Ir a contenido

Sánchez recibe a Iglesias y sondean iniciativas legales conjuntas

El presidente se reunió con el líder de Podemos en la Moncloa el jueves

El Gobierno levantó el viernes el veto presupuestario a 17 leyes de la formación morada

El Periódico

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una reunión el pasado verano.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una reunión el pasado verano. / DAVID CASTRO

Tras el tropezón que protagonizó Maxim Huerta, Pedro Sánchez avanza poniendo en marcha las primeras medidas de corte social y con el beneplácito, por ahora, de Podemos, con cuyo líder, Pablo Iglesias, se reunió el jueves en La Moncloa; inaugurando así una ronda de contactos con los responsables políticos. Ambos analizaron la puesta en marcha de iniciativas legislativas conjuntas y justo al día siguiente el Consejo de Ministros levantó el veto presupuestario que había puesto Mariano Rajoy a 17 proposiciones de ley moradas. Esa misma tarde, Iglesias, ante el Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano entre congresos, explicó a su partido que serán el “principal socio de Gobierno” si el PSOE pone en marcha una veintena de medidas, una parte relevante ya desbloqueadas por la mañana por Sánchez.

La Moncloa restó este sábado importancia al encuentro, del que no se informó, y enmarcó la cita dentro de la “normalidad democrática” y como parte de los contactos que el jefe del Ejecutivo quiere mantener con los líderes de los partidos y los presidentes autonómicos. No obstante, el hecho de recibir a Iglesias en primer lugar supone reconocer a Podemos, con 64 diputados, como el principal sostén del PSOE, que solo dispone de 84, y significa un intento de paliar el malestar de Iglesias después de rechazar la oferta de incluir a afines a Podemos en el Gobierno.

De hecho, Iglesias dio a Sánchez un plazo de gracia de “hasta tres semanas” para empezar a activar las leyes que Podemos quiere impulsar, tras augurar que el nuevo presidente, sin su apoyo, puede vivir un “calvario. La reunión entre ambos se produjo antes de que concluyera el periodo de gracia y surgió después de que se vieran el lunes en un encuentro de carácter personal.

Tras el triunfo de la moción de censura a Rajoy, Podemos se debatió entre tender la mano al PSOE, para intentar así capitalizar la ilusión que ha generado en la izquierda el desalojo de Rajoy, o protagonizar una oposición dura, como también prevén llevar a cabo los conservadores. El PERIÓDICO informó de esta disyuntiva y de que Iglesias sopesaba ofrecer a Sánchez un pacto programático. La intervención del líder podemista ante el Consejo Ciudadano deja entrever que se ha impuesto esta tesis.

Incremento presupuestario

El secretario general morado emplazó al PSOE este viernes a acordar una veintena de leyes de carácter social, entre las que se encuentran impulsar los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, derogar la ‘ley mordaza’, las dos últimas reformas laborales, subir el salario mínimo a 1.000 euros o recuperar el dinero del rescate bancario.

Si bien, la oferta de Iglesias es un anzuelo envenado, puesto que muchas de sus propuestas conllevan un incremento presupuestario que no encaja en la disciplina fiscal de la UE que Sánchez se ha comprometido a respetar. Por tanto, por el camino los podemistas podrían poner en marcha una operación destinada a “desenmascarar”, según su terminología, al PSOE, demostrando que es un partido que dice una cosa, al mostrar su apoyo a medidas sociales, y hace la otra. Los socialistas, por su parte, tienen en su mano herramientas parlamentarias, que han usado hábilmente PP y Cs esta legislatura, para mostrar en un inicio su apoyo a las iniciativas de Iglesias y después paralizarlas en el Congreso con toda suerte de excusas.

0 Comentarios
cargando