Ir a contenido

Ante la queja de la Junta de Andalucía

Imbroda reclama más solidaridad a las comunidades para la acogida de menores extranjeros

El presidente de Melilla ha señalado la presencia en la ciudad autónoma de 1.000 personas con este estatus

El Periódico / Agencias

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda. / @imbrodamelilla

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha asegurado comprender la queja de la Junta de Andalucía que demanda más solidaridad de las comunidades autónomas para acoger a menores extranjeros no acompañados (MENA) ante la fuerte presión migratoria que soporta y ha recordado que en Melilla hay 1.000 MENAS.

"En Melilla hemos batido todos los récords de menores no acompañados, tenemos casi mil y eso es una barbaridad; es una presión insoportable y este lunes tuvimos que desplegar tiendas del ejército porque en el CIE hay más de 800 migrantes y tiene capacidad para 300".

El presidente de la Ciudad Autónoma, en una entrevista en 'RNE', se ha mostrado molesto con la situación y ha demandado soluciones porque "esto en un problema de Estado y no valen buenas voluntades, hay que dejarse ya de buenismo". El Gobierno ha cifrado en más de 7.000 el número de menores migrantes solos en España en la actualidad.

En opinión de Imbroda, el Gobierno central "tiene que ponerse las pilas" y ha puesto en duda la voluntad de todas las comunidades autónomas para colaborar en el acogimiento de menores. "La protección del menor depende de las CCAA y vamos a ver el grado de solidaridad espontánea o puede ser que haya que obligar, porque Andalucía tiene 3.000 y les entiendo, pero lo que está ocurriendo en Melilla es una barbaridad".

En este sentido, ha reclamado que "se escuche a la Ciudad Autónoma, porque es la que tiene realmente el problema, se tiene mucha experiencia, se sabe de gestión y el verdadero problema está aquí".

Sobre la posibilidad de devolver a su país de origen a menores no acompañados, Imbroda se ha mostrado partidario de llegar a un acuerdo con Marruecos. "Esto es una emigración económica y no hay más, hay que obligarlos diplomáticamente (a Marruecos) para que fuercen un poco más la máquina y que acepten a los menores para evitar el efecto llamada", ha indicado el dirigente del PP.

En este sentido, ha denunciado la "picaresca" de las familias marroquíes que los "ponen en la frontera españolas para que entren y al final se acabará reagrupando a toda las familias en España". Como muestra de esa "picaresca", ha asegurado que algunos de estos menores "se van a pasar con sus familias fiestas importantes para los musulmanes".

Sobre la retirada de las concertinas anunciada por el Gobierno de Pedro Sánchez, el presidente de Melilla ha calificado la iniciativa de "bisoñez" con resultado de "efecto llamada". Para Imbroda, si quieren retirar las concertinas "que las eliminen" pero no sin "habilitar otro sistema, porque pueden venir millones". Ha recordado que el anuncio del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "disgustó a Marruecos, que está soportando una emigración desbocada". En su opinión, "el buenismo no conduce a nada".

En cuanto a la posibilidad de que Melilla pudiera ofrecerse para acoger al 'Aquarius', por ser el puerto español más próximo a la embarcación, Imbroda lo considera algo "inviable". "Me haría gracia porque podría convertirnos en un centro permanente de acogida y recogida" de migrantes y se ha mostrado convencido de que "existen otros puertos en mejores condiciones". 

0 Comentarios
cargando