Ir a contenido

CRISIS TERRITORIAL

El Gobierno defiende la invitación de Pastor a Torra al Congreso

El Ejecutivo apoya que el discurso en el hemiciclo no tenga que acabar con una votación contra las tesis del 'president'

La propuesta incomoda a algunos diputados del PP que no quieren entrar en la "dinámica dialogante" de Sánchez

Juan Ruiz Sierra Pilar Santos

Pedro Sánchez y Ana Pastor, este jueves en el Congreso.

Pedro Sánchez y Ana Pastor, este jueves en el Congreso. / ZIPI (EFE)

El Gobierno no fue ajeno a la invitación llevada a cabo el martes por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a Quim Torra, ofreciéndole la posibilidad de acudir a la Cámara baja para explicar su proyecto político. El antecesor del actual 'president', Carles Puigdemont, ya recibió una invitación similar hace poco más de un año, pero entonces se puso como requisito ineludible que hubiera una votación. Puigdemont se negó, pero esta vez es distinto.

Pastor lanzó el mensaje en una conferencia en Madrid el martes, a la que asistió el presidente del PP, Pablo Casado. El nuevo líder de los conservadores escuchó directamente una invitación que ha escocido a algunos dirigentes populares que no acaban de entender que su partido entre en la "dinámica dialogante" de Pedro Sánchez. Casado no ha querido aclarar si Pastor le comentó previamente la propuesta que iba a hacer, pero le ha quitado importancia al hecho mismo. "Es exactamente lo mismo que le dijimos a Puigdemont, a [Artur] Mas y a [Juan José] Ibarretxe. Cualquier presidente autonómico puede venir a las Cortes a presentar una proposición de ley de su respectivo Parlamento autonómico y para que sea votada por los representantes de todos los españoles en sesión plenaria", ha afirmado en los pasillos del Congreso. 

Casado, que esta mañana ha reunido a su grupo parlamentario en el Congreso, ha comentado que ha pedido a todos sus diputados un aplauso para Pastor, que está sorprendida por los ríos de tinta que ha acarreado su invitación. De hecho, la presidenta de la Mesa ha desmentido una cuestión clave que el miércoles su equipo hizo llegar a la prensa: ella estaría dispuesta a que Torra no tuviera por qué enfrentarse al seguro rechazo de la Cámara, porque su exposición, en torno a un referéndum sobre la independencia de Catalunya, no acabaría con los diputados votando. Ahora, al ver el revuelo y el malestar entre algunos parlamentarios del PP, Pastor ha reculado y ha declrado que Torra deberá venir y cumplir "el reglamento", que señala que cualquier pleno debe acabar con una votación.

Evitar la "humillación"

Fuentes del Gobierno celebraron este jueves el enfoque de la presidenta del Congreso y, en concreto, sí que están de acuerdo en que la intervención del 'president' no tuviera que acabar en votación. Los colaboradores de Sánchez señalaron que estaban al tanto de la invitación. Pastor, explicaron, lanzó la idea después de haberlo consultado con el Ejecutivo. Aun así, en el entorno del jefe del Ejecutivo inciden en que Torra debería acudir primero al Parlament. 

Torra, mientras tanto, dijo el miércoles en Catalunya Ràdio que estaría "encantado" de explicar su proyecto en la Cámara baja, pero que no pensaba aceptar ninguna "humillación". Es decir, una votación en la que su plan fuese abrumadoramente rechazado, abriendo así la puerta a la posibilidad lanzada por Pastor y defendida por el Gobierno. 

El formato de su hipotética comparecencia, en todo caso, sigue estando en discusión. Una posibilidad, según fuentes socialistas, pasaría por que acudiera a la comisión territorial. El organismo fue pactado por el PSOE y el PP el pasado otoño, tras el acuerdo entre ambos partidos para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Catalunya. Fue una cesión de Mariano Rajoy a Sánchez. La comisión debía analizar una actualización del modelo autonómico, como paso previo a la reforma constitucional. Pero sus frutos han sido escasos hasta el momento. Ni el PDECat ni ERC llegaron nunca a sumarse a sus reuniones, tampoco Podemos, y Ciudadanos la abandonó el pasado mes de marzo. La comparecencia de Torra, explican fuentes parlamentarias del PSOE, sería una oportunidad para "revitalizar" el organismo.

El "lugar apropiado"

"El Congreso está abierto siempre al diálogo, a las propuestas que hagan los presidentes de las comunidades autónomas, dentro del marco de la ley y del reglamento del Congreso. Esta es la casa donde los grupos hablan, el lugar donde se debaten leyes y normas, el lugar apropiado cuando se tiene un proyecto político", ha dicho Pastor este jueves, poco antes de la presentación de los actos del 40 aniversario de la Constitución, una serie de actividades que también tendrán lugar en Catalunya, aunque los detalles están todavía por concretar.

Pastor ha coincidido en el Congreso con Sánchez, que en un breve discurso ha señalado que la "democracia está sólidamente enraizada, en las instituciones y en la ciudadanía". El jefe del Ejecutivo ha optado, en aras de la "unidad" según sus colaboradores, por no hacer ninguna mención a su propuesta de reforma constitucional.