Ir a contenido

RENUNCIA A PRESOS Y HUIDOS

Torra cede y desbloquea el Govern

Alba Vergés, Laura Borràs, Damià Calvet y Àngels Chacón sustituyen a los 'consellers' vetados

El Gobierno levantará el 155 y los independentistas recuperararán el control de la Generalitat

Daniel G. Sastre / Pilar Santos

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau. / FERRAN NADEU

Cinco meses después de las elecciones de diciembre, Catalunya contará con un nuevo Govern. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha cedido finalmente a las exigencias del Gobierno y ha sustituido a cuatro de los 'consellers' que había propuesto en primera instancia por otros sin mácula judicial. A pocas horas de que empiece a debatirse en el Congreso la moción de censura presentada por Pedro Sánchez, los independentistas se mueven para propiciar el fin del control de la Moncloa sobre la Generalitat.

El pulso de Torra ha durado 10 días. La presión de los partidos independentistas para designar un Ejecutivo efectivo para que terminara la vigencia del artículo 155 de la Constitución ha empujado al 'president' a prescindir de Josep Rull y Jordi Turull -encarcelados en Estremera- y de Toni Comín Lluís Puig, instalados en Bruselas desde la fallida declaración de independencia de octubre.

Entran en el Govern Damià Calvet -nuevo 'conseller' de Territori i Sostenibilitat y relevo de su anterior jefe, Rull-, Laura Borràs -que se encargará de Cultura-, Alba Vergés -que sustituirá a Comín al frente de Salut-, y Àngels Chacón, que asumirá Empresa i Coneixement.

La decisión de Torra implica también un movimiento de piezas: Elsa Artadi, que en la propuesta inicial iba a ser 'consellera' de Empresa, ocupará ahora el lugar en principio reservado para Turull en el Departament de Presidència, y también será portavoz del Ejecutivo.

Artadi, cuyo nombre estuvo durante muchas semanas sobre la mesa para encabezar el Govern en sustitución de Carles Puigdemont, se coloca así en posición de salida para eventuales intentos futuros: incluso desde los partidos independentistas se da por hecho que el Govern podría durar solo unos meses.

Ejecutivo paritario

De momento, Torra consigue con los nuevos nombramientos corregir uno de los aspectos más criticados de su primera propuesta: la falta de paridad. De los cuatro nuevos 'consellers', tres son mujeres, lo que deja el cómputo global en siete hombres y seis féminas. De uno de los gobiernos catalanes más masculinos de los últimos tiempos se pasa al más paritario que nunca ha tenido Catalunya.

La primera medida del nuevo Ejecutivo, que no tomará posesión hasta el sábado como mínimo, será interponer una querella por prevaricación contra Mariano Rajoy por impedir el nombramiento de los aspirantes a 'consellers' presos o huidos. Pese a que un dictamen de la Comissió Jurídica Assessora de la Generalitat daba la razón a los argumentos de Torra -en cuanto a que la publicación del nuevo Govern era un "acto debido"-, el Gobierno español se había negado a dar por buenos los nombres de Rull, Turull, Comín y Puig, bloqueando la situación.

Torra tomó la decisión de renunciar a los 'consellers' vetados tras recibir una carta del Ejecutivo central para informarle del resultado del análisis jurídico encargado por la Moncloa para justificar la no publicación del primer Ejecutivo designado por el 'president'. Según esa misiva, firmada por Roberto Bermúdez de Castro, número dos de Soraya Sáenz de Santamaría en Administraciones Territoriales, el Gobierno no podía publicar los nombramientos porque no tenían"viabilidad jurídica".

En el discurso de la gala del Català de l'Any de EL PERIÓDICO, el 'president' agradeció la "generosidad" de los 'exconsellers' ya descartados. 

La Moncloa acepta los nuevos nombres

"La propuesta que efectúa [Torra] en relación a cuatro personas no es válida ni eficaz, pues, atendiendo a parámetros exclusivamente jurídicos, no podrán desempeñar sus funciones institucionales como consejeros con arreglo a las previsiones y exigencias que para tal cometido recoge la normativa vigente", se lee en la carta.

Sin embargo, el Gobierno no ve inconveniente en ninguno de los nombres que finalmente configurarán el Ejecutivo catalán, y levantará el 155 en los próximos días, cuando todos los 'consellers' tomen posesion de sus cargos, tal como señala el acuerdo del Senado. La decisión de Torra se ha conocido el mismo día que Comín renunciaba a su voto delegado en el Parlament. Con los bloques tan ajustados, la decisión es trascendente porque, a partir de ahora, JxCat y ERC no sumarán por sí solos mayoría frente a los partidos no independentistas, y el papel de la CUP cobrará una mayor importancia.