Ir a contenido

COMITÉ EJECUTIVO

Casado se rodea de fieles y hace guiños a Cospedal y Feijóo

Nombra a García Egea secretario general y elige a Montserrat como portavoz en el Congreso

Los sorayistas denuncian una purga y acusan al presidente de no sabe "coser" el partido

Pilar Santos / Júlia Regué

El presidente del PP, Pablo Casado. / PAU BARRENA

El presidente del PP, Pablo Casado.
Pablo Casado, en el consejo ejecutivo nacional.

/

Pablo Casado ya tiene lista la nueva dirección del PP con la que afrontar el ciclo electoral que vivirá España en los próximos meses, con el probable avance a otoño de los comicios andaluces y la convocatoria de las municipales, autonómicas y europeas en primavera. El presidente anunció este jueves en Barcelona la composición de una cúpula en la que ha colocado a varios de sus fieles y con la que también ha querido hacer guiños al explícito apoyo que logró de María Dolores de Cospedal y el respaldo, más discreto, que le dio el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. En el organigrama no ha entrado ningún miembro del núcleo duro de Soraya Sáenz de Santamaría, aunque sí algunos dirigentes que respaldaron a la exvicepresidenta y que negociaron de manera individual con los de Casado.  

El líder de los populares ha decidido tener cerca a cuatro personas clave para él. Tres lo han sido en su campaña: Teodoro García Egea, Javier Maroto y Andrea Levy. Y una en su vida política: Sebastián González. A García Egea le nombra secretario general después de haber coordinado la estrategia de las primarias. Maroto será el número tres de la organización y ocupará el poderoso sillón del vicesecretario de Organización. Levy se queda con la misma cartera que tenía: la vicesecretaría de Estudios y Programas.

Tesorero de máxima confianza

González asumirá el puesto de tesorero. Después de los años de corrupción en el PP, Casado, que es diputado por Ávila, ha elegido a una persona de su máxima confianza y que le ayudó en su carrera política en esa provincia. El nuevo tesorero fue secretario de Organización cuando Ángel Acebes era secretario general.  

La exministra de Sanidad Dolors Montserrat, que defendió la candidatura de Cospedal desde el primer día, será la portavoz en el Congreso, un cargo relevante en la oposición. Además, Casado ha primado a otras dos personas de la exsecretaria general: el manchego Vicente Tirado será vicesecretario de política autonómica y local y la exministra Isabel García Tejerina, vicesecretaria sectorial.

Como agradecimiento a Feijóo ha otorgado la vicesecretaría de Comunicación a la diputada gallega Marta González y la secretaría Territorial, a Diego Calvo.

Santamaría, ausente en Barcelona

Casado no ha atendido las exigencias de de Santamaría, que le reclamaba el 43% de los puestos de la dirección. Según fuentes del equipo de la exvicepresidenta, que no acudió a Barcelona, el vencedor “no ha sabido ni ganar ni coser”. A lo que el presidente del PP respondió en una rueda de prensa que ha incluido entre los 36 principales puestos a "10 personas que apoyaron la lista" de Santamaría.

Sin embargo, los más estrechos colaboradores de la exnúmero dos de la Moncloa señalan que solo consideran como “propios” a cuatro secretarios de área (Carlos Iturgaiz, Mari Mar Blanco, Sergio Ramos y Miguel Barrachina) y a la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra. La alcaldesa de Logroño ocupa el cargo de más relevancia cedido al entorno de la exvicepresidenta. 

Aviso contra la “corriente interna”

Se queda fuera de la cúpula el núcleo duro de los sorayistas: José Luis Ayllón, Fátima Báñez e Íñigo de la Serna. Según fuentes del equipo de Santamaría, los de Casado les ofrecieron quedarse en secretarías, pero en ningún momento les sugirieron ocupar la vicesecretaría de Política Social. Además, los asesores de la exvicepresidenta querían “negociar en bloque” y, al no conseguir una representación "digna", dejaron las negociaciones y la dirección habló de manera individual con los escogidos.

"Necesito que el partido esté unido y fuerte, y no voy a admitir ni una corriente interna y ningún tipo de etiquetado de las personas, porque somos todos PP", avisó Casado.

Arenas y Maillo, apartados

La tensión entre los vencedores y los derrotados es evidente. “Quieren acabar con nosotros”, dijo un sorayista antes de lamentar que Casado haya dejado de contar con personas “valiosas” como Fernando Martínez Maillo y Javier Arenas. Ambos respaldaron a la exvicepresidenta en la batalla sucesoria. El primero deja el puesto de coordinador general y se quedará de diputado raso y el segundo pierde competencias en el Senado y no participará en los órganos de dirección por primera vez en 20 años. 

Arenas fue secretario general con José María Aznar y uno de los muñidores de los apoyos conseguidos por Rajoy en el congreso del 2008. Sabe muchos secretos del partido y tuvo un papel relevante en la estrategia para frenar el ‘caso Bárcenas’.

En todo caso, Casado insistió en que Santamaría tiene reservada una de las cinco plazas de libre designación del comité ejecutivo. En esos puestos, también ha incluido a Cospedal y los otros candidatos de las primarias (Elio Cabanes, José Ramón García Hernandez y José Manuel García Margallo) para presionarla. La exvicepresidenta deberá decidir si lo acepta o se queda fuera de este nuevo PP.