Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA POSCONVERGENTE

La nueva línea del PDECat pone en riesgo la estabilidad del Gobierno

Nogueras, fiel a Puigdemont, afirma que se endurecerán posiciones con el Gobierno y pide más coordinación interna

Los dirigentes del grupo parlamentario desmienten a la nueva vicepresidenta y niegan que existan disfunciones

Fidel Masreal

La nueva vicepresidenta del PDECat, Miriam Nogueras, junto al ’conseller’ de Interior, Miquel Buch.

La nueva vicepresidenta del PDECat, Miriam Nogueras, junto al ’conseller’ de Interior, Miquel Buch. / Pol Sola

Todavía con los brasas calientes del incendio interno vivido el fin de semana en el congreso de la posconvergencia, el PDECat sigue mostrando síntomas de desunión. Esta vez, a cuenta de su actuación en el Congreso y el Senado. Este lunes, la nueva vicepresidenta del partido y diputada en Madrid, Míriam Nogueras, fiel seguidora de las tesis de Puigdemont, ha aprovechado una entrevista en Catalunya Ràdio para asegurar que a partir de ahora la posición del grupo en las Cortes será más dura respecto al Gobierno de Pedro Sánchez, que lo va a tener "más difícil" para forjar mayorías parlamentarias.

Además, Nogueras ha dado a entender que no existía una buena coordinación entre el grupo en Madrid y la dirección del partido. "Coordinación", es la palabra que ha repetido en su intervención radiofónica junto al nuevo presidente del partido, David Bonvehí, con quien a lo largo de la entrevista, por cierto, ha mostrado una falta evidente de sintonía en cuestiones como el proceso de integración total o no del PDECat en la Crida Nacional per la República que impulsa Puigdemont.

A partir de ahora, según fuentes cercanas a la nueva cúpula, "se harán valer los votos" del PDECat en Madrid y todo se hará al servicio de lo que dicte el Govern y el Parlament y por supuesto, Puigdemont, tras una situación de cierto "caos" y descoordinación, según admiten.

Las palabras de Nogueras sobre la actuación en Madrid son el reflejo de una de las batallas más duras libradas estos últimos meses entre el expresidente y la entonces líder del partido, Marta Pascal. Mientras que Puigdemont no era partidario de apoyar la moción de censura contra Mariano Rajoy, y así mantener la tensión con el Gobierno del PP, Pascal desde el primer momento se mostró favorable a apoyarla.

La réplica desde Madrid

Fuentes de la actual dirección del grupo soberanista en el Congreso mantienen sus posiciones. De entrada, desmienten a Nogueras y aseguran que en todo momento se ha actuado de manera "absolutamente coordinada" con el partido y con el Govern. Y se muestran orgullosos de la tarea de negociación que se ha llevado a cabo y que, sostienen, se seguirá practicando.

Respecto a endurecer las posiciones con el Gobierno del PSOE recuerdan que Sánchez no lo ha tenido fácil y perdió, por ejemplo, todas las enmiendas de los Presupuestos del Estado que procedían del Senado. Y tranquilizan a los interlocutores que temen una caída del Ejecutivo socialista. En todo caso, las citadas fuentes admiten que se abre un período de interrogantes: "Hay que ver cómo nos organizamos". Cabe recordar que Nogueras es también diputada en el Congreso, como lo es otra de las nuevas integrantes de la nueva ejecutiva del PDECat, Lourdes Ciuró, seguidora también de Puigdemont.

Preguntada al respecto de un eventual incremento de las exigencias en Madrid, la portavoz del Govern y 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi, dio a entender que apoyaba las tesis de Nogueras: "Los votos del PDECat y ERC son cruciales en esta parte de la legislatura, por tanto se han de hacer valer y ser coherentes con la situación en la que nos encontramos de relaciones entre Catalunya y el Estado. Con el cambio de Gobierno en Madrid, el rol de los grupos parlamentarios en el Congreso y, en menor medida, en el Senado, toma más importancia que antes". Artadi ha garantizado la coordinación del Govern con los grupos soberanistas en las Cortes.

El Gobierno confía en la "responsabilidad" del PDECat

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha confiado en que el diálogo entre el Estado y la Generalitat se mantendrá pese a los cambios que ha habido en la dirección del PDECat. En este mismo sentido, la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, tras reunirse con el 'president' Quim Torra, ha mostrado su esperanza de que los actuales dirigentes del grupo del PDECat en las Cortes mantendrán su actitud dialogante: "Esta responsabilidad de saber que hacían lo mejor para los ciudadanos catalanes y de España [apoyando la moción de censura a Rajoy], estoy segura que será la actitud que les inspirará y, en la medida en que a ellos les corresponda tomar la decisión, serán decisiones de gran altura”.