Ir a contenido

TOUR POR TRES PRISIONES MADRILEÑAS

Torra, tras visitar a los políticos presos: "Los 'consellers' quieren acceder al cargo"

El 'president' insiste en nombrar 'consellers' a Rull y Turull y pide diálogo a Rajoy y Sánchez

Bassa y Forcadell le reprochan durante su visita que no haya formado un Govern paritario

Juan José Fernández

Declaraciones del president Torra, a la salida de Estremera. / JOSÉ LUIS ROCA /VÍDEO ACN

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha cerrado su tour de encuentros carcelarios de este lunes visitando en la prisión de Soto del Real a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. Torra ha llegado con puntualidad a la puerta de la prisión, donde, al contrario que por la mañana en Estremera, no le ha recibido ningún directivo del centro. Antes de penetrar al interior del recinto penitenciario, Torra se ha inscrito en una ventanilla, ante los funcionarios de control y sus pequeñas cámaras de registro, en una sala de espera en la que aguardaban turno seis familiares de presos. 

Pese a la prolongación de la aplicación del 155, Torra insiste en nombrar 'consellers' de su Gobierno a Josep Rull y Jordi Turull, encarcelados de forma preventiva por orden del juez Pablo Llarena. Así se desprende de las declaraciones que, en una comparecencia sin preguntas, ha hecho en la mañana de este lunes al salir de la prisión madrileña de Estremera, donde ha iniciado un amplio tour de visitas a los políticos presos.

Torra ha comunicado oficialmente su nombramiento a Rull y Turull, que ellos han aceptado asistiendo al encuentro, según han tuiteado después, con "ropa formal". El 'president' ha contado a la salida: "Los consejeros nombrados me piden que remarque su voluntad de acceder al cargo y de que pida a Llarena su libertad, para que puedan acceder a su toma de posesión el miércoles en Barcelona".

El 'president' Torra, a su llegada a la prisión madrileña de Soto del Real para visitar a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. / DAVID CASTRO

Torra ha aprovechado su ventana mediática a la puerta de la prisión para demandar de nuevo diálogo. "Que la política vuelva a la política", ha clamado. "Señor [MarianoRajoy, señor Pedro Sánchez -ha dicho sin nombrar a Albert Rivera-, sentémonos, hablémonos, dialoguemos. Solucionemos cuanto antes una situación que jamás debió haberse producido".

El 'president' ha advertido de que él, o consejeros de su Gobierno, seguirán yendo a las cárceles "las veces que haga falta", para ver a presos que, en su opinión, "por los delitos de los que han sido acusados, en ningún país de Europa estarían en prisión preventiva", ha dicho después de insistir en que "su causa es justa y honorable". En su intervención, no ha habido mención particular alguna a su encuentro con el exvicepresidente y número uno de ERC, Oriol Junqueras.

Vis a vis

Torra ha querido dotar de un contenido simbólico esta visita, la primera que hace un presidente de la Generalitat a políticos encarcelados. "Hemos querido que nuestra primera visita oficial como presidente de la Generalitat sea a las prisiones donde están las presas y presos políticos catalanes", ha dicho en una alocución a los medios en la que ha lamentado "esta injusticia, que afecta no solo a los presos, sino también profundamente a sus familias, que han de hacer 600 kilómetros para poder verlos".

En una agenda de ocho apretadas horas, el equipo del nuevo presidente de la Generalitat ha encajado nueve encuentros y un recorrido de 250 kilómetros entre los centros penitenciarios de Estremera, Alcalá-Meco y Soto del Real. Torra ha querido comenzar por Estremera, la prisión que a más políticos catalanes alberga -Junqueras, Rull, Turull, Raül Romeva y Joaquim Forn-, un centro que dirige el funcionario de prisiones Enrique Valdivielso, buen conocedor de Catalunya: su hermano José Luis ha sido bajo varios gobiernos de la Generalitat subdirector general de las prisiones catalanas.  

Torra se mueve con un séquito que ocupa tres coches. Finalizado el encuentro en Estremera, el 'president' ha salido hacia el centro penitenciario Madrid II, la cárcel de mujeres de Alcalá-Meco, donde ha visitado a la 'exconsellera' Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. En un tuit emitido al final del encuentro, Forcadell ha agradecido la visita y ha desvelado que han reprochado al 'president' que su Govern no sea paritario. 

En grupo

Poco más de dos horas ha durado la visita de Torra a Estremera, una la de Alcalá y hora y media la de Soto del Real. No había precedentes de una visita de un presidente de la Generalitat a internos de una prisión. Los encuentros de Torra con las presas y presos han tenido que ser necesariamente cortos. Las comunicaciones son uno de los aspectos más reglados de la vida en prisión, y han de celebrarse de uno en uno salvo excepciones. En los años 90, a los presos de la operación Nécora, medio centenar, no se les permitieron reuniones grupales con sus abogados, con lo cual los letrados se tiraban horas viendo de uno en uno a sus clientes para explicarles la misma estrategia de defensa.

Pero esta vez, y contra lo que informaban fuentes penitenciarias al comienzo de la visita, fuentes del séquito de Torra relatan que se han permitido reuniones en grupo en locutorios de los que se usan para los vis a vis con abogado. Por la mañana, en Estremera, la reunión ha comenzado a tres (Torra, Rull y Turull), y luego han podido incorporarse Forn, Junqueras y Romeva, según las mismas fuentes.

Visita pospuesta

Al tiempo que Torra llegaba a Soto del Real, el presidente del Parlament, Roger Torrent, iniciaba en Alcalá-Meco su propio programa de visitas a los políticos presos, que se extiende durante este lunes y el martes. Por la tarde, Torrent se veía con Forcadell y Bassa y el martes completará la gira con los cinco 'exconsellers' internos en Estremera y, más tarde, los Jordis en Soto.

El de Torrent es un tour que no estará marcado por la precipitación y las improvisaciones que han rodeado la preparación de la visita de Torra, para quien la cita redobla su simbolismo -y su efecto mediático- en plena extensión de la aplicación del artículo 155. Torra anunció este tour carcelario para el pasado viernes, pero tuvo que posponer la cita hasta este lunes porque, para sus visitas en prisión, faltaba un requisito indispensable: que los presos las pidieran burocráticamente.

En una explicación oficial, la Generalitat comunicó en la noche del pasado jueves que el viaje se retrasaba "por razones organizativas y logísticas a petición del Ministerio del Interior". Fuentes de ese departamento niegan que pusieran obstáculos: "Solo es que deben hacer, como todos los ciudadanos y sin privilegios, los trámites necesarios".   

La mañana del pasado viernes no había aún confirmación para el tour de Torra, pero por la tarde ya circuló por la cárcel de Estremera una comunicación interna avisando de que el 'president' iría a ver este lunes a los 'exconsellers' presos.

Junqueras es el exmiembro del Gobierno catalán preso que más visitas ha recibido. Entre ellas, las de Torrent; el diputado socialista Carles Castillo; el exsecretrario general de Podem Albano Dante Fachín; la número dos de ERC, Marta Rovira (ahora en Suiza); el periodista Xavier Sardà, y varios religiosos.