Ir a contenido

Sánchez: "La crisis catalana no se va a resolver ni en un año, ni en dos, ni en cinco"

El presidente del Gobierno, en una entrevista a 'El País', señala que "los tiempos en que el Gobierno agravaba los problemas en Catalunya se han acabado"

Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa en el Palacio del Elíseo, este sábado.

Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa en el Palacio del Elíseo, este sábado. / EFE / CHEMA MOYA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, opina que en Catalunya "existe una crisis política que tiene que ser resuelta desde el ámbito político, y no desde el ámbito judicial" y solicita que haya de forma recíproca "voluntad de reconstruir la confianza por parte del Gobierno de Catalunya".

En una entrevista concedida al diario El País el presidente señala que "los tiempos en que el Gobierno agravaba los problemas con Cataluña acabaron. Tenemos que ir paso a paso, reconstruir la confianza, la lealtad quebrada durante estos años de conflicto entre la Generalitat y el Gobierno de España".

Además, ha afirmado que "la crisis en Cataluña no se va a resolver en un año ni en dos, ni en cinco ni seis. Vamos a estar ante una crisis que va a necesitar de generosidad y de esfuerzo de todas las partes durante la próxima década".

"Esa es la voluntad que yo voy a manifestar al presidente Torra cuando me reúna con él el próximo día 9 de julio", dice, y añade que "mi voluntad es normalizar las relaciones institucionales. En el medio plazo hay que abordar entre todas las fuerzas políticas una renovación del pacto constitucional".

Plan Marshall

La posible cercanía a Cataluña de los políticos catalanes en prisión por el proceso independentista le parece a Pedro Sánchez "lo más razonable" una vez que se sustancie la instrucción.

Ante el problema de la inmigración, en opinión del jefe del Ejecutivo, "a medio plazo hay que hacer un gran plan Marshall para estabilizar democrática, económica y socialmente los países de origen. Y en el corto plazo, la UE tiene que regular los flujos migratorios".

"No puede haber una respuesta unilateral" ante este problema, añade, ya que "una cosa es una crisis humanitaria (como la del Aquarius) y otra cosa es la política migratoria. Y esa política migratoria tiene que tener una respuesta común, europea".

Eje con París y Berlín

La potenciación de un eje con París y Berlín la enmarca el presidente del Gobierno en la creación de un frente europeísta que reduzca la eurofobia y opina que desde una perspectiva histórica "siempre que Francia, Alemania y España han ido de la mano le ha ido bien a la UE. A mí me gustaría también incorporar a Lisboa".

Sánchez desea que el traslado de los restos de Francisco Franco sea inmediato ya que "una democracia madura como la nuestra, europea, no puede tener símbolos que separen a los españoles".

Para mejorar la recaudación de la Seguridad Social es indispensable que haya un crecimiento salarial, dice el presidente, para quien también hay que abrir un debate para eliminar el tope a las cotizaciones a la Seguridad Social, las más altas.

Recargo de impuestos

"Proponíamos un recargo del impuesto de sociedades a la banca, sí. Vamos a ver. El Ministerio de Economía y el Ministerio de Hacienda están haciendo los números. Nosotros tenemos la intención política. Vamos a abrir el debate", asevera.

Sostiene que es necesaria la derogación de la reforma laboral, "pero no hay una mayoría parlamentaria para hacerlo" y cree que se puede abrir el debate sobre la prevalencia en la negociación de los convenios colectivos a nivel de empresa o a nivel provincial.

En su opinión el perfil del candidato a presidir RTVE debe ser el de "una persona con una reputación acreditada" y con la capacidad de poder articular consensos en torno a tres objetivos fundamentales: que la radiotelevisión española sea de todos los ciudadanos, que tiene que tener un compromiso también con el sostenimiento en el medio plazo de un servicio fundamental como es el de la información y que tiene que ser la expresión de una pluralidad.

La derogación de la "ley mordaza" la supedita Pedro Sánchez a que en su tramitación parlamentaria, actualmente en curso, el Congreso "modifique los elementos más perversos de esta ley", para lo que cree que hay mayoría parlamentaria.

La eutanasia es también uno de los principales compromisos para el nuevo presidente del Gobierno que quiere que esta legislatura acabe con una ley de eutanasia en nuestro país y que sea reconocido como un servicio por parte de la sanidad pública, un servicio fundamental.

La financiación de la sanidad será una apuesta de mejora por parte del nuevo Ejecutivo y es la intención del Gobierno "incentivar la inversión en la modernización de todos los aparatos que se necesitan en la sanidad pública", además de "reconstruir muchos de los derechos que han sido desmantelados a lo largo de estos últimos años, y en particular el de la sanidad pública".

La moción de censura presentada por su partido que le aupó al Gobierno merece para Sánchez la reflexión de que "la lección al final de la política y de la vida es que los caminos no están escritos. La moción de censura ha supuesto un cambio de época en la política española. Fue un ¡basta ya! a la corrupción y un sí a la regeneración democrática. Estamos en un cambio de época en la cultura política".

Los posibles pactos de legislatura con Unidos Podemos son para Pedro Sánchez consecuencia de que "todos hemos hecho una reflexión" y de que "hemos sido conscientes de que la izquierda y los progresistas tenemos la oportunidad de gobernar el país, de transformarlo, de modernizarlo para garantizar la cohesión social, de resolver el problema de la cohesión territorial y de convertirlo en un país con unos valores de solidaridad".

"La reflexión que se han hecho PSOE y Unidos Podemos es que tenemos que entendernos, que tenemos que trabajar para hacer esas transformaciones. En mi ánimo está poder hacerlo", afirma el presidente del Gobierno, quien cree que "es bueno para la izquierda que haya una socialdemocracia fuerte en España". 

Temas: Catalunya