Ir a contenido

Cs reclama elecciones a Sánchez y Torra para medir la legitimidad de su pacto

Rivera reprocha la retirada del artículo 155 cuando los independentistas siguen intentando "reactivar el golpe"

Julia Camacho

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y su jefe de filas en Andalucía, Juan Marín, en Córdoba

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y su jefe de filas en Andalucía, Juan Marín, en Córdoba / EFE / RAFA ALCAIDE

A dos días de la Diada, y convencido de que su postura en el debate nacionalista le puede dar rédito en el resto de España, Ciudadanos ha reclamado a los presidentes del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, y al de la Generalitat, Quim Torra, que saquen las urnas a la calle para medir la legitimidad del pacto del primero con los independentistas, y al segundo para contrastar la fuerza de los separatistas tras el último año de tensión. El líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha vuelto a centrar en Catalunya su discurso nacional apuntando además que no se debería haber retirado el artículo 155 porque los independentistas “siguen intentando reactivar el golpe de hace un año”.

Rivera ha reunido en Málaga a su ejecutiva nacional para dar el golpe de gracia al pacto con el PSOE andaluz y meterse ya en precampaña nacional, tratando de lograr el foco que ha perdido en los últimos meses. En una dura intervención ha cargado contra Sánchez por apoyarse en partidos independentistas para sacar adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy, porque “gobernar España con los que quieren liquidarla es incompatible, lo entiende cualquiera”.

Tras presentar a su partido como la única opción viable frente al “bipartidismo” en temas como la regeneración democrática y el freno al separatismo, ha llegado a asegurar que las fuerzas independentistas catalanas apoyaron al líder socialista para que “no hubiera elecciones y no pueda llegar Ciudadanos antes” al poder. “Si Sánchez está tan convencido de lo bien que lo está haciendo, que ponga las urnas, que nos deje votar, a ver si los españoles legitiman ese pacto”, retó. “Está aguantando porque teme que los ciudadanos castiguen su pacto con Torra”, ha concluido.

"Gobierno chollo" para el separatismo

Rivera, que ha sido recibido con protestas de dos activistas de Femen, ha calificado al actual ejecutivo socialista como un “gobierno chollo” para los separatistas, que quieren “un gobierno débil, que no tenga mayoría y quiera separarse del constitucionalismo”. “La pesadilla de los separatistas sería que Ciudadanos gobernara España”, ha aseverado, abundando en que un “gobierno fuerte, sin hipotecas, con mayoría parlamentaria y capaz de llegar a acuerdo con otros, como Cs,” sería la única forma de lograr que “quienes quieren romper España no lo hagan”. Y ha cuestionado la supresión de la intervención del autogobierno catalán. “Cómo se puede pensar que después de un golpe de estado hay que conceder nuevos instrumentos” para continuar en esa línea, porque en su opinión “siguen intentando reactivar el golpe”. “No había que levantar el 155, había que controlarles”.
En este punto, el líder de Cs se ha referido también a la propuesta que la presidenta del CongresoAna Pastor, ha realizado a Torra para que acuda a la Cámara a exponer su proyecto para Catalunya. “Lo primero que tiene que hacer Torra es abrir el Parlament y someterse a las sesiones de control”, ha matizado, añadiendo a continuación que aprobarían esa propuesta si antes el president “pide perdón a los españoles por habernos llamado bestias taradas y cumple con la Constitución”.

En su intervención, Rivera también tuvo palabras para el acuerdo de Sánchez con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que se reunieron la pasada semana y parecieron alejar las opciones de una convocatoria adelantada de las generales. Calificó al líder morado de ministro de facto de Hacienda. “Prepárense para una subida de impuestos”, dijo, reprochando que la situación actual de España requiere “moderación, no asfixio fiscal”. “Necesita un alivio, no una losa”.

Andalucía, llave del ciclo electoral

No pudieron faltar tampoco las referencias a Andalucía, donde Cs ha roto el pacto de legislatura a causa alegando la falta de voluntad de los socialistas para cumplir los compromisos en materia de regeneración democrática. Ante esa situación, la ruptura era “lo correcto”, alabando que el líder regional no permitiera que Cs fuera una comparsa dentro de la Junta como lo han sido otros partidos que miraron a otro lado”.  Rivera dio por hecho que tarde o temprano habrá adelanto electoral, y mostró su convencimiento en que esos comicios sean el inicio de un ciclo que “le den un impulso al resto del país”. “Las andaluzas son fundamentales, porque para ganar en España, aquí en Andalucía tiene que haber un cambio” después de 37 años de gobierno monocolor socialista. En cualquier caso, dejó claro que “quien firme un acuerdo con Cs, sabe que tiene que cumplir su parte”.