Ir a contenido

REACCIONES

El independentismo y los 'comuns' celebran con cautela el adiós a Rajoy

PDECat y ERC se muestran prudentes a los alegatos de Sánchez sobre Catalunya

Los 'comuns' tienden la mano al nuevo presidente del Ejecutivo par abrir un "nuevo escenario"

Júlia Regué

Xavier Domènech y Ada Colau en el Congreso de los DIputados.

Xavier Domènech y Ada Colau en el Congreso de los DIputados. / EMILIO NARANJO (EFE)

Satisfacción expectante en las filas soberanistas después de que Pedro Sánchez haya conseguido arrebatarle el cargo a Mariano Rajoy al frente del Gobierno. Hasta el último momento el PDECat mantuvo la incógnita sobre el sentido de su voto pero finalmente resolvieron que no podían alinearse con Cs y el PP. Lo hicieron desde la "discrepancia", al igual que ERC, e insistieron en matizar que su aval "no era un 'sí' a Sánchez, sino un 'no' a Rajoy".

Las dos fuerzas independentistas han celebrado el Twitter su marcha. "¡Adiós al PP de la Gürtel! Echamos a la corrupción del PP del Gobierno español", han enfatizado los republicanos en Twitter, mientras los posconvergentes se han tachado a si mismos de "decisivos" para lograrlo. El diputado del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano, ha asegurado que la "victoria de la moción de censura" es la de "Catalunya contra Rajoy" porque sin los votos de los independentistas Rajoy "seguiría sentado en su escaño".

Mucho más contundente ha sido el 'expresident' Carles Puigdemont. En un apunte en la misma red social, ha señalado que "si fuesen venganza" se darían por "satisfechos" pero como son "justicia", "aún no pueden celebrar nada". "Nos queda una larga lucha y un largo camino para vencer las injusticias, que son muchas y persistentes", ha remachado.

Peticiones de diálogo

Su antecesor, Artur Mas, también es consciente de que Sánchez no recogerá sus aspiraciones independentistas, aunque ve un avance en el restablecimiento de las relaciones después de que en su discurso asumiera que el conflicto catalán es una cuestión "política" y que por esta vía debe resolverse. "No aceptará el derecho a decidir", ha sentenciado el 'expresident' en declaraciones a Catalunya Ràdio, preguntado por el nuevo líder del Gobierno. "Intentará recuperar la versión del Estatut de Autonomía previo al recorte del Tribunal Constitucional", ha añadido no sin recelos.

Aún así, cree que las intenciones del socialista resultarán frustradas porque ve un "sinsentido", además de "inasumible", que pretenda apaciguar así el "techo de aspiraciones" del independentismo. Y es que para él, el cese de Rajoy solo abre una "mínima posibilidad de restablecer un clima en el que se pueda hablar". La coordinadora del PDECat ha replicado sus palabras y ha emplazado al PSOE a "mover ficha" para entablar un diálogo "sincero" entre los dos nuevos Ejecutivos. Y también el presidente del Parlament, Roger Torrent, se ha sumado a la petición. 

Mas ha exigido que el nuevo Gobierno central "quite las manos de las instituciones catalanas" y que pase de la "querella" a las "propuestas". Pero no olvida los comentarios de Sánchez contra el independentismo, por los que le ha acusado de parecer un "hooligan". No ha escondido su desconfianza: "Puede enseñar las garras contra el soberanismo en algún momento", ha comentado. 

Prudencia en ERC

Los republicanos también lo celebran con cautela. El diputado en el Congreso, Joan Tardà, ha insistido en la misma emisora en que por ahora "el bien mayor era echar al PP, el partido más corrupto de Europa y el ariete del asedio a las instituciones catalanas". Y le ha puesto deberes: "Conseguir que el reino de España acepte que las relaciones con Catalunya deben ser unilaterales".

Su compañero de partido, Gabriel Rufián, ha admitido que las palabras del socialista "suenan bien" pero teme que se encuentre "a un Sánchez peor que el ya conoce". "Con el PSOE nunca se sabe. No le tenemos manía pero tenemos memoria", ha rematado. 

Esperanza en los 'comuns' 

La representación de los 'comuns' catalanes en el Congreso para ser testigo del adiós a Rajoy la ha presidido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el líder de Catalunya En Comú - Podem, Xavier Domènech. Ambos han "tendido la mano" al nuevo presidente del Ejecutivo central, abiertos a formar gobierno junto a ellos, y han celebrado que "se abra un nuevo escenario".

Domènech le ha urgido que aborde la crisis territorial y la "involución social" y Colau, que se ha mostrado "esperanzada", ha pedido "gestos" como, por ejemplo, que "acerque de forma inmediata" a los políticos presos del 'procés' a prisiones catalanas.  

Para la CUP, un "blanqueo"

La CUP ha mantenido su firme posición: "La moción cambia los actores pero no soluciona el problema. El régimen del 78 es una estructura antidemocrática mande quien mande", han zanjado a través de las redes sociales, con una etiqueta apelando a una "moción al 78". 

Los anticapitalistas avisaron el pasado martes a los grupos del PDECat y a ERC en el Congreso de que la maniobra de Sánchez era un "blanqueo" y una "operación de maquillaje del régimen del 78 vacía de cambio real".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.