Ir a contenido

CÓNCLAVE REPUBLICANO

Junqueras riñe desde prisión al independentismo 'hiperventilado'

El presidente de Esquerra carga contra el "nacionalismo excluyente" por "autonomista"

ERC no se cierra a "ninguna vía pacífica y democrática" para llegar a la independencia

Xabi Barrena

Imagen de Oriol Junqueras en la conferencia nacional de ERC, en LHospitalet de Llobregat / ACN / BERNAT VILARÓ

Imagen de Oriol Junqueras en la conferencia nacional de ERC, en LHospitalet de Llobregat
La portavoz de ERC, Marta Vilalta, en rueda de prensa.

/

No se le ve. Pero está. Y manda. Oriol Junqueras ha mediado en el debate sobre la presencia o no de la unilateralidad en la hoja de ruta de ERC. Con una carta contundente desde el Centro Penitenciario Madrid VII, leída por Gabriel Rufián al inicio de la Conferència Nacional de este fin de semana, el presidente republicano diríase que ha puesto punto y final a una discusión que ya en los últimos días había bajado el tono.

“Los debates tienen otro sentido cuando delante tienes solo hierro y hormigón”, empieza una misiva redactada con ese tono contundente que Junqueras se reserva para determinadas ocasiones. Y esta, donde la presión de sectores ‘hiperventilados’, de dentro del partido y también de las rede sociales, había puesto en un brete a los que, a falta de presidente y secretaria general, gestionan el partido en Barcelona, era una.

Dardos a Puigdemont

“Ningún partido ha dado tanto para llegar hasta aquí, ninguno está pagando un precio tan alto. En el mes de julio del año pasado tuvimos que echarnos a la espalda toda la responsabilidad y todo el trabajo para salvar el 1-O” afirma Junqueras, en un claro mensaje al entorno de carles Puigdemont y de Junts per Catalunya que han criticado una supuesta tibieza de los republicanos. “ERC concurrió a als elecciones del 21D con el jefe de filas en la cárcel”, ha seguido en una implícita referencia a la ventaja electoral con la que contó, en comparación, el propio Puigdemont. “Y a pesar de esto, tenemos que sufrir todo tipo de infamias”, escribe Junqueras, antes de abordar el debate sobre la presencia del término unilateralidad en la hoja de ruta.

“Me llegan los ecos de debate nominalistas que no dejan de sorprenderme” riñe el líder republicano, “cuando el único debate ha de ser cómo vencer a la coalición conservadora que nos impide a los catalanes que decidamos”. “Se precisa menos ruido y más eficacia, porque las proclamas inflamadas y vacías, el nacionalismo excluyente es el camino más rápido para volver a ser una minoría ruidos. Es decir, volver al autonomismo”, sentencia Junqueras dando la vuelta a una de las acusaciones recibidas por su partido en los últimos meses.

Y Junqueras, al que no se le ve, pero está, ha cerrado su misiva con una de sus imágenes habitales: “El mejor fuego no es el de la llamarada, el que prende rápido, sino el del hogar, el que hermana”. Solo le faltó decir algo como ‘y ahora, discutid si hay que poner o no unilateralidad’.

Vilalta, templa

Tras la lectura de la carta, ha subido al estrado la portavoz, Marta Vilalta, la encargada de negociar puntos de encuentro con aquellos que exigían subir el tono de la conferencia política hasta el punto de llevar a la dirección a abrir la mano. Así, de abogar por una "mesa multilateral" de negociación se ha pasado a un "no renunciar a ninguna vía democrática y pacífica para materializar la República". Una frase donde se encabe, lógicamente la unilateralidad, pero sin citarla y que, en principio, se espera que sea aceptada por el grueso de los 1.200 inscritos al cónclave.

El pensamiento de Junqueras

El texto inicial recogía buena parte del pensamiento de Oriol Junqueras, el líder encarcelado, y hacía referencia a que la salida del conflicto tenía que producirse, se quiera o no, en una mesa multilateral de diálogo donde el presidente del partido situaba, no solo a Estado y Generalitat, sino también a las instituciones políticas y económicas europeas.

No se trataba de una cuestión conceptual, sino práctica. Es decir, no es que Junqueras considerara que Catalunya debía negociar con el Estado por ser una administración de mayor rango, sino porque cuando se pasa de la teoría a la práctica, y a los hechos se pueden remitir, sucede que la unilateralidad es inviable.

"O al menos lo es con un 50% de independentistas", afirmaba esta semana una voz del partido. Así que, sin ninguna fecha de una nueva subida de temperatura independentista a la vista, el debate de la unilateralidad se antoja incómodo al partido. Algo a superar sin muchas heridas y que va a ser de imposible aplicación.

De hecho, el debate de los republicanos es el que vive el independentismo en su totalidad. ERC, como el PDECat, se incomoda ante las muestras explícitas de apoyo a la unilateralidad. El entorno de Carles Puigdemont y la CUP, no.

Vilalta, en su parlamento sabatino, ha tendido puentes con aquellos sectores. Tras la riña de Junqueras, ella ha templado y tendido puentes. "El autonomismo se ha acabado. Vendrán otros '1-O'", ha señalado usando la principal muestra de unilateralidad ejercida nunca por la Generalitat.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.