Ir a contenido

CUENTAS CATALANAS

Aragonès dice que no hará falta que Torra se plantee dimitir porque habrá presupuesto

El vicepresidente del Govern afirma que el proyecto presupuestario puede lograr apoyos incluso más allá de la CUP

Efe

Quim Torra y Pere Aragonès en el pleno del Parlament.

Quim Torra y Pere Aragonès en el pleno del Parlament. / JOAN CORTADELLAS

El vicepresidente del Govern y conseller de Economia i Hisenda, Pere Aragonès, se ha mostrado convencido de que "no hará falta" que el presidente catalán, Quim Torra, se plantee dimitir, porque habrá mayoría suficiente para aprobar los próximos presupuestos de la Generalitat.

En una entrevista con Efe, Aragonès ha avanzado que prevé presentar el proyecto de ley de presupuestos para el 2019 "a lo largo del mes de octubre" con el fin de aprobarlo en el Parlament "antes de final de año".

Después de que Torra haya abierto la puerta a especulaciones sobre un posible adelanto electoral al advertir de que "los gobiernos acostumbran a dimitir si sus presupuestos no son aprobados", Aragonès ha evitado situarse en ese escenario: "Las reflexiones del president siempre son interesantes, pero yo creo que no hará falta que se lo tenga que llegar a plantear, porque tendremos presupuestos aprobados por el Parlament, seguro".

Quim Torra

'President' de la Generalitat de Catalunya

"Estoy convencido de que los presupuestos se aprobarán, porque el Parlament estará a la altura de la responsabilidad y el Govern, también", ha afirmado Aragonès, que ha añadido: "Plantearse a día de hoy qué pasaría en caso de que no pudiese haber un apoyo parlamentario sería demasiado prematuro por mi parte".

Sin motivos para el adelanto de elecciones

De momento, Aragonès no ve motivos para adelantar las elecciones, porque ya hay una mayoría independentista en el Parlament: "Unas nuevas elecciones en el mejor de los casos nos volverían a dar una mayoría independentista que ya tenemos. Yo no le veo el sentido".

Aragonès ha garantizado que el proyecto presupuestario del Govern tendrá "un contenido ambicioso" y dará continuidad a las iniciativas de "transformación de las políticas públicas en el ámbito social que se han llevado a cabo en los últimos meses y años", por lo que podrá recabar, a su juicio, apoyos incluso más allá de la CUP.

Según Aragonès, si las fuerzas parlamentarias "se abstraen de posicionamientos tácticos o electorales, estos presupuestos deberían ser aprobados por una amplísima mayoría".

Para tejer este "amplio consenso", ha dicho que le "gustaría" comenzar por "aquellas fuerzas políticas que permitieron la investidura", en alusión a la CUP, aunque "el contenido de los presupuestos permitirá ir mucho más allá, y nosotros nos dirigiremos a todo el arco parlamentario", ha remarcado.

Preguntado por si los comunes o el PSC pueden ser socios alternativos para negociar este presupuesto, ha comentado que "no es una cuestión de siglas, sino de contenido de los presupuestos", y ha destacado que "muchas fuerzas políticas coinciden con el Govern en que es necesario incrementar los recursos" en el ámbito social.

La Generalitat recibirá el año que viene un total de 20.157 millones de euros por los ingresos del modelo de financiación, un 5% más, pero tendrá que ajustar sus presupuestos al límite de déficit establecido por el anterior Gobierno, el 0,1 % del PIB, que Aragonès considera "insuficiente".

"Buena parte del incremento recibido a través del modelo de financiación se lo come la reducción del déficit", ha lamentado.

Para extra del 2013

A la pregunta de si el Govern garantizará en los presupuestos el pago del 10% de la paga extra del 2013, que estaba previsto abonar ya este año, Aragonès ha comentado que "todo dependerá del margen de gasto que tengamos".

En cuanto a la empresa Aigües Ter-Llobregat, que volverá a ser de gestión pública a partir del 1 de enero, ha explicado que la Intervención de la Generalitat está "hablando" con la del Estado, la IGAE, y con Eurostat, sobre el impacto en el déficit de la reversión de esa privatización.

La privatización de la gestión de ATLL sirvió en 2012 a la Generalitat para reducir el déficit de ese año en unos 1.000 millones de euros, y como el TSJC declaró nulo ese procedimiento ahora debe decidirse a qué ejercicio se imputan esos 1.000 millones.

"Como se refiere a una anulación de 2012, una opción es que se impute a ese año", ha asegurado Aragonès, que no ha desvelado qué cantidad puede recibir Acciona, la empresa concesionaria, que aseguró que, de entrada, debería recibir 308 millones.

"Yo no tendría en cuenta cifras anteriores que ha expresado la concesionaria o algunas que se habían estimado cuando lo que se debatía era si la Generalitat resolvía por voluntad propia (la concesión) y no por sentencia judicial", ha asegurado el conseller, que ha recordado que "una opción" es que la indemnización a Acciona se cubra mediante un préstamo de la Agencia Catalana del Agua al nuevo ente.

0 Comentarios
cargando