02 dic 2020

Ir a contenido

OPERACIÓN ERIAL

Zaplana pasa su primera noche en prisión

El expresident valenciano encarcelado de manera preventiva, comunicada y sin fianza

Se le acusa de haber blanqueado cerca de diez millones procedentes de comisiones ilegales

Nacho Herrero

Zaplana abandona detenido su domicilio tras asistir al registro del mismo

Zaplana abandona detenido su domicilio tras asistir al registro del mismo / Miguel Lorenzo

Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat Valenciana, ha pasado su primera noche en la cárcel de Picassent después de que este jueves la titular del juzgado de Instrucción nº8 de València, responsable de la operación Erial, decretase para él prisión preventiva sin posibilidad de eludirla con una fianza.

El exdirigente del PP está acusado al parecer de haber cometido presuntamente blanqueo de capitales, delito fiscal y malversación de caudales públicos. Llegó al centro penitenciaario cerca de la una de la mañana.

Zaplana fue detenido el pasado martes y, tras asistir en los últimos dos días al registro de algunas de sus propiedades, fue puesto a disposición judicial a primera hora de la tarde de este jueves. Se negó a declarar, como ya pasó con el interrogatorio de los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.

La defensa de Zaplana había pedido su libertad alegando la leucemia que padece y que le obligó a ser sometido a un trasplante de médula en el 2015, algo que la jueza no ha aceptado.

El juzgado estudia la repatriación por parte del político murciano de cerca de 10 millones de euros que tendría en paraísos fiscales desde hace más de 15 años y que habría obtenido al parecer de comisiones ilegales por la adjudicaciones de planes eólicos y de la privatización de las ITV en su etapa al frente del gobierno valenciano.

Un dossier manuscrito entregado a la justicia por el arrepentido Marcos Benevant, conocido como el 'Yonki del dinero', habría permitido empezar la operación hace tres años y recientes movimientos de dinero de Zaplana habrían confirmado a la UCO las sospechas que tenían.

Junto a Zaplana, entraron en prisión Joaquín Barceló, que podría haber ejercido de testaferro, y Francisco Grau, asesor fiscal del político, mientras que Felisa López, la mujer de Barceló, y Juan Francisco García, el exjefe de gabinete, quedaron libres con cargos y medidas preventivas, como los empresarios Vicente y José Cotino, responsables de una de las empresas que podrían haberle dado 'mordidas'.

Su tío, el exconseller Juan Cotino, en principio no está citado como investigado judicial aunque ha declarado esta mañana como investigado policial ante la UCO, como la esposa de Zaplana o su secretaria personal, entre otros.