Ir a contenido

VOTACIÓN INTERNA

La ANC se aferra a una investidura de Puigdemont

Un 81,3% de los votos blinda al expresidente pero un 57,6% aceptaría un Govern "alternativo"

Paluzie apela a la "responsabilidad" de los partidos independentistas de "obedecer al mandato popular"

Júlia Regué

Votación en la asamblea general ordinaria de la ANC del pasado 25 de febrero.

Votación en la asamblea general ordinaria de la ANC del pasado 25 de febrero. / ACN / MARIA BELMEZ

A la espera de lo que se desprenda del cónclave de JxCat reunido este sábado en Berlín a petición de Carles Puigdemont, la ANC ya ha fijado su postura sobre un nuevo candidato a la investidura de la Presidència de la Generalitat. Sin un nombre anunciado por las dos principales fuerzas independentistas, los socios han blindado a Puigdemont como su irrenunciable postulante con un 81,3% de los votos

Paradójicamente, un 57,6% se ha pronunciado a favor de facilitar un Govern "alternativo" a su candidato inicial, que pudiera sacar adelante la nueva legislatura y formar un nuevo Ejecutivo. Sólo un 35,3% ha defendido aventurarse a unas nuevas elecciones, aún sabiendo que la postulación de Puigdemont puede tener un corto recorrido, ya que el Gobierno ya ha anunciado que recurrirá la ley de presidencia, aprobada este viernes en el Parlament, ante el Tribunal Constitucional.

A la votación, que se ha celebrado por vía telemática, ha participado un 27,4% de su censo (10.237 socios de los 37.396 con derecho a voto).

Cumplir el mandato

Después de una reunión extraordinaria del secretariado nacional, la presidenta de la entidad soberanista, Elisenda Paluzie, ha exigido a los partidos que "cumplan el mandato del 21-D" y ha apelado directamente a las fuerzas independentistas: "Prometieron el Govern legítimo en campaña, ahora deben obedecer al mandato popular", ha enfatizado, y ha apelado a su "responsabilidad" ante sus votantes.

También ha considerado que esta nueva legislatura "tiene que empezar con un acto de soberanía del Parlament que no acepte las imposiciones y amenazas del Estado", ha indicado, y lo ha traducido con una investidura del expresidente. Adelantándose a posibles anuncios, Paluzie ha señalado que investir a otro candidato "no es el camino a seguir por un Govern que debería implementar la república".

Sobre forzar elecciones, ha señalado que "la gente no quiere elecciones porque considera que no hacen falta cuando hay una mayoría para investir a Puigdemont".

La decisión de los socios no ha sorprendido. La líder de la ANC ha intensificado su discurso a favor del expresidente en los últimos días y otros miembros del secretariado nacional le han tomado el hilo en las redes sociales. Su principal argumento es que la investidura de Puigdemont es para ellos el blindaje del 21-D y, además, una forma de "validar" el 1-O

Las opciones

Los socios de la ANC han votado dos opciones que albergaban tres estrategias distintas: mantener su defensa de Puigdemont como único candidato, que deberá ser investido a distancia, o driblar su apoyo a un nuevo postulante cuando JxCat y ERC lo den a conocer. Esta segunda postura se ha dividido a la vez entre aquellos que avalan un "Govern alternativo" y los que prefieren sumirse a unas nuevas elecciones "hasta que se acepte su resultado". 

El pasado 3 de mayo Paluzie se reunió en la capital alemana con el expresidente y, según informó la ANC, acordaron "arreciar el mandato del 1-O" y hacer "efectiva" la república catalana, para "superar la represión y el autoritarismo del Estado", algo que consideraron "irrenunciable".

0 Comentarios
cargando