Ir a contenido

ABANDONA BERLÍN

Puigdemont se muda a Hamburgo

El abogado del 'expresident' asegura que abandona Berlín por "cuestiones de seguridad" y por cercanía con el tribunal que decidirá su futuro

Carles Planas Bou

Carles Puigdemont, durante una reunión en Berlín con diputados de Junts per Catalunya.

Carles Puigdemont, durante una reunión en Berlín con diputados de Junts per Catalunya. / GREGOR FISCHER (AFP)

Carles Puigdemont se marcha de Berlín. A penas dos meses y medio después de instalarse en la capital alemana, el ‘expresident’ de la Generalitat ha decidido fijar su nueva residencia en Hamburgo, al norte del país. Según confirmó ayer su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas, al programa ‘Més 324’ de TV3, ese cambio se debe a "cuestiones de seguridad".

En una entrevista en la televisión pública catalana, el defensor de Puigdemont ha explicado que durante su estada en la capital alemana el líder independentista había sido increpado en alguna ocasión. "En Berlín estaba demasiado expuesto. Era un sitio demasiado conocido y hemos tenido que tomar medidas", ha explicado.

Sin embargo, el traslado de Puigdemont a Hamburgo también se debe a una cuestión logística, pues es la gran ciudad más próxima al tribunal de Schleswig-Holstein. A finales de junio o a principios de julio esta corte será la encargada de determinar si es extraditado a España por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos, algo que solicitó el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena.

Sospechas de espionaje

Por otro lado, el parlamento belga decidió el pasado miércoles que una comisión investigará si los servicios secretos españoles (CNI) espiaron a Puigdemont. La justicia belga y la policía de Finlandia también han abierto una investigación para determinar si los espías rastrearon la localización del ‘expresident’ para poder capturarlo.

El pasado 25 de marzo Puigdemont fue detenido por sorpresa cuando regresaba en coche de un viaje a Finlandia en dirección a su residencia en Waterloo, Bélgica. Tras 12 noches en la prisión de Neumünster, las autoridades judiciales alemanas descartaron por primera vez el delito de rebelión solicitado por la judicatura española y dejaron al ‘expresident’ en libertad bajo fianza.

Aunque la Fiscalía alemana ha seguido insistiendo en la extradición por rebelión y malversación su discrepancias con el Tribunal de Schleswig-Holstein, quien tiene la última palabra sobre el caso, han sido más que evidentes. La corte regional ya ha tumbado en dos ocasiones, el 5 de abril y el 22 de mayo, esa petición. En las próximas semanas sabremos si a la tercera va la vencida.

De momento, el tribunal alemán ha reclamado al magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa por el proceso soberanista en Catalunya, Pablo Llarena, el informe del pasado 30 de abril por el que el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro contestó a su requerimiento sobre los datos que podrían sustentar la acusación de malversación de fondos públicos contra varios de los investigados.

La petición del tribunal alemán se realiza a iniciativa del equipo de abogados de Puigdemont y responde al interés en conocer los hechos que podrían sustentar este delito en el caso del expresident de cara a su entrega a España, tras rechazarse en principio que ésta pueda realizarse por el delito de rebelión.

En cuanto al litigio de las dietas de desplazamiento que Puigdemont y los presos de JxCat quieren cobrar, la Mesa del Parlament ha solicitado un informe previo a los letrados de la Cámara catalana, antes de tomar una decisión.