Ir a contenido

EN DOÑANA

Merkel visita con Sánchez el centro que ha salvado al lince de la extinción

La canciller alemana ha elogiado el "interesante trabajo" que llevan a cabo los gestores de El Acebuche

El Periódico

El presidente y la canciller, en la visita de ésta a Doñana. / FOTO: FERNANDO CALVO / VÍDEO: ATLAS

Tras la intensa jornada del sábado en la que alcanzaron un acuerdo político sobre inmigración, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente Pedro Sánchez, han pasado una mañana de domingo relajada visitando el centro de cría en cautividad del lince de El Acebuche, situado en el mismo recinto de Doñana donde el presidente pasa parte de sus vacaciones.

Ambos mandatarios han podidocontemplar incluso a los ocho linces evacuados por el incendio de El Algarve portugués a través de las cámaras de vigilancia desde donde se controla el campo donde se encuentran estos ejemplares.

Luego se han dirigido a la zona de las jaulas. Tan de cerca ha contemplado a la canciller a los felinos que el bufido que uno de ellos le ha lanzado le ha hecho dar un paso atrás. Al finalizar la visita, Merkel ha felicitado a sus anfitriones por el "interesante trabajo" que están llevando cabo.  


El director del centro de El Acebuche y coordinador del Programa de Conservación Ex situ del Lince Ibérico, Francisco Villaespesa, ha acompañado a los dos mandatarios en su recorrido por el centro y les ha explicado la situación de los linces, que se encuentran tranquilos y gozan de un buen estado de salud. 

En El Acebuche nació la primera camada de esta especie en cautividad el 28 de marzo de 2005.

Éxito de la cría en cautividad

Aunque la especie sigue estando catalogada por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza como "en peligro" y continúa siendo la especie de felino más amenazada del planeta, la situación actual poco tiene que ver con la de finales de 2003, cuando se inició el programa de cría del lince ibérico.

En aquel momento se estimaba que quedaban menos de 100 linces en el planeta -de los cuales sólo la mitad eran adultos con potencial reproductor-, distribuidos entre dos poblaciones aisladas entre sí: Doñana y Sierra Morena.

La especie se hallaba en un verdadero peligro de extinción. Un simple golpe de mala suerte (epidemia, fuego, etc.) podría haber conducido al lince ibérico a su desaparición irremisible.

En la actualidad ya son 485 los cachorros nacidos en la red de centros de cría del programa, de los que 236 han nacido en los centros gestionados por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, 146 en El Acebuche y 90 en Zarza de Granadilla.