Ir a contenido

Cifuentes intenta aguantar pese a la investigación de la Fiscalía

Una profesora confiesa que no evaluó a la presidenta madrileña y que su firma fue falsificada en un acta

La mandataria se siente apoyada por su partido, pero en la dirección del PP admiten que pierde oxígeno

Juan José Fernández / Iolanda Mármol

Los diputados autonómicos del PP aplauden a Cristina Cifuentes, ayer.

Los diputados autonómicos del PP aplauden a Cristina Cifuentes, ayer. / DAVID CASTRO

Contra viento y marea, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, calificó de "buena noticia" que la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) haya remitido a la Fiscalía su investigación interna sobre falsificaciones en su máster, tras constatar que podría existir delito.

La presidenta se enrocó en la tarde de este jueves cuando por todo el Madrid político crecía la expectativa de un inminente anuncio de dimisión, dejando tan sorprendidos a sus opositores, que el diputado madrileño de Podemos Miguel Ardanuy llegó a comentar en una entrevista radiofónica: "A este paso, nos va a decir Cifuentes que ella destapó el caso Cifuentes".

La presidenta aseguró que está "convencida de que toda esta investigación llegará hasta al final", y pidió "que se sepa la verdad y se asuman las responsabilidades que se tienen que asumir". De hecho, insistió en que ella no tenía por qué conocer a las profesoras que supuestamente evaluaron su trabajo de fin de máster, y que, si ha mostrado públicamente un acta con sus firmas, fue porque se la envió el rectorado.

Contra la universidad

Cifuentes intentaba quitarse de en medio señalando a la URJC, y exponiéndose al riesgo de que el rector, Javier Ramos, no tenga más remedio que explicarse en una comparecencia ante los medios anunciada para las 13:30 de este viernes, pese a que, la mañana de este jueves, aseguró en un comunicado que la universidad "no puede ni debe hacer declaraciones al respecto hasta que la investigación interna termine".

Era el final de una jornada de noticias adversas para la mandataria. Primero la URJC anunciaba que acudía a la Fiscalía. Al poco, trascendía que la profesora Alicia López de los Mozos ha confesado ante la comisión de investigación de la universidad que ella no evaluó trabajo alguno de fin de máster de Cifuentes, ni firmó el acta del tribunal de evaluación. Y, media hora después, la Fiscalía Provincial anunciaba la apertura de diligencias penales en Móstoles por una denuncia que presentaron 13 asociaciones estudiantiles.

La denuncia que investiga la Fiscalía atribuye delitos de falsedad en documento público y cohecho

La denuncia atribuye a una funcionaria de la URJC, al director del máster –Enrique Álvarez Conde–, a las profesoras que supuestamente no evaluaron y a la propia Cifuentes "un delito de falsedad en documento público en concurso con un delito de cohecho", y sugiere al fiscal que exija a la presidenta que le enseñe su trabajo de final de máster, ese que hasta ahora nadie ha mostrado.

"Acudimos a la Fiscalía porque queríamos que alguien independiente investigue este asunto", explica a EL PERIÓDICO Alba Agraz, portavoz de Res Pública, una de las asociaciones demandantes.

Se siente arropada

El PSOE adelantó a la tarde de este jueves el registro de la moción de censura que había anunciado. "Hemos escuchado todo tipo de explicaciones insuficientes y, como la situación se agrava, cada vez parece más evidente que ha habido fraude", argumentó el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco.

Lejos de mostrarse tocada, Cifuentes afirmó en la Asamblea de Madrid que se siente arropada por su partido. Pero fuentes de la dirección del PP admiten que el paso dado por la universidad le quita a la lideresa parte del oxígeno que ganó el miércoles evitando que Ciudadanos le retirase su apoyo.

Las mismas fuentes temen que Cifuentes termine arrojando la toalla o sus apoyos naranjas no soporten más la presión social. En la cúpula del PP asumen con disgusto que la madrileña protagonizará la convención popular de Sevilla… salvo que decida no acudir.

El augurio de la dirección popular podría cumplirse si Ciudadanos reconsidera su decisión de no apoyar la moción de censura. Para ello, la formación esperará a tener alguna prueba documental que confirme las irregularidades denunciadas. De momento, el líder naranja, Albert Rivera, se inclina por una comisión de investigación exprés. Si cambiase de criterio, la moción socialista de censura saldría adelante con apoyo de Podemos y Ciudanos. “La situación es muy preocupante. Pinta muy feo, está más que nunca en la cuerda floja y si se confirma la declaración de la profesora tomaremos una decisión al respecto”, señaló el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado.

Disgusto en el campus

A la concentración que tres asociaciones estudiantiles han anunciado para el lunes que viene podrían unirse también acciones de protesta de un grupo de profesores de diversas universidades. Quieren reunirse el próximo día 11 en una de las facultades de la Universidad Complutense de Madrid para estudiar con qué acciones reivindicarán públicamente el prestigio de la universidad pública, que consideran golpeado por este escándalo.

Aunque no está en la organización de esta movilización, Luz Rodríguez, exsecretaria de Estado de Empleo, exdirigente socialista y catedrática de Derecho Laboral de la Universidad de Castilla-La Mancha, apoya la idea porque, explica, "como profesora sé lo mucho que cuesta hacer un trabajo riguroso, y lo muy seriamente que trabajan profesores y alumnos en la universidad pública, como para que ese trabajo se banalice por quienes solo quieren adornar sus currículos".

Mueve estos planes de protesta la indignación que se respira en el campus de la URJC ante el descrédito en el que está cayendo esa universidad. El tenso silencio con el que se acogen chistes como el que soltó ayer un paseante ante los periodistas congregados a la puerta del Rectorado: "¿Qué, ahí es donde se regalan los títulos?".

0 Comentarios
cargando