Ir a contenido

CONFERENCIA EL 4 DE SEPTIEMBRE

Torra fijará el objetivo de la república sin plazos ni concreciones

El 'president' pondrá un especial acento en la construcción social del soberanismo

El texto es fruto de un intento de cohesión interna con Esquerra Republicana

Fidel Masreal

Torra fijará el objetivo de la república sin plazos ni concreciones

AFP / NICOLAS MAETERLINCK

Una de las lecciones que dice haber aprendido buena parte del soberanismo es que a la independencia de Catalunya ya no toca ponerle fecha. Se acabó, por tanto, lo de ponerle plazos a la consecución del Estado catalán. Y se acabaron también las concreciones sobre las hojas de ruta, con el argumento de que al adversario no hay que darle pistas. Así las cosas, de la conferencia que dictará 'president' de la Generalitat, Quim Torra, el próximo martes para fijar estrategia cabe esperar pocos detalles, más allá de una reafirmación de la estrategia de lo que se viene llamando "hacer república", o hacer efectivo el controvertido mandato de la declaración de independencia del 27 de octubre pasado, si el Gobierno del PSOE sigue desatendiendo la reclamación de un referéndum pactado. Junto a esta posición de firmeza, sí cabe destacar otro flanco, el de la construcción social del Estado catalán. Por ello, Torra reafirmará que también se hace país mediante la reactivación de las leyes cercenadas por el Tribunal Constitucional a instancias del anterior Gobierno del PP. [Sigue la conferencia de Quim Torra en directo.]

'El nostre moment' ('Nuestro momento') es el título de la intervención de Torra, para lo cual ha escogido un escenario teatral, el Teatre Nacional de Catalunya. Esa intervención se considera trascendente por dos motivos: porque el independentismo ha mostrado en las últimas semanas una falta evidente de unidad estratégica (ERC opta por una leglslatura de rearme y ampliación de la base social soberanista; Carles Puigdemont quiere seguir tensando la cuerda; el PDECat se ha dinamitado internamente en beneficio de una Crida Nacional per la República todavía por concretar; la CUP sigue exigiendo no negociar nada con Madrid) y porque Torra todavía no ha desplegado una posición propia como 'president'.

Coser heridas

La unidad es uno de los conceptos clave del 'president' cara a esta conferencia. Por ello, ha trabajado personalmente este verano para coser heridas, especialmente después de que ERC y Junts per Catalunya se acusaran públicamente de mentir respecto al asunto de la suspensión o no de los diputados independentistas procesados, incluido el 'expresident' Puigdemont. Torra, la 'consellera' y portavoz Elsa Artadi, el vicepresidente del Parlament Josep Costa y el titular de Territori, Damià Calvet, han trabajado junto a dirigentes de ERC para tratar de aunar estrategias. La desconfianza todavía es latente y tiene mucho que ver con la decisión de los republicanos de no aceptar la investidura de Puigdemont en enero.

La conferencia del martes será exigente con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pese a que Torra dijo ver, tras la reunión en la Moncloa del pasado 9 de julio, una "nueva etapa". E insistirá en la necesidad de hacer sacrificios y tener planes previstos para hacer efectiva la república. Como dice más de un posconvergente, se trata de poder hacer realidad lo que el año pasado fue un "farol", en palabras de la 'exconsellera' Clara Ponsatí. Torra repasará hitos clave de los próximos meses, como el juicio a los independentistas presos. Al respecto, ya ha afirmado que no aceptará una sentencia condenatoria. Pero no ha concretado en qué se traducirá un posible desacato, y difícilmente lo aclarará este martes.

El eje social

En paralelo al debate clásico del soberanismo (cohesión, fechas, desobediencias), Torra tiene previsto poner un claro acento social a su intevervención, bajo la premisa de que también se construye país mediante la política social. En este sentido, el Govern trabaja para tratar de aplicar (reescribiéndolas o mediante otras vías) las 16 leyes sociales y económicas suspendidas o anuladas por el Tribunal Constitucional (TC) a instancias del anterior Gobierno del PP. Una moción de la CUP pactada en julio con JxCat dio al Govern 90 días para presentar en "plan de ejecución" para hacer efectivo el contenido de los artículos de estas normas vetadas.

Torra se ha implicado de forma personal y discreta en agendas como la del derecho a la vivienda, la inmigración y los discapacitados. Y quiere marcar perfil en estos frentes, que en su discurso de investidura fueron apuntados pero no desarrolados. Para fijar compromisos evaluables, el Ejecutivo catalán se ha comprometido a presentar en septiembre su Plan de Govern, y sigue exigiendo al Gobierno del PSOE que se comprometa a sacar del TC leyes como las de vivienda y pobreza energética. Otras normativas clave en este terreno son la de la Agència Catalana de Protecció Social, la de universalización de la sanidad pública o la del impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas..

0 Comentarios
cargando