22 sep 2020

Ir a contenido

ENTREGA DE DESPACHOS

Felipe VI ensalza la independencia de los jueces como garantes del pluralismo político

Los Mossos blindan los accesos al Auditori ante las protestas convocadas por los CDR contra el Monarca

No ha asistido ningún representante político catalán en la entrega de despachos a los nuevos jueces

J. G. Albalat / Júlia Regué

El Rey, junto al presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la directora de la Escuela Judicial, Gema Espinosa, esposa del juez del Supremo, Pablo Llarena, este lunes, en Barcelona. / ANDREU DALMAU (EFE) / EUROPA PRESS VÍDEO

El Rey ha ensalzado este lunes la independencia judicial como garante del "pluralismo político" en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces celebrado en Barcelona. También ha subrayado el deber de los nuevos magistrados de defender la legalidad y los valores constitucionales. Los Mossos han blindado el Auditori, que acogía la ceremonia, mientras en la calle unas 300 personas, convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República, se han manifestado en protesta por la presencia de Felipe VI. A la ceremonia no ha asistido ningún representante político catalán, al no haber sido invitados. Sí lo ha hecho el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

 "El juez que forma la Escuela Judicial es el que se recoge expresamente en la Constitución: independiente, inamovible, responsable, sometido únicamente al imperio de la ley. Firmemente comprometido con los derechos e intereses de las personas, es especial de sus derechos fundamentales y libertades públicas, garante de la legalidad de la acción de los poderes públicos. Un juez imbuido de los valores constitucionales que presiden su ordenamiento jurídico", ha asegurado el Rey ante la presencia de la cúpula judicial española y catalana. También ha resaltado que el Poder Judicial es el garante del "pluralismo político".

Una función compleja

El Rey ha aludido en su discurso a la complejidad de la función judicial, al tiempo que ha dejado patente el reconocimiento a la labor de los jueces. "Soy consciente –todos los somos- de la dificultad que entraña el ejercicio de vuestra función y la gran responsabilidad que comporta", ha destacado, para después subrayar la labor del juez "como garantía última de los derechos y factor especial para el respeto de la ley".

La ceremonia se ha iniciado con el discurso protocolario de la directora de la Escuela Judicial, Gema Espinosa, esposa del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que investiga al cesado Gobierno catalán por rebelión. Este magistrado también ha asistido al acto y ha recibido el apoyo de sus compañeros catalanes con efusivos abrazos y apretones de mano.

Determinados por la Constitución

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, ha recordado a los nuevos jueces que a partir de ahora su posición viene determinada por la Constitución, que les permite "actuar como un poder del Estado cuya misión es juzgar y hacer ejecutar lo juzgado siempre con sujeción de la ley". "Sois la voz de la ley, que expresa la voluntad de la mayoría de un Estado democrático como en nuestro", ha precisado.

Los Mossos d'Esquadra han blindado los accesos al edificio, rodeándolo con vallas y poniendo agentes en el perímetro. Y es que los CDR han llamado a concentrarse a partir de las once de la mañana en el Pont de la Marina bajo el lema 'Echemos a la (in)justicia española'. Unas 300 personas han cortado la concurrida calle de Marina con consignas a favor de la liberación de los políticos catalanes presos, reivindicando a Carles Puigdemont como 'president', y en contra del Monarca, a quien han llamado "destronar". Los manifestantes han conseguido acercarse a las inmediaciones del Auditori por la avenida de la Meridiana, pero un fuerte control policial les ha impedido seguir adelante. Eso sí, a la llegada de Felipe VI le han propinado una sonora pitada.

Un grupo de alumnos de la Escuela Superior de Música de Catalunya (ESMUC) ha organizado una protesta en el interior del centro, que se encuentra en el mismo recinto que el Auditori, a unos 100 metros de la entrada por la que ha accedido el Rey. Los Mossos d'Esquadra han desalojado a los estudiantes, que permanecían sentados en el vestíbulo entonando 'Els Segadors' y reproduciendo canciones del rapero Valtonyc, condenado a tres años y medio de cárcel por sus letras. Los estudiantes que han permanecido en el edificio han ido saliendo custodiados por agentes de la policía autonómica una vez ha entrado el Monarca, y han sido recibidos por los concentrados entre aplausos. 

Segunda visita desde el 1-O 

Esta era la segunda visita a Catalunya del Rey en lo que va de año y desde el referéndum unilateral del 1-O. Los pasados 25 y 26 de febrero, el Monarca viajó a la capital catalana para participar en la cena de inauguración del Mobile World Congress y en la apertura de la feria. El presidente del Parlament, Roger Torrent, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colause negaron entonces a darle la bienvenida en el Palau de la Música en protesta por el discurso televisado que el jefe del Estado pronunció el pasado 3 de octubre, dos días después de la consulta unilateral.

Desde su proclamación como Rey, Felipe ha acudido a las dos últimas entregas de despachos, en el 2015 y el 2016, cuando defendió la imparcialidad del poder judicial, el respeto de la ley por parte de las instituciones y los valores de la Constitución. Hace tres años, Felipe VI estuvo acompañado por el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, y en la siguiente edición, por Puigdemont.