Ir a contenido

Buch alega ignorancia tras especular sobre la falta de antecedentes del imán

El 'conseller' de Interior rechaza rectificar y aduce que él nunca confirmó la noticia falsa

EL PERIÓDICO

Miquel Buch con el director y el jefe de los Mossos, Andreu Martínez y Miquel Esquius.

Miquel Buch con el director y el jefe de los Mossos, Andreu Martínez y Miquel Esquius. / AINOA BLAYA

El 'conseller' de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, especulaba este jueves en unas declaraciones radiofónicas con la falsa noticia, publicada por algunos medios, de que los antecedentes policiales del imán de Ripoll no constaban en los ficheros de ningún cuerpo policial. Pocas horas después, los Mossos, cuyo máximo responsable político es Buch, admitían que dispusieron desde el primer momento de datos policiales sobre el jefe de la célula terrorista del 17-A, pese a que un informe de la propia policía catalana enviado al juez cuatro días después de los atentados apuntaba lo contrario "por error". 

Buch afirmó en las citadas declaraciones que "lo normal" sería que los antecedentes de todo el mundo "figuraran" en las bases de datos policiales, "[pero] parece, según la información publicada en algunos medios de comunicación, que [los del imán de Ripoll] no existen".

Interior aduce que el 'conseller' hizo esas manifestaciones porque desconocía que la noticia era falsa. Esta ignorancia supone que Buch desconocía las actuaciones de su propia policía. El 'conseller' no rectificará, según fuentes de su departamento, porque en sus declaraciones "no confirmó en ningún caso" que los antecedentes del imán no consten en los registros policiales. 

El "error" del atestado

Al gunos medios publicaron que la detención policial del imán de Ripoll en el 2010 había desaparecido de los registros policiales, tras hallar en el sumario del 17-A un informe de los Mossos d’Esquadra, de 118 páginas, que incluía una casilla -relativa a los datos del jefe de los terroristas del 17-A- que explicitaba que no constaba ningún arresto de ese individuo por parte de ningún cuerpo policial. Sin embargo, tal como admitieron los Mossos a EL PERIÓDICO este jueves, ese dato del informe era falso y su inclusión se debió a "un error" en la redacción del atestado de los Mossos, porque tales antecedentes sí constaban y nadie los había borrado.

La misma noche de la explosión de la casa de Alcanar (el 16 de agosto), agentes de la comisaría general de información de los Mossos ya encontraron entre las ruinas del chalet documentación de Es Satty, buscaron su nombre en los registros policiales y allí comprobaron que constaba una detención policial por parte de la Guardia Civil por tráfico de drogas. El atropello masivo de la Rambla, a las 17.00 horas del 17 de agosto, sacudió la investigación de la explosión de Alcanar -en esa casa ocupada, la célula yihadista liderada por el imán estaba fabricando grandes cantidades de explosivos caseros- y en el informe en el que se comenzó a instruir una investigación por terrorismo tutelada por la Audiencia Nacional, los Mossos cometieron, según sus palabras, "el error" de omitir los antecedentes policiales del imán.

0 Comentarios
cargando