Ir a contenido

PARLAMENT

JxCat y ERC objetan la moción de la CUP que desafía al TC

El texto ratifica la declaración de soberanía del 2015 que fue anulada

Ciutadans, PSC y PP piden a la Mesa del Parlament que frene la tramitación

Júlia Regué

Reunión de la Mesa del Parlament este martes en la Cámara catalana.

Reunión de la Mesa del Parlament este martes en la Cámara catalana. / Guillem Roset

Junts per Catalunya y ERC han dejado pendiente de estudio (y de transacción de enmiendas) su apoyo a la moción de la CUP admitida a trámite este martes por la Mesa del Parlament. El texto pide que se ratifique en el pleno la soberanía de la Cámara catalana frente al Tribunal Constitucional (TC) e insta a la recuperación de diez leyes suspendidas durante la anterior legislatura, todas ellas de carácter social. 

La diputada posconvergente Gemma Geis ha reivindicado que han facilitado su tramitación porque defienden que "se pueda hablar de todo" en la Cámara catalana. Ha apostillado que desde su formación "se mantienen firmes a defender la soberanía del Parlament" pero ha esquivado prometer sus votos: "Trabajaremos en ella y haremos enmiendas", ha resuelto en rueda de prensa.

Misma reacción en la bancada de los republicanos. La diputada Anna Caula ha asegurado que presentarán enmiendas "para enriquecerla" y "encontrar el consenso para poderla votar a favor". 

Desde la CUP, defienden su moción como un "ejercicio absoluto de soberanía" con la finalidad de "responder de urgencia a la situación que sufren las clases populares". "No habrá ninguna amenaza represiva que limite nuestra acción política", ha avisado el diputado Vidal Aragonés, y ha subrayado que si el TC actúa para impedir que estas normas sean efectivas "hay que hacer un paso adelante en la construcción de la república". Preguntado por si aceptarían enmiendas de las dos principales fuerzas independentistas, ha respondido que "la soberanía del pueblo del Parlament nunca será objeto de transacción".

Unión de los constitucionalistas

Las pretensiones de los anticapitalistas han precipitado una nueva imagen de unidad en el bloque constitucionalista. Ciutadans, PSC y PPC han anunciado que presentarán peticiones de reconsideración a la Mesa del Parlament. 

El portavoz de los naranjas, Carlos Carrizosa, ha apuntado que el escrito supone "volver a iniciar a través del Parlament los trámites para la independencia" y a "repetir una historia que ya se sabe cómo acaba". Ha planteado que su petición de reconsideración debe entenderse como una "última oportunidad de rectificación" por parte de la mayoría independentista en este órgano, aunque ya ha avisado de que si no hay marcha atrás estudiarán acudir a los tribunales.

Los populares han aprovechado la ocasión para indicar que la CUP "puede defender libremente sus ideas" pero han matizado que aprobar una moción "es diferente" porque "se hace un requerimiento al Govern entrando en un acto jurídico ilegal". El diputado Alejandro Fernández ha llamado al PSC y al PSOE a liderar la unidad de los partidos constitucionalistas frente al amago del Govern de explorar de nuevo la vía unilateral. 

Desde Catalunya en Comú - Podem diagnostican "falta de perspectiva sobre cómo avanzar". El líder de los morados, Xavier Domènech, ha mostrado incomprensión por el hecho de que este escrito "pueda volver a poner en peligro a la Mesa". "No sabemos si permite avanzar o seguir bloqueados en situaciones que ya hemos vivido", ha aseverado, y ha criticado que los 'cupaires' pretendan "quedarse atrapados en el pasado". 

0 Comentarios
cargando