LA ENDIABLADA INVESTIDURA

Junqueras urge a formar Govern para "no malbaratar" el resultado del 21-D

"No ganamos nada perpetuando el 155", advierte el líder de ERC a JxCat en una entrevista desde la cárcel de Estremera

Rull, Turull y Forn sincronizan sus tuits para afirmar que confían plenamente en Puigdemont

 Oriol Junqueras, el pasado noviembre, en Madrid.

 Oriol Junqueras, el pasado noviembre, en Madrid. / Javier Barbancho (REUTERS)

4
Se lee en minutos
Xabi Barrena

Uno de los mensajes recurrentes que los encarcelados por el 'procés' daban a sus interlocutores, en los días de visita, con la esperanza de que se lo hicieran llegar a Carles Puigdemont, era la petición de templanza. Sin verbalizar nada más, el contexto reflejaba claramente que el pulso constante del 'expresident' tenía sus repercusiones intramuros. A medida que el fin del plazo para investir a un 'president’ se acerca la inquietud de los encarcelados se acrecienta. Y no solo por su situación personal, también la perspectiva de no poder acabar con el artículo 155 ensombrece el panorama político catalán y español.

La semana pasada, los presos del Junts per Catalunya, es decir, Jordi Turull, Jordi Sànchez, Joaquim Forn y Josep Rull pidieron por escrito al 'expresident’, según reveló 'Nació Digital’,la formación de un Executiu. Y este lunes ha sido el que fuera número dos de de Puigdemont, su exvicepresidente Oriol Junqueras, el que ha unido públicamente su voz a la de sus compañeros en el Centro Penitenciario Madrid VII (Rull, Turull, Forn) y Madrid V (Sànchez).

Así, Junqueras, que también en privado a quienes lo visitaban e, incluso, de manera pública, via tuits, ya se había expresado en términos similares, ha afirmado por escrito a Catalunya Ràdio que hay que elegir un 'president’ y este, a  su vez, designar un Govern para "no desperdiciar" los resultados del 21-D. "Arriesgamos mucho", ha advertido sobre unas nuevas elecciones, para "volver a la misma situación en el mejor de los casos".

La oportunidad del mensaje de Junqueras no es casual. Puigdemont anticipó al PDECat que se se tomaría unos días para reflexionar hacia dónde iba a encaminar sus pasos, si hacia, en efecto, un Govern (lo que significa aupar un plan d) o a unas elecciones. Su partido, y ERC, abogan por evitar las elecciones.

Sin perpetuar el 155

"Cuando has ganado un partido en unas circunstancias muy difíciles, lo importante es aprovechar el resultado. Si en lugar de aprovechar el resultado lo que haces es jugártelo, lo mejor que te puede pasar es quedar en nada. La cuestión es qué ganamos no haciendo Gobierno. Y no ganamos nada perpetuando el 155", reflexiona el exvicepresidente. El propio Puigdemont, en una entrevista hace un par de semanas guardó cierta ambigüedad al afirmar tanto que cabía acabar con la tutela del Gobierno del PP de las administraciones catalanas como que había que respetar lo que los ciudadanos habían mandatado en las urnas. Es decir, y aquí cada uno podía entender lo que quisiera, que él o alguien de su extrema confianza, fueran investidos.

En aras a ese objetivo, el de liberar la Generalitat del 155, Junqueras ha incluído, también a la CUP: "La CUP tiene que decidir si quiere ser parte de la solución. Si quieren sumar y ayudar. Si quieren hacer una apuesta estratégica que nos lleve a sumar complicidades y ser más fuertes o no. Lo mismo podría decir a los 'comuns' en el fondo. Se tienen que sumar desacomplejadamente en la defensa de los derechos y las libertades ante el autoritarismo y la regresión democrática", afirma Junqueras.

Y he aquí dónde despunta otra de las ideas que el líder de ERC ha ido deslizando en estos seis meses (se cumplen el miércoles) que lleva en prisión. La perentoria necesidad de ampliar el campo y los apoyos. En especial hacia el territorio de los 'comuns' y usando como común denominador la defensa de las libertades.

Triple tuit

Aunque, a pesar de que los tempos propios de la cárcel impide establecer causas y consecuencias, cabe señalar que horas después de la lectura de la entrevista de Junqueras, los tres encarcelados de JxCAt (Forn, Rull y Turull) tuitearon (siempre todos por persona interpuesta) el mismo mensaje: "Ante los días trascendentes que vienen, tenemos plena confianza en las propuestas que Carles Puigdemont lleve a cabo”. Un cierre de filas que quizá pretende despejar toda sospecha de que PDECat y ERC, vía sus presos, tratan de 'hacer la pinza' a Puigdemont.

Noticias relacionadas

La de Junqueras no ha sido la única voz que ha defendido la formación de un Govern. También el PSC, con mayor carga crítica ha hecho lo propio. Así, el secretario de organización, Salvador Illa, ha criticado que el líder de  JxCat "no facilite" la formación de un Govern por su "egoísmo paralizante". Es más, Illa ha señalado que la actitud de Puigdemont obedece a su "sed de venganza" que busca, en su opinión, un "ajuste de cuentas" con ERC, se supone que por haber rechazado en su día concurrir a los comicios del 21-D bajo una única lista.

Sànchez, por su parte, en otra misiva leída radiofónicamente en RAC-1, y aludiendo a su situación, señala que las decisiones de los tribunales europeos harán que ataquen "más fuerte" el Tribunal Supremo y el juez Pablo Llarena, porque se sentirán "ofendidos", y cree que los tribunales españoles pretenden "mantener un escarnio ejemplar".