Ir a contenido

ENTREVISTA CON EL LÍDER DE CATALUNYA EN COMÚ PODEM

Xavier Domènech: "Torra es lo opuesto a lo que es Catalunya"

"Es una bomba en la línea de flotación de una gran parte del discurso independentista", afirma el líder de los 'comuns'

Roger Pascual

Domènech repasa la actualidad política catalana con EL PERIÓDICO / RICARD FADRIQUE

¿Qué le parece la elección de 'consellers' que ha anunciado este sábado Quim Torra?

No me preocupan tanto los 'consellers' que no están, como que los que están tengan visiones tan opuestas como Elsa Artadi o Teresa Jordà y creo que finalmente lo que se va a imponer es la continuidad de los recortes de Mas-Colell. Pero lo especialmente preocupante es que este sea el Govern con menos mujeres de las tres últimas legislaturas. El 8 de marzo no pasó para JxCat y ERC por lo que parece.

¿Es Torra la mejor elección para internacionalizar el conflicto catalán?

Es evidente que no y lo hemos visto con el portavoz de la Unión Europea (UE), que se negó a comentar sus tuits o escritos para no dignificarlos. Más que la internacionalización del conflicto catalán, me preocupa la imagen que se está dando en Europa, que queda muy tocada por los precedentes del propio 'president'. Para mí Torra es lo opuesto a lo que es Catalunya. Es un muy mal candidato para los independentistas, una bomba en la línea de flotación de una gran parte del discurso independentista, que quería ser inclusivo. Con esta elección se muestra todo lo contrario. Es una mala imagen para el conjunto de Catalunya.

¿Cree que hay muchos independentistas que no se sienten representados por sus palabras?

Creo que sí. He visto silencios atronadores de dirigentes independentistas. Y voces independentistas criticándolo. Siempre se había dicho que el 'procés' basculaba hacia el progresismo. Pero se ha visto lo contrario. Hasta dentro de JxCat, Torra representa la parte más conservadora. Había otra opción, ERC y la CUP sumaban más que JxCat. 

Han exortado públicamente muchas veces a ERC y la CUP a postular un candidato progresista. ¿Qué contactos ha habido con ellos para lograrlo? 

Les hemos interpelado por activa y por pasiva. No entendíamos que no saliera un candidato de izquierdas del bloque independentista. E hicimos una propuesta de un Govern de independientes. La opción de ERC ha sido siempre o Carles Puigdemont o lo que diga Puigdemont. Con la elección de Torra queda más clara la historia de subordinación de ERC y la CUP ante los sectores más conservadores. Sin ellos, Torra no sería hoy 'president'. Nosotros somos la única fuerza que representa realmente los valores progresistas. Esperemos que las fuerzas que se llaman progresistas y de izquierdas hagan honor a ello y podamos construir alternativas en el propio Parlament. 

"El 'procés', tal como lo habíamos conocido, se ha terminado"

Antes del 21-D decía que el 'procés' ha terminado. ¿Lo mantiene?

Se ha acabado todo un ciclo político muy largo que se basaba en la construcción de un horizonte de 18 meses para construir la independencia, habría estructuras de Estado, reconocimiento internacional... No ha tenido las consecuencias que previeron. Ahora estamos instalados en el legitimismo. Torra, cuando dice que el 10 de octubre se tendría que haber hecho la DUI, está hablando de pasado, no de futuro, y su primera acción es ir a Berlín a ver a Puigdemont para reconocer su legitimidad. Si eso no es legitimismo… El 'procés', tal como lo habíamos conocido, se ha terminado. Siguen abiertas muchas cosas: la cuestión catalana, la necesidad de construir Catalunya desde la transversalidad, la crisis del bipartidismo… Pero no las solucionarán los que nos propusieron sus soluciones en el pasado que fracasaron y decepcionaron a parte del país e hicieron sentirse excluida a otra parte del país.

"Torra mira más a Berlín que a Catalunya"

¿Prevé una confrontación real o solo fuegos artificiales mientras se acata al Tribunal Constitucional y la disciplina financiera de Cristóbal Montoro?

En estos momentos, esperaría de un 'president' un programa ambicioso para acabar con los recortes, las desigualdades, para construir la propuesta de país desde amplios consensos y salir del momento de regresión en derechos y libertades y en el autogobierno. De Torra espero que hará pedagogía de la represión del Estado, como él dijo; o sea, que irá provocando escenarios de represión. Creo que será simbolismo, simbolismo y simbolismo. No creo que sea lo que necesita Catalunya ahora. Torra mira más a Berlín que a Catalunya.

Catalunya ha estado parada medio año. ¿Estará ahora medio año más en 'stand by' a la espera de la sentencia judicial de Pablo Llarena?

Espero que no, sino que desde el Parlament podamos liderar propuestas que permitan salir del callejón sin salida. Pero si lo que se pretende es mantener el simbolismo y evidenciar la confrontación con el Tribunal Constitucional, nos podemos encontrar con que se sigan haciendo cosas que no transforman la vida de los catalanes.

¿Cree que se volverá a aplicar el 155?

Toda esta competencia entre Cs y el PP para ver quién es más duro con el 155 es absolutamente indecente en términos de responsabilidad de Gobierno y de construcción del futuro de Catalunya y España. Si hay partidos que creen que la única solución para Catalunya es exclusivamente represiva es que no tienen ninguna solución para Catalunya.

"Toda esta competencia entre Cs y el PP para ver quién es más duro con el 155 es absolutamente indecente"

¿Entiende el papel del PSOE y de Pedro Sánchez?

Dijeron que no apoyarían el 155 y lo hicieron. Pasaron del 'no es no' a investir a Mariano Rajoy. Sánchez volvió diciendo que su principal aliado sería Podemos y prometiendo una moción de censura a Rajoy que no se sustanció cuando los números salían y salen. Hizo una promesa de reforma constitucional que no ha existido porque Rajoy le robó la cartera otra vez. Sánchez no solo no es el líder oposición al PP sino que, además, está desaparecido como líder propio del PSOE. Y no conozco los motivos. Me tiene alucinado.

¿Mantener Barcelona en el 2019 es clave para el proyecto de los 'comuns'? ¿Serán las municipales más marcadas por el eje nacional?

Evidentemente. Nuestro proyecto en gran parte nace de la apuesta ganadora de Barcelona y es clave para mantener estas políticas y demostrar que no solo somos fuerza de protesta, sino también de gobierno. No solo se trata de consolidar la oleada de cambio, sino de ampliarla. La tentación de que pese el eje nacional puede estar ahí. Pero nosotros construimos el país con su gente, no contra su gente.