Ir a contenido

ESTRENO DOCUMENTAL

Netflix internacionaliza el 'procés'

La película, dirigida por Álvaro Longoria y Gerardo Olivares, muestra el 'backstage' del 21-D

Sus artífices rechazan "dictar cátedra" y se adentran en la profundidad del conflicto catalán

Júlia Regué

Vídeo Dos Catalunyas, de Netflix / periodico

Los entresijos de la campaña electoral del 21-D quedarán al descubierto en la película 'Dos Cataluñas' (Morena Films y Sentido Films), que difundirá el servicio de entretenimiento por Internet líder en el mundo, Netflix. El conflicto catalán ocupará el próximo otoño las pantallas de hasta 125 millones de usuarios de 190 países distintos que disfrutarán del giro de cámara que supone enfocar el backstage de los candidatos durante su carrera para llenar las urnas.

Aunque la cinta sigue en proceso de montaje, ya que pretenden añadir la toma de posesión de Quim Torra como nuevo 'president' de la Generalitat, los primeros 25 minutos se han podido visionar este jueves en el marco del festival DocsBarcelona del CCCB. El retórico discurso da paso a la serenidad y reflexión de sus protagonistas que explican la convulsión política a la que se ve sumida Catalunya, en una campaña electoral excepcional, marcada por los encarcelamientos de los dirigentes independentistas y por el despliegue del 155.

Conexión Catalunya-Bruselas, pasando por Estremera, toma el protagonismo la intimidad de Carles Puigdemont, Inés Arrimadas, Raül Romeva, Miquel Iceta, Elsa Artadi, Jordi Turull, Marta Rovira, Xavier Domènech, David Fernández y Ada Colau, y muestra las entrañas de sus partidos. Por parte del Gobierno, el relato lo capinatea Jorge Moragas, ya que Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría no atendieron su petición. Un total de 85 entrevistas ahondan en el conflicto: personas anónimas, periodistas y politólogos.

"7,5 millones de Cataluñas"

Su acceso sobre el terreno fue privilegiado. "Fuimos la primera cámara a la que se enfrentó Romeva cuando salió de la cárcel y se encontró con su padre", relata a EL PERIÓDICO uno de sus directores, Álvaro Longoria. "También captamos cómo Mundó le cuenta a su hijo que será encarcelado", añade el productor Rafael Portela. Y siempre expectantes, esperaron junto a la familia de Oriol Junqueras que abandonase Estremera, pero no eso no sucedió.

Al pie del cañón, consiguieron distanciarse de la prensa convencional y gravar lo escondido. "Los políticos son mucho más libres para hablar en profundidad y fuera de las consignas electorales cuando saben que lo que dicen no será analizado en clave electoral", admite Portela. Y ahí reside el valor de su obra. "El 1-O ya estaba en los telediarios de todo el mundo, ahora lo que hay que hacer es entenderlo escuchando a todos los implicados", apostilla, sin querer polarizar aún más a la sociedad catalana. "No queremos dictar cátedra al espectador sobre lo que tiene que pensar", remarca Longoria, consciente del riesgo que supone acotar el 'frame' y sintetizar tantos hitos en dos horas.

El otoño del 2017 es para los artífices su punto de inicio: los plenos del 6 y 7 de septiembre en el Parlament, las manifestaciones independentistas y constitucionalistas, el referéndum unilateral del 1-O, las cargas policiales, la declaración unilateral de independencia (DUI) y la suspensión de la autonomía, encabezan la cinta.

Pese a la binariedad de su título, los directores insisten en que no existe dualidad de relatos, sino una multiplicidad. "Es una forma de simplificar el proceso resumido en dos palabras pero en realidad hay 7,5 millones de Cataluñas", señala Longoria, hurgando en la idea del código que pretenden difundir los políticos. Dejan clara su pretensión: "ver a las personas que hay detrás de los políticos", mostrar sus dudas, defectos, temores y virtudes sumidos en una campaña electoral de alto voltaje.

0 Comentarios
cargando