ERC presiona a Puigdemont para que permita un Govern

Junqueras llama a abandonar "los actos estériles" y a formar ya un nuevo Ejecutivo

Aragonés afirma que es "la hora de expulsar el 155 de Catalunya"

Roger Torrent y Alba Vergès se dirigen a la reunión de la Mesa, este viernes.

Roger Torrent y Alba Vergès se dirigen a la reunión de la Mesa, este viernes. / FERRAN SENDRA

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena

Acto  catártico de Esquerra en les Cotxeres de Sants con motivo del 14 de Abril, aniversario de la República del 31 y, también, del nacimiento, por esos días, del partido. Catártico por cuanto la represión del Estado, la que ha llevado a su presidente, Oriol Junqueras, a la cárcel y a su número 2, Marta Rovira, a Suiza, ha sumido a la fuerza en una especie de depresión generalizada. Acto para recibir las consignas del líder desde Estremera, vía carta postal. "Los actos estérlies no llevan a nada y frecuentemente son contraproducentes. Hay que formar Govern, porque si no se entregará la victoria del 21D al frente del 155" señala la misiva leída por la portavoz de la fuerza, Marta Vilalta. No hay cambio pues en lo que manda Junqueras. "Hay que poner las luces largas, tejer complicidades y prepararase porque el camino es largo y en subida". Lo que tantas veces ha trasladado a sus allegados cuando se acercan al centro Penitenciario Madrid VII a visitarle.

En la misma línea, óbviamente, se ha expresado el líder en sustiucion de la cúpula encarcelada y exiliada, Pere Aragonés. El nuevo hombre fuerte del partido ha señalado que su partido no rernunciara a un espacio de poder que permita conseguir "la victoria", porque solo los que la persiguen "desde todas las posiciones", la calle y las instituciones, lo "logra".

Y es que en los últimos días, las noticias que llegan desde el magma popsconvergente es que el sector 'puigdemontista' coquetea con ir a por unas elecciones, después del bofetón de la justicia alemana al Estado español. Eso dijo el vicepresidente del PArlament, Josep Costa, por ejemplo, al señalar que tras Jordi Sànchez no habría un nuevo candidato. Frente a eso, voces del PDECat y de ERC tratan de evitar lo que entienden que sería un error histórico.

Autoreivindicación

Acto también, sobre todo, para juntar filas y darse ánimos. Y para levantarse. Y para reivindicarse. Lo ha hecho el presidente del Parlament, Roger Torrent, sin el corsé del cargo que lleva de lunes a viernes.

Torrent, en el fuego cruzado de hiperventilados independentistas, que exigen poco menos que se inmole en pos de un investidura no efectiva, y de las amenazas del constitucionalismo, llámese Inés Arrimadas y el propio Mariano Rajoy y esa posible querella por malversación, dio respuesta, sobre todo, a los primeros.

El soniquete de que ERC se había convertido en partido poco menos que autonomista, precisamente, por no adoptar una posición kamikaze, mereció las palabras siempre graves de Torrent. “Alguien puede decir que ERC, con su presidente en la cárcel y su secretaria general en el exilio, no tiene compromiso con la República?”

Momento crítico para el partido

“Hemos intentado de todo y un poco más” se ha respondido el presidente de la Cámara catalana “por llevar a cabo la república. Aunque nos cuesten sacrificios personales y electorales. Y para conseguirla estamos dispuestos a jugárnoslo todo”, ha sentenciado tras señalar que el actual es uno de los momentos más difíciles en los 87 años del partido.

Noticias relacionadas

Unas palabras, las de Torrent, que llegan, precisamente, menos de 24 horas después de que el Gobierno lanzara la primera amenaza contra él por proponer la querella por prevaricación contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Consciente de que la militancia, y aun más, los cargos del partido, o muchos de ellos, se hallan aún en estado de shock tras los segundos Fets d’Octubre, Torrent ha pedido a los suyos que “no desfallezcan”. “Catalunya ha salido adelante cuando las instituciones y la gente han ido de la mano”