Ir a contenido

NUEVO INCIDENTE

Un coche arrolla las cruces amarillas colocadas en la plaza Major de Vic

Unos voluntarios habían colocado 2.500 cruces en homenaje a los políticos presos

El Periódico

El coche que ha embestido las cruces amarillas en Vic.

El coche que ha embestido las cruces amarillas en Vic.

Un coche ha irrumpido este mediodía en la plaza Major de Vic (Barcelona) y ha arrollado varias hileras de cruces amarillas que se plantaron el sábado allí en un acto de apoyo a los políticos presos, derribando decenas de ellas.

La alcaldesa de Vic, Anna Erra, ha colgado en su cuenta de Twitter un vídeo que muestra el incidente, en que un coche entra en la plaza, de uso peatonal, y, tras recorrer los laterales embistiendo las cruces, acaba huyendo por una calle adyacente.

Algunos vecinos que han presenciando el incidente han increpado al conductor y han dado patadas al vehículo para detener su marcha, sin lograrlo. Los Mossos d'Esquadra no han abierto ninguna investigación al considerarlo, en principio, una infracción viaria dentro de casco urbano. En cambio, los agentes de la Guàrdia Urbana de Vic sí han iniciado pesquisas porque la zona por la que ha circulado el vehículo arrasando las cruces es peatonal. Muchos internautas han identificado al conductor e informado a las cuentas policiales del número de matrícula.

"Denunciemos enérgicamente este atentado contra la libertad de expresión en Vic. No caigamos en sus provocaciones. Seguiremos reclamando nuestra coaccionada libertad de expresión", ha publicado la alcaldesa en su mensaje de Twitter.

Unas 2.500 cruces amarillas fueron colocadas ayer en la plaza Mayor del municipio, centro neurálgico de esta población barcelonesa, en un acto de apoyo a los políticos independentistas presos.

El acto responde a una iniciativa privada que pretende que las cruces permanezcan plantadas en la plaza hasta esta tarde y prevé que puedan ser apadrinadas por ciudadanos para recoger fondos destinados a la "caja de resistencia" de los políticos independentistas presos.

Uno de los primeros políticos en reaccionar al suceso ha sido Ramon Espadaler, diputado de Units per Avançar adscrito al PSC, quien ha lanzado una severa advertencia a través de Twitter: "Somos muchos los que no nos sentimos representados ni por la ocupación del espacio público (que nos pertenece a todos) ni, aún menos, por el atropello de las cruces. O hacemos el esfuerzo de ponernos en la piel del otro y de serenarnos, o la ruptura y el odio serán inevitables".

Precedentes de tensión

Esta violenta acción es el último de los incidentes relacionados con la presencia de cruces y lazos amarillos en los espacios públicos. Uno de los más graves se produjo hace dos meses cuando, en la playa de Canet de Mar, cinco personas resultaron heridos al aparecer unos encapuchados y retirar las cruces amarillas que se estaban plantando en la arena.

Tensión en playas catalanas por unas cruces amarillas. / ATLAS VÍDEO

El 8 de mayo, en la plaza de Francesc Macià de Barcelona, los Mossos d'Esquadra tuvieron que intervenir para evitar choques entre los autodenominados Grupos de Defensa y Resistencia (GDR) -contrarios a la independencia de Catalunya- y los Comités en Defensa de la República (CDR).

Abucheos a Ciutadans

También en las últimas semanas se han producido momentos de tensión en algunos actos convocados por la líder de Ciutadans en el Parlament y jefa de la oposición, Inés Arrimadas, que junto con otros dirigentes del partido naranja han sido abucheados e increpados por independentistas.