Ir a contenido

LAS VOTACIONES INTERNAS DEL PP

Andalucía, decisiva en el triunfo de Sáenz de Santamaría

Las pugnas internas y las viejas rencillas salieron a relucir en los resultados de las primarias populares en la región

El trabajo de la dirección regional y de Javier Arenas, ya fuera por afinidad u oposición al resto de candidatos, da sus frutos

Julia Camacho

Soraya Sáenz de Santamaría, con el presidente provincial del PP en Granada, Sebastián Pérez, y el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, el pasado 1 de julio, en Granada.

Soraya Sáenz de Santamaría, con el presidente provincial del PP en Granada, Sebastián Pérez, y el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, el pasado 1 de julio, en Granada. / EFE / PEPE TORRES

"La voz de Andalucía ha sido clara y es clave en el PP nacional, que no puede actuar sin esta región". En el PP andaluz sacan pecho por haber llevado a Soraya Sáenz de Santamaría al triunfo en la primera vuelta de las primarias del partido. Una victoria que se explica por el convencimiento de que la exvicepresidenta del Gobierno puede no ser la mejor gestora del partido, pero sí el mejor cartel electoral en la calle para batir a Pedro Sánchez, y el trabajo en la sombra de reconocidos enemigos internos de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, con Javier Arenas a la cabeza. Y es que la vieja guardia del partido ha demostrado que no ha perdido ni un ápice de su capacidad de influencia.

La dirección del PP andaluz insiste en que el triunfo se labró gracias a la "conexión" de las bases con Juan Manuel Moreno Bonilla y el convencimiento de que la apuesta ganadora era Santamaría. De la importancia de la apuesta da cuenta que la mano derecha de Arenas, el líder del PP de Cádiz Antonio Sanz, era su jefe de campaña. La noche del jueves no ocultaban su satisfacción por los 4.000 votos de ventaja sobre Pablo Casado, en segundo en liza. Ponían el acento en que si Andalucía fuera España, no habría necesidad de segunda vuelta: Sáenz de Santamaría obtuvo el apoyo de más de la mitad de los inscritos, el 54,4% de votos, y sacó más de 15 puntos de ventaja sobre el segundo.

Los resultados andaluces evidencian que las primarias han servido de excusa para ventilar deudas pendientes, iniciadas en el 2014 cuando se dilucidó el relevo en el PP andaluz. En plena pugna de Santamaría y Cospedal por conseguir más poder en el partido, y con Arenas apoyando a la primera por oposición a la segunda, ambas jugaron sus cartas para poner a un afín al frente de Andalucía. Cospedal apostó por José Luis Sanz, el candidato del entonces líder de transición Juan Ignacio Zoido; y Santamaría, por Moreno Bonilla, a quien Mariano Rajoy nombró presidente regional. Esa división, aunque matizada, sigue viva. La exvicepresidenta se ha impuesto en cinco provincias afines a Moreno: HuelvaSevillaCádiz y Málaga y sorpresivamente Granada, que apoyaba a la secretaria general. Esta logró la victoria en las provincias críticas, como Córdoba, Jaén y Almería.

Pequeñas sorpresas

Aunque la dirección regional trató de mantener la neutralidad de la agrupación más numerosa para evitar el trago de llegar a las elecciones autonómicas con el lastre de haber apoyado al perdedor, no lo hicieron así las ejecutivas provinciales. Las cartas estuvieron a la vista desde el inicio, aunque hubo pequeñas sorpresas como el apoyo contracorriente del alcalde malagueño Francisco de la Torre a Cospedal vía Twitter en el último minuto, o la victoria de  Santamaría en Almería capital, pese a que la dirección provincial de Gabriel Amat, amigo tradicional de Arenas, se postuló públicamente al lado de la exministra de Defensa. Un hecho que precipitó el apoyo público de Moreno a Santamaría.

Ahora, Andalucía trata de mantener esa posición preeminente, y recuerda que es la región que más compromisarios aporta al congreso nacional. No obstante, ya han mostrado su preferencia por una candidatura de consenso y ayer mismo reclamaban "generosidad" y altura de miras para que el cónclave mantenga la decisión de los militantes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.