Ir a contenido

Investigada en el 'caso Púnica'

La Fiscalía pide al Supremo que archive la causa contra la senadora Pilar Barreiro

El fiscal no detecta irregularidades de la exsenadora del PP, ahora en el Grupo Mixto

El Periódico / Agencias

La senadora del PP Pilar Barreiro.

La senadora del PP Pilar Barreiro. / EFE

El fiscal ha reiterado su petición de archivo de la causa abierta contra la senadora Pilar Barreiro por una parte del 'caso Púnica' relacionada con la contratación realizada por el Ayuntamiento de Cartagena (Murcia), de donde fue alcaldesa, sobre publicidad institucional y de buena reputación política.

El representante de la Fiscalía ha presentado un escrito en el Tribunal Supremo en el que mantiene la solicitud que ya planteó el pasado 15 de marzo al considerar que tras la práctica de nuevas diligencias no se desprende la participación de Pilar Barreiro en hechos objetivos penalmente relevantes.

Pilar Barreiro se incorporó en el Pleno del Senado del pasado 10 de abril al Grupo Mixto tras dejar el del grupo popular para evitar que la investigación judicial abierta contra ella por el 'caso Púnica' se pudiera utilizar como "presión" al PP por parte de Ciudadanos.

El Tribunal Supremo asumió esta investigación tras elevar exposición razonada el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que tramita el 'caso Púnica'.

Imagen personal

En la comunicación del Juzgado se exponía "la adjudicación de contratos públicos que pagarían auténticos servicios particulares de buena reputación con dinero público".

Añadía que "más tarde se agradecerían con la adjudicación de un paquete de contratos licitados con los que el político ensalzado correspondería generosamente a las entidades que habían lavado su imagen personal".

Sin embargo, el fiscal concluye que de lo actuado no se desprende la participación de Pilar Barreiro en hechos objetivos penalmente relevantes, no se detectan indicios de responsabilidad suficientes que conlleven la necesidad de dirigir el procedimiento contra ella y "tampoco se han consolidado los principios de prueba que deberían dar vigor a las sospechas de corrupción".

Explica que la entidad del comportamiento que los datos de la instrucción revelan, sin perjuicio de la intervención de otras personas cuya responsabilidad se investiga en otras actuaciones, "no merece otra consideración que la de su censura al haberse hecho acreedora de un merecido afeamiento".

No obstante, es un "reproche que no llega a tener encaje de manera adecuada en el orden penal al pertenecer la aprobación o desaprobación de la conducta enjuiciada a los dominios de la deontología".

El fiscal comenta que se trata del "ámbito de la ética profesional cuyo quebranto en el caso de los políticos viene sancionándose con innecesaria premura tan solo con el apoyo del dato de la pertenencia del afectado a un colectivo concreto o agrupación, al poder afectar su comportamiento a unos intereses corporativos eventualmente puestos en tela de juicio".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.