Ir a contenido

EL RETO DE LA INMIGRACIÓN

Macron y Sánchez proponen "centros cerrados" para migrantes que lleguen a Europa

Roma rechaza la idea que se debatirá en la mini cumbre de Bruselas en un ambiente envenenado

Francia defiende sanciones económicas para los países que rechacen acoger a los solicitantes de asilo

Eva Cantón

El presidente Pedro Sánchez recibido por su homólogo francés, Emmanuel Macron.

El presidente Pedro Sánchez recibido por su homólogo francés, Emmanuel Macron. / Thibault Camus (AP)

La Unión Europea necesita con urgencia un acuerdo para poner sordina al enfrentamiento que el reto migratorio está generando entre los socios comunitarios y salvar a la cancillera alemana, Angela Merkel, del ultimátum que le ha dado su aliado, la Unión Social Cristiana (CSU), para endurecer su política migratoria.

En vísperas de la minicumbre de Bruselas a la que acudirán 16 países para preparar el Consejo Europeo en el que se analizará este asunto, Francia y España han propuesto crear "centros cerrados en suelo europeo" para acoger a los migrantes que desembarquen en Europa y tramitar rápidamente desde ahí las solicitudes de asilo.

Es lo que ha anunciado este sábado el presidente francés, Emmanuel Macron, en la rueda de prensa ofrecida en el Elíseo al término de un almuerzo de trabajo con Pedro Sánchez, que ha elegido París para su primera visita al exterior como presidente del Gobierno.

En el fondo, de lo que se trata es de evitar la entrada en la UE de quienes abandonan sus países por razones económicas. Esos centros se adaptarían a los estándares del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y estarían financiados por los estados europeos.

"Sería decirle a Italia: encárgate tú. No es posible", ha dicho Luigi Di Maio

La idea difiere de la que puso a principios de semana encima de la mesa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que planteó plataformas extracomunitarias de desembarco de migrantes, algo que Francia no ve con buenos ojos porque cree que Europa debe mantener sus principios sin dejarse arrastrar por las soluciones "extremas".

Pero la iniciativa de los centros europeos -que Macron había consensuado previamente con Berlín y a la que este sábado se ha sumado Madrid- se ha encontrado ya con el rechazo de Roma. "Significaría decirle a Italia: encárgate tú. No es posible", ha dicho el vicepresidente italiano y líder del Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio.

Todo apunta que será complicado convencer a los detractores más recalcitrantes, así que Macron ha esgrimido también la amenaza de las sanciones financieras para que se nieguen a acoger refugiados. "No puede haber países que se beneficien de la solidaridad de la UE y que reivindiquen su egoísmo nacional cuando se trata de temas migratorios", ha dicho.

Sintonía con París

Sánchez no ha dado tantos detalles y se ha limitado a defender una política migratoria basada en el respeto a los derechos humanos y en el refuerzo de la cooperación bilateral con los países de origen y tránsito.

El presidente del Gobierno ha puesto el acento en el firme compromiso de España con la causa europea y en la sintonía que mantiene con París para avanzar hacia “una Europa que proteja”, uno de los mantras que más ha repetido el presidente francés desde que llegó al Elíseo.

"Queremos una Europa más fuerte que responda a los desafíos globales. La primera la inmigración, la segunda la integración económica y monetaria que prepare a la UE frente a futuras crisis", ha dicho Sánchez.

En este sentido, ha apoyado sin fisuras el acuerdo al que llegaron este miércoles en Meseberg Merkel y Macron para crear un presupuesto común para la zona euro. España, abundó Sánchez, mantendrá en Bruselas una actitud "proactiva y constructiva" que subraye más las coincidencias que las diferencias y lance a la opinión pública un mensaje de unidad.

Unidad

Pero la unidad se aleja. Si algo ha puesto de relieve la crisis del Aquarius es que frente al reto migratorio se abren paso la xenofobia y las tesis más duras de los euroescépticos. El ambiente se está envenenando y la tensión entre París y Roma no contribuye a mejorarlo.

Después de haber calificado de "cínica e irresponsable" la decisión del nuevo Gobierno italiano de cerrar el paso al Aquarius, este jueves Macron denunció la "lepra nacionalista"” que crece en el Viejo continente y este sábado ha alertado del riesgo de "fragmentación" de la UE.

"Puede que seamos populistas leprosos, pero yo las lecciones las recibo de los que abren sus puertos. Acoja a los miles de migrantes y luego hablamos", le respondió el ultraderechista líder de la Liga y ministro italiano del Interior, Matteo Salvini.

Visita de Macron a Madrid

Por otra parte, en el capítulo doméstico, Pedro Sánchez, ha considerado que la presencia del presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo tiene que percibirse como un síntoma de la intención de caminar hacia la "normalización institucional" para superar la "crisis de desconfianza" que ha planteado el desafío secesionista.

Sánchez ha aprovechado la ocasión para agradecer el apoyo de Emmanuel Macron a la integridad territorial y a la soberanía nacional en los momentos críticos que se han vivido en Catalunya. También ha anunciado que el presidente francés realizará una visita oficial a Madrid el próximo  26 de julio, un encuentro previo al que mantendrán con el primer ministro portugués, António Costa, para abordar la cuestión de las interconexiones eléctricas.

0 Comentarios
cargando