Ir a contenido

BARÓMETRO DE LA GENERALITAT

El deshielo aúpa a ERC y refuerza al independentismo, según el CEO

Los republicanos desbancan a Cs y JxCat y ganarían las elecciones

El 'sí' a la secesión se resiente pero aventaja al 'no' en dos puntos

Jose Rico

El deshielo aúpa a ERC y refuerza al independentismo, según el CEO

Tras una semana marcada por el fuego cruzado, el independentismo se va a ir de vacaciones con el viento electoral a favor, aunque Junts per Catalunya tiene más nubarrones en el horizonte que ERC. Los republicanos, con su vía posibilista y más moderada que la de los posconvergentes, sacan más petróleo de la distensión iniciada por los presidentes Quim Torra y Pedro Sánchez, y del embrollo judicial que rodea al 'expresident' Carles Puigdemont. En este contexto, y antes del cisma parlamentario de esta semana, Esquerra se había colocado en primera posición y JxCat se veía superado incluso por Ciutadans en la encuesta de la Generalitat, que sigue la estela del reciente sondeo del GESOP para EL PERIÓDICO.

Según el barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), los republicanos desbancarían al partido naranja y a sus socios del Govern y ganarían las elecciones con 35-37 escaños (ahora tienen 32). Ciutadans y JxCat están prácticamente empatadas en segunda posición: la formación de Inés Arrimadas obtendría 29-30 diputados (hoy tiene 36) y la de Puigdemont, 27-29 parlamentarios (ahora tiene 34). El fuerte crecimiento de la CUP, de 4 a 8-10 representantes, ampliaría la mayoría secesionista en la Cámara hasta una horquilla de 70 a 76 escaños, y haría una vez más imprescindibles los votos anticapitalistas para formar Govern.

Este barómetro se efectuó antes del reciente cisma parlamentario por la suspensión de Carles Puigdemont, pero el trabajo de campo, elaborado a partir de 1.500 entrevistas personales entre el 24 de junio y el 14 de julio, coincidió con la decisión de la justicia alemana de tumbar la causa por rebelión contra el líder de JxCat, con la reunión entre Sánchez y Torra en la Moncloa y con el acercamiento de los políticos presos a cárceles catalanas. Sin embargo, la encuesta no recoge aún las consecuencias electorales de la negativa del juez Pablo Llarena a aceptar la entrega de Puigdemont.

La escalada de Esquerra se explica también por la buena valoración que mantiene su líder, Oriol Junqueras, hoy encarcelado, frente a Puigdemont, hoy huido de la justicia española, y al propio 'president' Torra, que debuta en el CEO con suspenso. Junqueras obtiene un 6,16 y Puigdemont salva por la mínima el aprobado (5,01), mientras que Torra se queda en un 4,89. Al jefe del Govern y a su predecesor les sobrepasan también el vicepresidente Pere Aragonès (5,49), el 'cupaire' Carles Riera (5,44) y el 'comú' Xavier Domènech (5,14).

Posible tripartito

Sin embargo, la matemática parlamentaria brindaría a ERC una fórmula alternativa: el tripartito de izquierdas. Este es también el primer sondeo del CEO tras el relevo en la Moncloa vía moción de censura. Y el 'efecto Sánchez' se deja notar en el resultado del PSC, que pasaría de 17 a 19-21 diputados. Un auge que sumado al de Esquerra y al de los 'comuns', que podrían mejorar sus 8 parlamentarios actuales hasta llegar a 10, aproxima a las tres fuerzas progresistas a la mayoría absoluta. De hecho, se moverían en una horquilla de 62 a 68 escaños.

Por su parte, el PPC, en pleno periodo de interinaje tras la dimisión de Mariano Rajoy, podría perder incluso un representante más de los 4 que tiene en la actualidad. El barómetro estima la participación en unos comicios autonómicos en un 70%, lo que significaría 10 puntos menos en la última cita con las urnas.

'Sí' pero menos

El 'sí' a la independencia de Catalunya en un hipotético referéndum sigue por delante del 'no', pero las distancias se estrechan y el apoyo a la secesión continúa sin llegar al 50% de los votos. El 46,7% de los catalanes votarían 'sí' a la ruptura con España, 1,3 puntos menos que en el barómetro de mayo, mientras que el 44,9% votaría en contra, 1,2 puntos más que hace dos meses.

El devenir del 'procés' y el 'impasse' abierto tras el cambio de Gobierno en España ha contribuido a reforzar el autonomismo en detrimento del secesionismo. A la pregunta de qué debería ser Catalunya, el 38,8% de los entrevistados apuestan por un Estado independiente, dos puntos menos que en mayo. En cambio, los partidarios del statu quo autonómico han crecido 1,5 puntos, hasta situarse en el 25,5%. Los federalistas están estancados y repiten el 22,4% de anterior sondeo.