Ir a contenido

VOTACIÓN DE VÉRTIGO

Sánchez ofrece reformar la ley de estabilidad para salvar el déficit

Amenaza con volver a la senda restrictiva del PP y llama a sus aliados a la responsabilidad

Iolanda Mármol / Fidel Masreal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe en la Moncloa a su homólogo francés, Emmanuel Macron. / DAVID CASTRO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe en la Moncloa a su homólogo francés, Emmanuel Macron.
El Presidente del Gobierno y Secretario General del PSOE, Pedro Sanchez, en el Congreso de los Diputados.

/

Votación de vértigo hoy en el Congreso. Pedro Sánchez se juega la estabilidad de la legislatura si no consigue sacar adelante la senda de déficit, el primer trámite para poder presentar el anteproyecto de los Presupuestos del 2019 en otoño. El Ejecutivo redobla sus esfuerzos negociadores porque ayer a última hora continuaba sin tener amarrados los apoyos imprescindibles. Solo cuenta con los cinco síes de los diputados del PNV.

El presidente socialista, ya por la noche, confirmó que su voluntad es apurar la legislatura hasta el 2020, hizo un llamamiento a la responsabilidad y avisó de que si no se aprueba, se vuelve al camino pautado por el PP, cinco décimas más restrictivo. «Cada cual que asuma sus responsabilidad. El Gobierno va a asumir la suya: plantear los Presupuestos Generales del Estado para el 2019, y lo vamos a hacer con esta senda o con la anterior», advirtió, tras recibir a su homólogo francés, Emmanuel Macron. Mientras, la Moncloa apuraba las últimas horas de la negociación en dos direcciones.

Por un lado, atender las reclamaciones particulares de cada uno de esos socios, que son diversas. Por otro, garantizarles que su voto no es en vano, no es improductivo, no es un compromiso que la mayoría absoluta del PP en el Senado vaya a convertir en estéril al tumbar la propuesta que se aprobara hoy en el Congreso de los Diputados.

Vía de urgencia

¿Cómo? La vicepresidenta, Calmen Calvo, transmitió el miércoles a algunos de sus socios la propuesta del Gobierno de reformar por la vía de urgencia y lectura única el artículo 15 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, según confirman a EL PERIÓDICO fuentes de máxima solvencia. Mariano Rajoy la modificó en el 2012 para dar a la Cámara Alta la última palabra en la tramitación de la senda de déficit. Ahora, Sánchez se plantea revertirla y devolver al Congreso la decisión final, como sucede en el resto de asuntos parlamentarios. 

La reforma, sin embargo, difícilmente pude validarse antes del verano. Debe ser aprobada por el pleno y no valdría el visto bueno de la Diputación Permanente. Si se hace mediante un proyecto de ley el trámite es más rápido que con una proposición, ya que esta última necesita previamente de una toma en consideración. El Ejecutivo sí podría enviar el proyecto de ley a las Cortes ahora y aprobarlo a final de agosto, como expectativa más optimista.

Fuentes que han dialogado con el Gobierno explican a este diario que el Ejecutivo confiaba en que el PP no vetaría la senda de déficit en el Senado. Consideraban que la flexibilización en los objetivos marcados por Bruselas, que da un balón de oxígeno de 2.400 millones a las autonomías, era un argumento de peso para que los conservadores validasen la propuesta en la Cámara Alta, donde atesoran mayoría absoluta. Según las mismas fuentes, la reiterada negativa del PP, que ha ignorado las llamadas a la "responsabilidad", ha obligado a la Moncloa a maniobrar en los últimos días. Algunos socios critican también la voluntad negociadora del Ejecutivo.

Negociación al límite

Ponen un ejemplo. El exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reunía con los portavoces de los grupos parlamentarios semanas antes de llevar al Congreso la senda de déficit. La actual titular, María Jesús Montero,  les llamó (aseguran) el sábado pasado, dos días después de que las comunidades del PP votasen en contra del objetivo de déficit en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

A pesar de las dificultades, Sánchez confía con obtener este viernes el mismo respaldo parlamentario que tuvo en la moción de censura, el 1 de junio, a pesar de que ahora sus socios ponen un precio más alto a sus apoyos. 

El PDECat se mueve entre la abstención y el 'sí'. Unidos Podemos ha decidido preliminarmente abstenerse, pero podría variar su posición. Compromís decidirá  justo antes de que comience el debate. Nadie duda que la coordinación entre estos tres aliados, que se miran de reojo, será determinante para inclinar la balanza.

El Senado tiene previsto el pleno para el lunes y, salvo sorpresas, el PP rechazará la propuesta del Gobierno. 

0 Comentarios
cargando