unlilateral de independencia, texto que fue aprobado con los votos de ambos grupos independentistas el 6 de octubre del 2016. En cuanto a Xavier Muro, cuyo cargo es el de jefe de personal y de los servicios del Parlament, así como asesor de la Mesa y la Junta de Portavoces, en los polémicos plenos del 6 y 7 de septiembre del año pasado evidenció que no se movía por los mismos derroteros que la máxima autoridad de la Cámara catalana: verbalmente, y también por escrito, informó a Forcadell y a los diputados soberanistas de los riesgos que asumían al votar y aprobar la ley del referéndum del 1-O pese a las advertencias del TC.

Pero los correos electrónicos de Trapero incautados por la Guardia Civil no se quedan ahí. Los investigadores también dispusieron de otro mensaje del 2 de agosto del año pasado en el que el ‘major’ preguntaba a Ferran López si Marta Rovira (ERC), Marta Pascal (PDECat), Jordi Sànchez (ANC), Jordi Cuixart (Òmnium) y Xavier Vendrell (‘exconseller’ de ERC) disponían de protección o se estaba efectuando algún control sobre ellos. De ese interés del jefe policial los investigadores infieren que Trapero quería asegurarse de que dirigentes que lideraban el ‘procés’ estaban recibiendo escolta: “Resultaría muy significativo que por parte de los Mossos se estuviera dando protección o seguridad a este grupo de personas ya que, a raíz de las investigaciones desarrolladas por esta unidad, se ha podido determinar su integración en el denominado “comité estratégico” del proceso independentista".

0 Comentarios
cargando