Ir a contenido

PARLAMENT

Rifirrafe entre Torrent y Espejo-Saavedra por la moción de la CUP sobre el 9-N

Cs reclama una reunión de la Mesa para impedir la votación del texto 'cupaire' y el presidente lo declina alegando que "cumple con el reglamento"

Júlia Regué

Roger Torrent y José María Espejo-Saavedra, en el Parlament.

Roger Torrent y José María Espejo-Saavedra, en el Parlament. / ACN / GUILLEM ROSET

Los independentistas ratificarán este jueves en el Parlament sus aspiraciones de lograr la desconexión y recuperar las leyes suspendidas o anuladas por el Tribunal Constitucional (TC). En el texto transaccionado con las enmiendas de JxCat y ERC, los anticapitalistas insisten en su determinación sellada en la declaración del 9 de noviembre del 2015 de no acatar las resoluciones del alto tribunal y en la preeminencia de la soberanía de la Cámara catalana. Un escrito que ya fue tumbado por el TC.

La oposición ha pedido que la Mesa del Parlament se reúna de urgencia para evitar que se llegue a debatir en el pleno de la Cámara catalana. CsPSC y PPC ya presentaron sus peticiones de reconsideración la semana pasada, pero fue en vano debido a la mayoría independentista en este órgano parlamentario.

El rifirrafe se ha trasladado al hemiciclo. Socialistas y naranjas han pedido la palabra para exigir al presidente del Parlament, Roger Torrent, la convocatoria de este encuentro. Torrent la ha rechazado, alegando que el reglamento es "muy claro" y que permite la votación del texto registrado porque se admiten a trámite las mociones y sus enmiendas, pero no el documento transaccionado.

Tensión en el hemiciclo

El portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, ha recordado que tres miembros de la Mesa (dos de Cs y uno del PSC) han solicitado esta reunión, que algunos de los letrados de la Cámara han recomendado reunir al órgano rector y que el presidente está "amordazando" su criterio.

Asimismo, le ha afeado haberse enterado por los periodistas de que no pensaba convocar, a lo que Torrent ha replicado que se ha dado respuesta por escrito a los grupos y que, si no la tiene, es porque todavía no la ha recibido.

El vicepresidente segundo de la Mesa, José María Espejo-Saavedra (Cs), ha entrado al trapo. "Si me deja hablar", ha pedido el Torrent. "Tranquilos, tranquilos", ha replicado el naranja. "Quien ordena el pleno y pide tranquilidad soy yo, vicepresidente", ha reivindicado el presidente. "Sobre todo si lo hace bien", ha respondido Espejo-Saavedra. "No entraré en considerar ni en debatir con usted porque me parece absolutamente irrespetuoso lo que acaba de hacer, y de falta de educación", ha sentenciado el presidente del Parlament. La última palabra, de este primer acto, la ha tenido el diputado de Cs: "Es irrespetuoso para los diputados que han pedido que cumpla el reglamento", ha añadido.

Pero su discusión no se ha zanjado aquí. Espejo-Saavedra ha pedido "respeto" al 'conseller' de Exteriors, Ernest Maragall, algo que Torrent ha resulto con un "no se ponga nervioso". "Dígaselo al 'conseller' que me estaba chillando", ha proseguido el primero. "Le tendré que retirar la palabra o llamarle al orden. No quiero hacer ni una cosa ni otra", le ha advertido el presidente. "Haga lo que quiera, ya está incumpliendo el reglamento", le ha reprochado entonces. Torrent ha zanjado la polémica insistiendo en la firmeza de su decisión y dejando claro que no convocaria la Mesa del Parlament esta tarde, por lo que la moción seguirá su curso con los votos de los tres grupos independentistas.  

El texto insta al Govern a sacar adelante 14 leyes de carácter social vetadas tras su aprobación en pleno durante la anterior legislatura. En 90 días el nuevo Ejecutivo debe presentar un "plan de ejecución" y un plazo de seis meses para buscar vías que ratifiquen la resolución del 9-N.

0 Comentarios
cargando