19 sep 2020

Ir a contenido

AVISO DE LA GENERALITAT

Plantar cruces amarillas sin autorización puede ser sancionado

El Departament de Territori i Sostenibilitat avisa que la actividad debe ser avalada junto a un informe del Ayuntamiento

Júlia Regué

Convocatoria de plantada de cruces amarillas en Mataró.

Convocatoria de plantada de cruces amarillas en Mataró.

Plantar cruces amarillas en las playas catalanas sin previa autorización puede ser sancionado por el Estado. El Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya ha avisado este viernes que cualquier "uso intensivo" de la costa necesita su debida petición administrativa, por lo que la entidad que la organiza debe solicitar su convocatoria con antelación. 

Para tramitar cualquier actividad en este espacio, los organizadores deben facilitar algunas de sus características como "la superficie de la playa que ocupará y el tiempo que durará". Se requiere además un informe del Ayuntamiento que acogerá su celebración, que tendrá un mes para elaborarlo y transferirlo al departamento. Una vez enviado, este puede alargar la resolución de la petición hasta cuatro meses más. Con todo, la actividad puede tardar hasta cinco meses en confirmarse.

Está en litigio en el Tribunal Supremo que la competencia de sancionar sin autorización sea del Estado y que la Generalitat solo pueda castigar si se incumplen las características que habían pactado con los organizadores.

Mataró, en alerta

El Ayuntamiento de Mataró se puso en contacto con el Departament de Territori i Sostenibilitat este jueves para pedirles asesoramiento sobre la plantada de cruces convocada por la territorial del Maresme de la ANC en la playa del municipio este próximo domingo.

Fuentes de la Generalitat alertan de que "no han recibido ninguna petición de autorización de la plantada" y afirman que si la reciben antes del domingo, junto al informe necesario del Ayuntamiento, el departamento en cuestión la valorará. En todo caso, las mismas fuentes avanzan que sería un acto "autorizable" por sus características. 

La disputa sobre la simbología amarilla se ha acrecentado en distintos municipios catalanes. El delegado del Gobierno, Enric Millo, advirtió en una misiva a todos los alcaldes que debían mantenerse "neutrales" en virtud del artículo 103 de la Constitución.

El alcalde de Mataró, David Bote, avisó a Millo que había comunicado al Departament de Territori i Sostenibilitat de la actividad organizada por la territorial de la ANC porque esta parte del municipio es competencia de la Generalitat y no del consistorio que lidera.

En la misiva, señala "estar preocupado" por los efectos de la confluencia de esta convocatoria con una competición deportiva en el mismo lugar y en la misma ahora, la Triatló 'Ciutat de Mataró'. Pero no solo eso, algunos ya han contraprogramado el evento de los independentistas para evitar que planten las cruces amarillas. "Como alcalde me he propuesto el firme compromiso de velar por la convivencia y evitar situaciones de conflictividad como la que se puede prever", señala, ya que asegura tener constancia de contra convocatorias que podrían disparar la tensión. "No queremos que nuestro municipio se convierta en el escenario de confrontaciones y no me cansaré de hacer públicamente un llamamiento al ‘seny’ y a la serenidad desde el respeto a la libertad de expresión", zanja Bote. 

El Ayuntamiento de Mataró ha convocado este viernes una Junta de Seguridad urgente para dibujar un operativo que permita cubrir todas las actividades previstas. El pasado lunes, un grupo de encapuchados arrancó las cruces amarillas en recuerdo de los políticos presos que se habían plantado en la playa de Canet de Mar, unos hechos que conllevaron enfrentamientos entre independentistas y unionistas, que se saldaron con cinco heridos, según informó la policía local.

Por ello, Bote ha hecho un llamamiento a los organizadores y detractores de la plantada de cruces a "evitar el conflicto". "La institución es de todos y no puede tomar partido", ha señalado en rueda de prensa, y ha subrayado que el consistorio "debe ser neutral".