Ir a contenido

Dolores Delgado se declara "ministra de trinchera"

Apuesta por la transparencia, las víctimas y las asociaciones para "la etapa que arranca" de la que "la sociedad espera mucho"

Catalá se excusa con un acto en Cuenca y por primera vez el ministro saliente no escuchó las primeras palabras de su sucesora

Ángeles Vázquez

Dolores Delgado al prometer su cargo como ministra de Justicia.

Dolores Delgado al prometer su cargo como ministra de Justicia. / J J Guillen

La nueva ministra de Justicia ha empezado presentándose. "Soy Dolores Delgado y es un honor estar aquí. Es un verdadero orgullo" incorporarme a"Justicia, que es lo que he hecho toda mi vida y les aseguro que me encanta". Y con ese entusiasmo, que consiguió trasladar al auditorio, la flamante ministra "de trinchera", como más tarde dijo querer ser, desgranó su programa para el resto de legislatura sin olvidarse de la "transparencia", los operadores jurídicos, las víctimas y hasta de las asociaciones judiciales y fiscales, que el pasado 22 de mayo hicieron la primera huelga conjunta de la democracia.

En un acto al que por primera vez no asistió el ministro saliente, Rafael Catalá, que se excusó con otro en Cuenca para hacerle entrega de la cartera, sin ni siquiera los familiares de Delgado, la nueva ministra anunció que "empeño, ganas, ilusión y fuerza" no le van a faltar en "la nueva etapa que arranca", de la que "la sociedad espera mucho". En ella, dijo, tiene que ser muy importante "la transparencia, los operadores jurídicos, las asociaciones y las víctimas", porque para "ser solventes y eficaces hay que trabajar todos juntos para hacer de esta una justicia del siglo XXI".

Para luchar contra el terrorismo

Se declaró "militante activa de la cooperación internacional, tanto con Europa como con América Latina" y destacó la importancia de "las confesiones religiosas", porque "algunas de las soluciones a grandes problemas, como puede ser el terrorismo", en el que ella es especialista, "vienen por comprender al otro, lo diferente".

La ministra admitió que aún debe montar su equipo, para lo que "hay muy buena gente esperando" que espera "quieran". En un corrillo informal con periodistas explicó que ni los nombramientos de Justicia ni el del fiscal general que sustituirá a Julián Sánchez Melgar irán al consejo de ministros de este viernes, porque iba a aplicar la recomendación que le habían hecho de "mejor tardar que equivocarse".

Explicó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la telefoneó este sábado para ofrecerle el ministerio, pero antes había habido un encuentro, que negó que se hubiera producido con anterioridad a la moción de censura. Recordó que una compañera la había definido como "fiscal de trinchera" y que ella quería ser "una ministra de trinchera", porque es "técnica y no política", lo que no evitó que se bromeara con el "fuego cruzado" en un Ejecutivo que cuenta con dos jueces: Margarita Robles, en Defensa, y Fernando Grande-Marlaska, en Interior.  

0 Comentarios
cargando