Ir a contenido

DISCULPAS DE LA BANDA TERRORISTA

El perdón a medias de ETA deja indiferente al Gobierno y a las víctimas

El Ejecutivo avisa de que no habrá "contrapartidas" a cambio de la disolución de la banda

Los obispos piden disculpas por su "complicidades" con la banda terrorista

Patricia Martín

Nuevo comunicado de la banda terrorista: Nada de todo ello debió producirse jamás. / ATLAS VÍDEO

Con España pendiente de qué pasa con la legislatura catalana y sus políticos presos o esperando la acción de la justicia en el exterior, el que había sido hasta hace unos años el gran conflicto territorial con acción terrorista incluida, el vasco, dio este viernes un paso más hacia su pacificación. ETA emitió un comunicado en el que asumió su "responsabilidad directa" en el "sufrimiento desmedido" que ha padecido la sociedad vasca y pidió "perdón", como paso previo a su intención de disolverse a primeros de mayo. Si bien, los términos empleados por la banda; que no haga autocrítica y que distinga entre las víctimas ajenas al "conflicto" y el resto dejó una sensación entre la insatisfacción, la indiferencia y la indignación en el Gobierno, la oposición y los damnificados por cinco décadas de terror.

El comunicado, que viene acompañado de forma inédita por una nota explicativa –publicados ambas en ‘Gara’-, incluye términos casi desconocidos en el lenguaje etarra, como el mencionado "perdón", que hasta ahora solo habían hecho suyos algunos terroristas a título individual, para acogerse a reducciones de condena o a beneficios penitenciarios. Si bien la organización etarra solo se disculpa con las víctimas que no tenían "participación directa en el conflicto" y al resto les expresa "respeto". En total, sus atentados y otras formas de terrorismo afectaron a 7.265 personas, de los cuales 829 fueron asesinados.

"Sentir de veras el daño"

ETA dice "sentir de veras" el "daño causado" y admite que "nada de todo aquello debió de producirse o no debió de prolongarse tanto"; pero insiste en atribuir el "sufrimiento desmedido" a la existencia de un "conflicto histórico". Así, recuerda la existencia de "torturados" o huidos cuya situación atribuye a las "fuerzas del Estado y autonomistas" que actuaron "bajo el disfraz de la ley".

 Asimismo, exige que "todos reconozcan la responsabilidad contraída y el sufrimiento de los demás". Y, en la nota explicativa, asegura que la banda ya ha "aclarado" sus crímenes, pese a que hay 311 atentados por resolver. Tras el comunicado etarra, los obispos del País Vasco, Navarra y Bayona se disculparon de forma conjunta por sus "complicidades, ambigüedades y omisiones frente a ETA", en lo que supone también un paso histórico de la jerarquía eclesiástica.  

La reacción del Gobierno

Nada más conocer el anuncio de ETA, el Gobierno lo atribuyó a la "fortaleza del Estado de Derecho" y admitió que "está bien" pero que llega tarde. Después, el portavoz, Íñigo Méndez de Vigogarantizó que "jamás" habrá "ninguna contrapartida", ni por reconocer el daño causado ni por desaparecer, acción que se espera a primeros de mayo. "Estamos esperando desde hace demasiado tiempo la disolución", expresó. En la banda existe un debate sobre cómo escribir su punto final, bajo la fórmula de disolución o de "desmovilización". No obstante se da por seguro que los etarras seguirán intentando justificar su trayectoria.

El portavoz gubernamental no quiso ahondar en la distinción que ETA hace entre sus víctimas pero alertó de que no permitirá que los terroristas "modifiquen el relato para hablar de unos y otros". Según su óptica, el comunicado "certifica la derrota total" de la banda y en un contexto en el que el PP busca el apoyo del PNV a los presupuestos rechazó ceder a Euskadi competencias penitenciarias o acercará los presos etarras a Euskadi como compensación. Con esto cerró su reflexión en una rueda de prensa, tras el Consejo de Ministros, más centrada en el conflicto catalán que en ETA.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, consideró por su parte que "el comunicado es el reconocimiento de la banda de que fue derrotada por la democracia. Han tardado en reconocerlo, pero al final la realidad se ha impuesto". Subrayó además que se trata de una "victoria amarga" y trasladó su reconocimiento a tres socialistas con altas responsabilidades cuando ETA renunció definitivamente a la violencia, en el 2011. Sánchez citó al entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero; al vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al lendakari, Patxi López. El líder evitó valorar el contenido concreto del comunicado y defendió la aplicación de "la ley" con los etarras presos, informa Juan Ruiz Sierra.

Desde Podemos, Pablo Iglesias, dijo que "reconocer el daño" es un paso hacia la paz, "aunque llegue tarde", mientras que el Albert Rivera sí lamentó la distinción entre víctimas y criticó que ETA insista que hubo un "conflicto".

De Urkullu a Otegi

En el País Vasco, el lehendakari, Íñigo Urkullu, también pidió a la banda que en su disolución "tenga en la misma consideración" a todos los damnificados por el terror, pero sin mucha algarada. Por el contrario Arnaldo Otegi se congratuló de que el perdón suponga "una contribución definitiva a la paz".

Mucho más críticos que los políticos se expresaron los colectivos de víctimas. 21 asociaciones unieron sus voces para pedir justicia y rechazar "atajos" para los etarras. La AVT consideró que ETA sólo pretende "justificar" su actividad, mientras que la Fundación lamentó un perdón que sólo llega "a medias".

0 Comentarios
cargando