Ir a contenido

DEBATE EN EL SENADO

El PP da oxígeno a la Fundación Francisco Franco

Derrotada una moción socialista que proponía iniciar su ilegalización y resignificar el Valle de los Caídos

Según el Grupo Popular, la oposición "saca a Franco porque el Gobierno ha conseguido la recuperación económica"

Juan José Fernández

Fachada del edificio donde tiene su sede la Fundación Francisco Franco en Madrid.

Fachada del edificio donde tiene su sede la Fundación Francisco Franco en Madrid. / JUAN MANUEL PRATS

La causa por la ilegalización de la Fundación Francisco Franco ha perdido este martes un debate de peso simbólico en el Senado por 140 votos en contra, 101 a favor y cuatro abstenciones. El Grupo Popular ha impuesto su mayoría contra una moción socialista del senador Francesc Antich que proponía cambiar la ley para "la declaración de ilicitud de las asociaciones que, con la justificación de fines sociales, realizan actos de exaltación franquista".

La moción ha obtenido los apoyos de Compromís, PDECat, ERC, Podemos y los nacionalistas vascos y canarios. Los tres senadores de Ciudadanos y uno de Unión del Pueblo Navarro se han abstenido. Cs iba a apoyar la moción, explicaron fuentes del partido, pero les echaron atrás las enmiendas introducidas por Compromís. Los populares se han opuesto porque, según la senadora Esther Muñoz, la moción solo busca "el enfrentamiento con el PP".

La senadora acusa a la izquierda de sacar a colación a Franco "porque el Gobierno ha conseguido la recuperación económica", y ha espetado a Antich: "Si de verdad les hubiera importado, habrían traído una moción que busque el consenso". Según Muñoz, se puede contar con el PP "para reconocer la dignidad de las víctimas", pero no "para crear comisiones de la verdad e imponer una dictadura del pensamiento único".

Monumento de todos

Antich ha defendido además acciones para "resignificar" el Valle de los Caídos y convertirlo en "centro para la memoria de todas las víctimas", según el plan que, en el 2010, coordinó el entonces ministro de la Presidencia Ramón Jáuregui. E, igualmente, ha propuesto financiar la búsqueda de fosas comunes, interrumpida en el 2012 por el cierre del grifo presupuestario.

Defendiendo enmiendas de Compromís, el senador Carles Mulet ha rechazado la resignificación del Valle de los Caídos diciendo: "La única resignificación posible es dinamitar". Por su parte, el senador de ERC Miguel Ángel Estradé ha defendido el cierre del monumento y que sean las familias de las víctimas quienes decidan su futuro.

"Una bofetada"

La memoria histórica ha sido también objeto de debate en el turno de preguntas del pleno de este martes. El reciente homenaje en Buenos Aires del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a las víctimas de la dictadura argentina es, para la senadora socialista María del Carmen Iglesias, "una bofetada a quienes llevan años tratando de localizar las tumbas de sus seres queridos" en España.

Se lo ha dicho al ministro de Justicia, Rafael Catalá, acusándole de incumplir la ley de memoria histórica: "A ustedes esa ley siempre les ha molestado, y no han tenido la valentía de plantear su derogación, que es lo que les pide el cuerpo".

El ministro ha contestado a los socialistas recordándoles: "Ustedes no movieron una baldosa del Valle de los Caídos durante años de Gobierno, y ahora quieren tocar el Valle de los Caídos. Repatriaron soldados de la División Azul, y ahora vienen a darnos lecciones a los demás".