Ir a contenido

El choque entre JxCat y ERC bloquea el Parlament hasta octubre

La oposición rechista por el "cierre" de la Cámara catalana y exige que septiembre sea un mes "hábil"

Júlia Regué

Roger Torrent preside la reunión de la Mesa del Parlament.

Roger Torrent preside la reunión de la Mesa del Parlament. / ALBERT BERTRAN

El encontronazo entre JxCat y ERC por la suspensión de los diputados encalla el curso de la Cámara catalana. Las dos principales fuerzas independentistas han usado su mayoría en la Mesa del Parlament para aplazar el primer pleno de la legislatura hasta la primera semana de octubre y ganar tiempo para conjurarse y acordar la forma de aplicar la orden del juez instructor de la causa por el 'procés' Pablo Llarena.

Hasta el 2 de octubre el hemiciclo permanecerá vacío. Desde ese martes hasta el jueves día 4 se celebrará el debate de política general. Las sesiones desconvocadas por el cisma parlamentario tendrán lugar el 10 y el 11 del mismo mes, incluido el pleno monográfico solicitado por los naranjas para abordar la priorización de la agenda social y económica y la recuperación de la convivencia en Catalunya.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ya alertó de que no se celebraría ningún debate hasta que no hubiera un acuerdo atado y bien atado entre JxCat y ERC y que garantizase las mayorías parlamentarias existentes. Pero las exigencias posconvergentes a blindar a Carles Puigdemont mantienen el conflicto latente y prefieren dilatar los tiempos para curar heridas aún abiertas. 

La CUP ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de desencallar la situación solicitando un encuentro de la Comisión del Estatuto del Diputado para que de ahí nazca un pacto que pueda ser votado en pleno. Pero su propuesta ha sido rápidamente descartada en la Mesa del Parlament por falta de apoyos y porque este órgano aún no ha ratificado su presidencia, a manos de la diputada de JxCat Marta Madrenas.  

La oposición carga contra el "cierre"

Los grupos de la oposición han alzado la voz para cargar contra republicanos y posconvergentes. La líder de CiutadansInés Arrimadas, ha tachado de "atropello a la democracia" la prolongación de los tiempos y ha acusado al independentismo de "cerrar el Parlament y silenciar la oposición".

"Los que se quejaban del 155, cuando recuperan la institución, la cierran porque no quieren dar la cara", ha espetado Arrimadas en rueda de prensa, y ha cargado contra un Govern de la Generalitat "descontrolado e insumiso".

Desde el PSC han definido el calendario como un "cúmulo de despropósitos" y han criticado a JxCat y ERC por no haber forjado un acuerdo sobre la sustitución temporal de los diputados pese a haberles dado tiempo con su voto a favor de desconvocar el pleno de la pasada semana.

El grupo socialista, representado en el atril por Eva Granados, ha pedido que "se haga lo posible para desencallar la situación" y para "poner en marcha la institución". Al igual que los naranjas, han lamentado que la oposición "no pueda hacer un control al Govern", ya que se han celebrado tan solo dos sesiones de control desde la configuración del nuevo Ejecutivo.

Por su parte, los 'comuns' han pedido que septiembre no sea "inhábil". La portavoz de los morados Elisenda Alamany ha reconocido que existe un "bloqueo" y lo ha achacado "no solo entre dos grupos parlamentarios sino también dentro de uno, que es JxCat". Ha defendido que hasta que no haya "seguridad jurídica" más vale no convocar ningún pleno pero ha urgido cerrar un pacto cuanto antes. "No es una gran imagen cerrar la institución todo un mes", ha lamentado en rueda de prensa.

El diputado popular Alejandro Fernández ha señalado que las "desavenencias" están "desestabilizando y lastrando la actividad parlamentaria" y ha considerado que "lo lógico es que [los suspendidos] renuncien a su acta" para que corran las listas y entren nuevos diputados.

La CUP protesta por la firma de la suspensión

La 'cupaire' Maria Sirvent ha criticado que los diputados hayan sido suspendidos por la firma de la Oidoría de Cuentas y Tesorería de la Cámara sin que hayan abordado la respuesta desde los grupos parlamentarios. "Desde los órganos de descentralización administrativa se ha tomado una decisión que entiende que esta interlocutoria ha suspendido a los diputados. Entonces, ¿Por qué estamos discutiendo en la Mesa? ¿Qué capacidad de acción política tenemos nosotros?", se ha quejado la anticapitalista.

Asimismo, Sirvent ha acusado a JxCat y ERC de seguir con "vacilaciones y dudas" y les ha replicado que sus decisiones suponen una "apuesta clara por la obediencia de estas resoluciones que atacan la soberanía del Parlament".

La diputada de JxCat, Gemma Geis, ha insistido en que la decisión de suspender a los diputados y de negarles el sueldo "no sale de la Mesa y no tiene el aval de JxCat" y ha achacado la decisión a la funcionaria de la Oidoría. "Se está negociando y no tenemos acuerdo", ha señalado preguntada sobre sus próximos pasos en caso de que quieran revertirlo. "Las retribuciones no son una batalla económica sino de unos derechos fundamentales lesionados de máxima gravedad y nos mantenemos firmes en esta lucha política y judicial", ha zanjado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.