Ir a contenido

JUICIO EN LA AUDIENCIA DE BARCELONA

Bustos: "No me aproveché de mi condición de alcalde"

El exalcalde de Sabadell se enfrenta a cuatro años de prisión por influir para la retirada de multas a sus familiares

J. G. Albalat

Manuel Bustos (el primero de la derecha), en el banquillo de los acusados este martes.

Manuel Bustos (el primero de la derecha), en el banquillo de los acusados este martes. / RICARD FADRIQUE

"200 euros de multa, a ver si me entiendes". Esta frase está sacada de la conversación que mantuvo el 28 de marzo del 2012 el entonces alcalde socialista de SabadellManuel Bustos, con el jefe de la policía local, Josep Miguel Duran. Habían pasado solo unos minutos desde que la grúa había intentado retirar el coche de la esposa del ahora exregidor, que estaba mal aparcado. Esta llamada telefónica y otras le han complicado la vida al exdirigente del PSC. Este martes se ha iniciado el juicio contra él por dos delitos de tráfico de influencias al haber pedido que se anularan dos sanciones de tráfico impuestas a familiares. "En ningún caso me aproveché de mi condición de alcalde, ni di instrucciones", ha declarado el imputado, que se enfrenta a cuatro años de cárcel.

Bustos dejó la alcaldía de Sabadell en febrero del 2013 a raíz de que estallara el 'caso Mercuri', de presunta corrupción municipal. El juzgado ordenó a los Mossos que intervinieran su teléfono y los de otros implicados en la supuesta trama. Las conversaciones y las pesquisas provocaron que el proceso se dividiera en más de una treintena de piezas. Una quincena han sido archivadas, pero el resto siguen vivas. En la mayoría de ellas, eso sí, no está imputado el exdirigente socialista.

La primera causa que llegó a juicio acabó con la condena a un año y cuatro meses de prisión y multa para Bustos y el exsecretario de organización del PSC Dani Fernández, por presionar a la alcaldesa de Montcada i Reixac para que contratara a un exalto cargo de la Generalitat durante el Gobierno tripartido. Este martes, en la Audiencia de Barcelona se ha iniciado la vista por un segundo proceso contra Bustos. Los jueces deberán dilucidar si pidió o no al que fuera intendente de la policía local, para quien la fiscalía solicita seis años y seis meses de prisión, que anulara dos multas de tráfico. Una, la de su esposa por estacionar el vehículo en una zona de carga y descarga y otra, impuesta a sus hijos por el mismo motivo.

Recogida de niños en las escuelas

Bustos ha reconocido que llamó al intendente de la policía porque la grúa quiso llevarse el vehículo de su esposa el 28 de marzo del 2012. El coche estaba mal aparcado. El exedil ha negado que diera instrucciones para que se anulara la denuncia y ha justificado la conversación en su preocupación de que se estaba multando en unas horas en que no se podía sancionar a los vehículos que estacionaban cerca de los centros docentes. Esta era una "instrucción no escrita", ha reconocido.

Respecto a la multa impuesta porque sus hijos aparcaron mal el coche el 22 de junio del 2012, el exalcalde ha admitido que llamó al intendente de la policía local para que les facilitara las gestiones cara a recuperar el vehículo retirado por la grúa. No pretendía, ha asegurado, impedir que se tramitara la denuncia. "Pagué la grúa", ha apostillado.