Ir a contenido

REUNIÓN CLAVE

Sánchez y Casado muestran recelo mutuo en las políticas de Catalunya e inmigración

El nuevo líder del PP reconoce que no confía en el presidente y le advierte que estará vigilante

El PSOE exige al conservador que no haga "demagogia partidista" y asuma que está en la oposición

Iolanda Mármol

Pedro Sánchez recibe a Pablo Casado en la Moncloa.

Pedro Sánchez recibe a Pablo Casado en la Moncloa. / JOSÉ LUIS ROCA

Las casi tres horas de reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Casado fueron estériles en cuanto a acuerdos, pero sustantivos en el reparto de posiciones de un nuevo tablero político desecado por la desconfianza mutua. El jefe de Gobierno reconoce al nuevo líder del PP como jefe de la oposición y adversario principal a con quien disputar, lo que relega a Albert Rivera a un papel secundario. A partir de ahí, espinas. Ambos dirigentes evidenciaron en su primer encuentro, este jueves en la Moncloa, que la polarización va en aumento y podría volatilizar incluso entendimientos de Estado, que ahora están en juego.

Sánchez y Casado se miran de reojo en una desconfianza en dos direcciones y se advierten mutuamente que estarán vigilantes. Casado, con la vista puesta en Catalunya. El jefe conservador alertó de que si el presidente del Gobierno “cede” a los “chantajes de los independentistas” su posición será “firme" y amenaza con plantear un nuevo 155 endurecido que incluiría la intervención de TV3. “Me quiero fiar pero tendremos que estar expectantes”, anunció Casado en la rueda de prensa posterior a la reunión. Preguntado por si confía en el presidente, sugirió que no es así. “He sido elegante. He dicho que quiero fiarme [de Sánchez] por no decir que no me fío”, abundó.

Casado advirtió de que mantendrá una “oposición frontal” al independentismo y a las “políticas de apaciguamiento” impulsadas por el Gobierno. El acuerdo de Estado que Mariano Rajoy y Sánchez sostuvieron respecto a Catalunya con la aplicación del 155 se tambalea. Casado entiende que en su deber de hacer una oposición “responsable” está también velar por la unidad de España.

Tras la reunión, el PSOE reclamó a Casado que sea leal y también le envió un mensaje de advertencia. "Puede ser el inicio de una nueva etapa, pero en la que estaremos atentos si Casado vuelve a caer en la tentación de hacer demagogia partidista en temas de Estado", avisó la presidenta socialista, Cristina Narbona, quien reprochó al conservador sus declaraciones respecto a la inmigración. “No es xenofobia, es responsabilidad”, defendió Casado. Alegó que no es tampoco un “radical”, sino alguien que defiende sus ideas con firmeza. 

Habló Casado con hiel de la pérdida del Gobierno, a pesar de tener más escaños que el PSOE. Los socialistas le piden que "deje de mirar atrás", que asuma que el tablero de juego ha cambiado y que debe ser leal.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.