Ir a contenido

SENTENCIA DE LA GÜRTEL

El PP, primer partido en el Gobierno condenado por corrupción

La Audiencia Nacional entiende que el partido se enriqueció "en perjuicio de los intereses del Estado"

El Periódico

Una imagen del julio del 2009 en la que aparecen el presidente Mariano Rajoy y Luis Bárcenas durante el comité ejecutivo del PP.

Una imagen del julio del 2009 en la que aparecen el presidente Mariano Rajoy y Luis Bárcenas durante el comité ejecutivo del PP. / DAVID CASTRO

Tras la sentencia del 'caso Gürtel', el PP se ha convertido en el primer partido político en el Gobierno condenado por corrupción en democracia. La Audiencia Nacional ha impuesto al Partido Popular una multa de 245.000 euros como partícipe a título lucrativo por su implicación en los primeros años de la trama.

Anterior a esta sentencia, la Audiencia de Barcelona condenó a Unió en calidad de "participe lucrativo" de Unió Democràtica de Cataluña (UDC) ,  formación dirigida por Josep Antoni Duran Lleida, en el fraude de subvenciones cometido por el empresario Fidel Pallerols.

El tribunal de la Gürtel considera ahora que se produjo "un enriquecimiento ilícito en perjuicio de los intereses del Estado", en tanto que los actos delictivos de la trama "produjeron beneficios económicos cuantificables al PP".

La sentencia considera también que Ana Mato, exministra de Sanidad y exesposa del exalcalde de Majadahonda Jesús Sepúlveda es responsable a título lucrativo por beneficiarse de regalos, viajes y la organización de eventos familiares por parte de las empresas de Francisco Correa, condenado a 51 años y 11 meses de prisión. Mato ha sido condenada al pago de 27.857 euros

Adjudicaciones irregulares

El juicio de la trama Gürtel se centró en el entramado societario utilizado por Correa para conseguir adjudicaciones irregulares de contratos públicos en connivencia con responsables del PP en las comunidades de Madrid y Castilla y León, el ayuntamiento de la capital y de los municipios madrileños de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón y en la localidad malagueña de Estepona. Según la Fiscalía Anticorrupción, con esta operativa se ocultaron al fisco más de 40 millones de euros.