Ir a contenido

el perdón de la banda terrorista

El Gobierno "jamás" dará ninguna "contrapartida" a ETA por su perdón y su disolución

"Es el gran paso para la paz definitiva", señala Pedro Sánchez

Urkullu pide a la banda que tenga la misma consideración para todas las víctimas

Patricia Martín

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, tras la reunión del Consejo de Ministros.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, tras la reunión del Consejo de Ministros. / JUAN MANUEL PRATS

El Gobierno ha asegurado este viernes que el comunicado de ETA, en el que pide perdón por el daño causado, es una consecuencia de la "fortaleza del Estado de Derecho" que, según ha subrayado, ha vencido a la banda terrorista con las "armas de la democracia". Aunque admite que "está bien" que pida perdón, cree que lo debería haber hecho hace "mucho tiempo", según fuentes de Moncloa. 

El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha garantizado además, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el Gobierno "jamás" dará "ninguna contrapartida a ETA" por reconocer el daño causado o por disolverse. "Estamos esperando desde hace demasiado tiempo la disolución final", ha señalado.

Asimismo, ha negado tajantemente que en la negociación con el PNV en torno a los presupuestos, como esta coincidirá con el fin definitivo de la organización, el Ejecutivo prevea ceder la competencia en prisiones a Euskadi o se plantee cambiar su política penitenciaria para acercar a los presos etarras al País Vasco.  

En un día histórico como hoy, ha continuado, "la primera intuición del Gobierno" es destacar que siempre ha estado "al lado de las víctimas", cuando en su opinión el anuncio de la banda "certifica la derrota total" de ETA.

En su comunicado, la organización terrorista distingue entre las "víctimas que no tenían participación directa en el conflicto", a las que "pide perdón", de las "fuerzas del Estado y autonomistas" cuya acción, sostiene, también ha sido "totalmente injusta pese a utilizar el disfraz de la ley". Esta distinción ha provocado reproches por parte de algunos dirigentes políticos. Si bien, el Gobierno no ha ahondado en este asunto y simplemente ha aseverado que no permitirá que "se modifique el relato". 

Los partidos: ETA ha tardado

Además del Gobierno, desde el PP, Javier Maroto -vicesecretario de Política Social y Sectorial del Partido Popular- ha advertido de que sí ETA "pretende con este último acto de propaganda obtener algún tipo de beneficio político del Gobierno o del PP" no tienen "ninguna posibilidad" de conseguirlo: "La llevan clara", ha subrayado.  

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha considerado que "el comunicado es el reconocimiento por parte de ETA de que fue derrotada por la democracia española. Han tardado en reconocerlo, pero al final la realidad se ha impuesto", ha dicho Pedro Sánchez. El socialista ha subrayado que se trata de una "victoria amarga" por el dolor causado por la banda terrorista y ha trasladado su reconocimiento a tres socialistas con altas responsabilidades cuando ETA renunció definitivamente a la violencia, en octubre del 2011. Sánchez ha citado al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; al vicepresidente y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al lendakari, Patxi López. El líder del PSOE, por último, ha evitado valorar el contenido del comunicado de ETA y defendido la aplicación de "la ley" con los etarras presos, informa Juan Ruiz Sierra.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que "reconocer el daño y el dolor causados es un paso hacia la consolidación de la paz y de la normalización política". "Aunque llegue tarde, la dignidad de las víctimas requería ese reconocimiento. Ni la violencia ni la excepcionalidad deben volver jamás a condicionar la política", ha afirmado.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, sí ha incidido en la división que hace ETA de las víctimas, y ha señalado que la banda "tiene que saber que" ha sido "derrotada" porque el Estado "no se plegó ante el plan totalitario, separatista y violento que tenían". "El único perdón que puede tener es disolverse", ha dicho en El Escorial. Asimismo, ha hecho especial hincapié en que "nunca va a vencer" el relato de ETA, ya que "ni hubo conflicto en el País Vasco ni hubo una guerra, sino que hubo personas inocentes asesinadas" por una banda terrorista. 

De Urkullu a Otegi

El lehendakari, por su parte, ha pedido a ETA que en la proclamación de su final definitivo y unilateral tenga "en la misma consideración" a todos los afectados por el terrorismo y reconozca el daño injusto causado. Íñigo Urkullu ha reconocido que el comunicado es "un paso" hacia el camino de la disolución pero ha pedido a la banda que en declaración final tenga la misma consideración para todas las víctimas.

También el Gobierno de Navarra ha considerado el comunicado un "paso hacia la disolución" aunque ve en él "importantes carencias" porque su violencia fue "injusta e injustificable en todos los casos".

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha asegurado que la declaración es "un hecho histórico sin precedentes" y supone "una contribución definitiva" a la paz "que interpela a todos" para que asuman sus responsabilidades. Además, ha destacado que es "una aportación constructiva" por su valoración política y humana en términos de autocrítica que se produce en un "contexto de deriva autoritaria del PP".

Por su parte, las víctimas han mostrado su desconfianza al movimiento de ETA.

En el ámbito internacional, la Comisión Europea resaltó que "no hay lugar para el terrorismo en la Unión Europea". "Hemos visto el comunicado (de ETA) y tomamos nota. La posición de la CE es que cualquier cese de actividad son buenas noticias. No hay lugar para el terrorismo en la UE", afirmó la portavoz comunitaria Natasha Bertaud.