Ir a contenido

CON CONDICIONES

PDECat y ERC muestran su predisposición favorable al techo de gasto

Los posconvergentes ponen como condición flexibilizar la regla de gasto municipal

Ambos grupos admiten que los juicios a los independentistas pueden contaminar la negociación

Fidel Masreal / Xabier Barrena

Carles Campuzano, portavoz del PDECat.

Carles Campuzano, portavoz del PDECat.

La realidad política, emocional y judicial de los presos independentistas y los desplazados al extranjero marca cualquier toma de posición del soberanismo y por tanto del Govern y de los partidos que le apoyan. Dicho ello, lo cierto es que tanto en fuentes de Esquerra Republicana como en lo expresado por el PDECat en las últimas horas, la actitud respecto al pacto del Gobierno con Podemos sobre la senda de déficit y, en último extremo, es de buena predisposición respecto a los votos soberanistas en el Congreso respecto a los presupuestos.

De entrada, las exigencias. El jefe de filas del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano, ha fijado posición este jueves: en primer lugar, la anunciada reforma de la ley de estabilidad presupuestaria debería ejecutarse mediante un real decreto ley y no en forma de proposición de ley, para evitar que la mayoría del PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso bloqueara la tramitación de esta reforma. Una cuestión técnica, sí, pero imprescindible para que el techo de gasto no sea objeto de un veto del Senado, donde los populares son mayoría absoluta.

La otra condición que pone sobre la mesa el PDECat es que se acepte también flexibilizar la regla de gasto de los ayuntamientos. No tiene sentido, explica Campuzano, que existan 20.000 millones de euros de los consistorios bloqueados y que no se puedan utilizar para gasto social de las administraciones locales, necesitadas de inyección económica tras los años de recortes y crisis.

Juicios del franquismo

Campuzano no descarta el apoyo del PDECat a las cuentas de Pedro Sánchez pero prefiere ir partido a partido. Uno de los elementos que pueden jugar sin duda a favor es el anuncio del ansiado desvío de los camiones de la N-340 y la N-240 que causan una altísima siniestralidad está a punto de materializarse. El Consejo de Ministros dará el paso definitivo el viernes 31 de agosto, al aprobar el real decreto ley que establece las bonificaciones de las que se beneficiarán los vehículos pesados desviados a las autopistas  AP-7 y AP-2 y la compensación que por ello recibirán las concesionarias.

En otro orden de cosas, no es en absoluto menor que este viernes el Consejo de Ministros también plantee la anulación de los juicios del franquismo. Entre ellos el del 'president' Lluís Companys, asesinado por el fascismo, y el de Salvador Puig Antich. Los republicanos muestran su intención de facilitar las cosas a Sánchez, siempre que se den las mínimas condiciones de reciprocidad. Para los republicanos, aunque el Ejecutivo socialista no sea un dechado de virtudes, empezando por su alergia a debatir siquiera el derecho de autodeterminación catalán, es siempre preferible a uno del PP o de Ciudadanos o de los dos. Por tanto, a nivel estratégico, ERC no se ha fijado como objetivo el acoso y derribo de Sánchez.

¿Significa eso que van a aprobar los presupuestos del Estado? Todo va a depender, claro está, de la negociación y de los gestos que lance el gabinete de Sánchez. Las inversiones en infrastructuras son un paso y la prometida anulación de las sentencias del franquismo es otro. Lo que suceda en la relación bilateral del Estado con la Generalitat, claro está, tendrá un peso determinante para que ERC escoja decantarse por el ‘sí’ o por el ‘no’.

Con todo, fuentes republicanas,  escaldadas por las sucesivas tormentas que les sacuden en las redes sociales, señalan que este apoyo es táctico: “Se trata de consolidar un Gobierno que aunque esté lejos de los que nosotros pretendemos para poner fin al conflicto político catalán, sí ha dicho que toda solución debe pasar por el voto de los catalanes. Es un inicio, aunque es obvio que un proyecto de nuevo Estatut nos deja más helados que otra cosa”.

Con todo, las mismas fuentes republicanas apuntan que "como siempre” harán “lo que diga el Govern”. Y alertan de que la negociación de ls cuentas estará más que contaminada por el tema judicial de los políticos presos. “Será determinante el posicionamiento del Gobierno y la Fiscalía”, apunta esta voz.

Posconvergentes y republicanos sositene que actuarán en todo momento de forma coordinada y siguiendo, en última instancias, las instrucciones del Govern que deberá valorar que si la nuesenda de déficit que planta el Gobierno, con los 460 millones extra que supondría para las arcas catalanas, es suficiente motivo para mostrar el apoyo a las cuentas de Sánchez. En última instancia, presupuestos del Estado y juicios a los dirigentes independentistas son dos agendas que se entrecruzarán el próximo otoño y los segundos contaminarán a los primeros.

0 Comentarios
cargando