Ir a contenido

Fin de una etapa

Àngel Ros dejará la alcaldía de Lleida y será nombrado embajador de España en Andorra

El presidente del PSC pone fin a 14 años al frente de la Paeria

Roger Pascual

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, en un desayuno informativo.

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, en un desayuno informativo. / AGUSTÍN CATALÁN

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, será el nuevo embajador español en Andorra, según ha adelantado el diario 'Segre' y ha podido confirmar este diario. El presidente del PSC pondrá fin a 14 años al frente de la Paeria este viernes, cuando el Consejo de Ministros hará oficial su nuevo nombramiento.

El Gobierno andorrano ya ha recibido la petición del plácet para el nuevo embajador, que dejará la alcaldía de Lleida a 10 meses de las próximas elecciones municipales. Hacía más de un año que se especulaba sobre la posibilidad de que el veterano alcalde renunciara a volver a presentarse. El vacío en el ayuntamiento podría ser ocupado ahora por uno de los dos tenientes de alcalde actuales, Fèlix Larrosa o Montse Mínguez. 

El presidente del PSC llegará a la embajada en un momento en que otro leridano, Josep Borrell, está al frente de la diplomacia española como Ministro de Exteriores, quien habría facilitado el cambio. Tras barajarse otras salidas para Ros, finalmente tomará el relevo en Andorra de Manuel Montobbio de Balanzó, designado el pasado viernes nuevo embajador español en el Consejo de Europa.

En los últimas comicios el PSC pasó de 15 a 8 concejales pero Ros mantuvo la alcaldía gracias al apoyo de Ciutadans. "No he vendido mi alma. Sigo siendo socialista y catalanista", proclamó tras para defender su pacto. con la formación de Albert Rivera. 

Formado en política en la cantera del PSUC y militante del PSC desde 1979, Ros fue en el número 3 de las listas para las municipales de Lleida del 2003. Un año después se convertía en el nuevo alcalde en sustitución de otro alcalde longevo, Antoni Siurana, que tras 22 años años en el cargo renunció a él para ser 'conseller' de Agricultura en el Govern de Pasqual Maragall. De hecho Lleida es uno de los principales feudos del PSC ya que, desde que ha habido elecciones democráticas, siempre ha habido al frente de la Paeria un socialista, a excepción de los dos años que gobernó el convergente Manel Oronich.

Emblema durante muchos años del sector más soberanista del PSC, no dudó en hacer varios gestos simbólicos para oponerse a la postura del partido sobre el 'procés', como participar en la primera gran manifestación independentista de la Diada, en el 2012. Apenas un mes después fue uno de los principales firmantes del manifiesto que defendía la necesidad de que el PSC reivindicara un Estado para Catalunya dentro de España.

Al año siguiente rompió junto a otros cuatro diputados del PSC la disciplina de voto para no rechazar la declaración de soberanía del Parlament. Un mes después, en su ayuntamiento, tanto él como la mayoría de concejales socialistas apoyaron una moción de CiU de respaldo al texto de la Cámara catalana. En el 2014 acabó renunciando a su escaño para no votar en contra de la consulta soberanista en el Parlament. De todas formas, se fue apartando de la estrategia de sus compañeros del ala soberanista, que iban poco a poco hacia la escisión. Y, tras la dimisión de Pere Navarro, aceptó la oferta de Miquel Iceta de ser el presidente del PSC. Su último gran gesto simbólico catalanista fue participar en la consulta del 9-N, donde votó en blanco.

0 Comentarios
cargando