Ir a contenido

ORDEN DE DETENCIÓN

Comín, Serret y Puig se entregan a las autoridades belgas

El juez decidirá en las próximas horas si deja en libertad o impone medidas cautelares a los 'exconsellers'

El Periódico

El ’exconseller’ Toni Comín

El ’exconseller’ Toni Comín / ACN / BLANCA BLAY

Los 'exconsellers' Toni ComínMeritxell Serret y Lluís Puig ya se encuentran en dependencias judiciales de Bruselas para declarar ante un juez de instrucción. Después de interrogarles, el magistrado deberá decidir si les impone medidas cautelares mientras la justicia belga decide sobre la euroorden de detención y extradición cursada por el Tribunal Supremo. Es decir, si pueden salir en libertad con condiciones, como ya ocurrió en noviembre pasado, o si tienen que entrar en prisión preventiva. El siguiente paso será una vista a los juzgados para que el magistrado decida si son extraditados o no.

Uno de los escenarios que están sobre la mesa es que el juez belga deje los tres 'exconsellers' en libertad provisional, ya que disponen de una residencia en el país y la Fiscalía de Bruselas no percibe "riesgo de fuga" y "están a disposición de la justicia belga". Con todo, dependerá del juez decidir si entran o no en prisión. Las medidas adoptadas en noviembre por el juez de instrucción después de más de cinco horas de declaración fueron no salir de Bélgica sin permiso judicial, tener una residencia real en el país y presentarse siempre que se les requiera en persona a todas las citaciones judiciales o policiales.

El 5 de diciembre, un día después de la vista en los juzgados belgas, la justicia española retiró las euroórdenes contra ellos antes de que el juez belga pudiera anunciar su decisión sobre la extradición. A partir de entonces dejaron de tener efecto las medidas cautelares impuestas un mes antes. El 23 de marzo, el juez Llarena reactivó las órdenes contra todos ellos una vez que fueron procesados por varios delitos. El caso de Comín es distinto de los de Serret y Puig porque estos últimos no están procesados por rebelión, a diferencia del extitular de Salut. Los tres están procesados por malversación y Serret y Puig, además, por desodediencia.