Ir a contenido

DISPOSITIVO MINERVA

Los Mossos activan un plan para proteger edificios oficiales de los CDR

Se vigilarán sedes judiciales, estatales, europeas y de partidos políticos

No se conceden nuevas libranzas a los antidisturbios de refuerzo de la Guardia Civil

Juan José Fernández

En octubre pasado, en edificios como la sede de la Audiencia Provincial en Barcelona, agentes de la Policía Nacional sustituyeron a los Mossos d’Esquadra.

En octubre pasado, en edificios como la sede de la Audiencia Provincial en Barcelona, agentes de la Policía Nacional sustituyeron a los Mossos d’Esquadra. / RICARD CUGAT

Este miércoles están convocadas en diversas comisarías de los Mossos d’Esquadra reuniones de sus mandos intermedios, 'briefings' informativos para desplegar el 'plan Minerva' de protección de edificios oficiales ante posibles alborotos, que arreciarían, según fuentes policiales, si la justicia alemana concede a España la extradición de Carles Puigdemont.

El nuevo plan de seguridad, que ha presentado la policía catalana este martes, abarca cuatro dispositivos de vigilancia ya en marcha: uno para las sedes judiciales (dispositivo 'Toga'); otro para oficinas de la Administración del Estado y de organismos europeos (dispositivo 'Estadi'); un tercero para las sedes de los partidos políticos (dispositivo 'Forum') y, además, un despliegue preventivo (dispositivo 'Atrium') ante manifestaciones y concentraciones.

Escenarios delicados

El objetivo es la prevención de un escenario de algaradas que puedan registrarse las próximas fechas, reproduciendo las protestas que ya tuvieron lugar el fin de semana de los pasados 23 al 25 de marzo bajo el liderazgo de los Comités de Defensa de la República. Los CDR se manifestaron contra el encarcelamiento de dirigentes independentistas por orden del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y, después, por la detención del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont en Alemania.

Esos días, uno de los puntos más delicados desde el punto de  vista de la seguridad fue el cruce de las calles Mallorca y Roger de Llúria, donde se encuentra la sede de la Delegación del Gobierno central en Catalunya. Los Mossos tuvieron que interponerse entre ese edificio y millares de manifestantes, desplegando gran número de furgones de antidisturbios.

El Ministerio del Interior valora "muy positivamente" al jefe de los Mossos, Ferran López

El nuevo dispositivo de los Mossos está siendo acogido con cierta incomodidad entre integrantes de las unidades que se verán más afectadas, BRIMO y ARRO, por la tardía información que, en su opinión, ha fluido desde sus mandos. El plan tiene un diseño parecido al dispositivo 'Ágora', organizado por la policía catalana para el referéndum prohibido del 1 de octubre.

Fuentes no oficiales de la Guardia Civil en Catalunya indican que, en previsión de nuevos días de tensión, no se están permitiendo nuevas libranzas a los antidisturbios de distintos GRS (Grupos de Reserva y Seguridad) del país incorporados en comisión de servicio como refuerzo para el GRS 4, el de Barcelona.

Tensión en alza

El delegado del Gobierno de España en Catalunya, Enric Millo, ha explicado este martes el despliegue del operativo Minerva por el "incremento de la agresividad" en las calles catalanas, y ha confirmado que "se han incrementado las medidas de seguridad en torno a personas y equipamientos públicos que han sido objeto de agresiones, pintadas o manifestaciones" estos días.

Fuentes del Ministerio del Interior no comentan el incremento del dispositivo de seguridad, pero sí confirman que "las medidas para mantener el orden público" en Catalunya "se actualizan permanentemente, ya que las circunstancias van cambiando".

Las mismas fuentes subrayan que, ante los últimos incidentes con los CDR, "los Mossos están tomando las decisiones técnicas correctas en un contexto muy difícil", y que en el ministerio que dirige Juan Ignacio Zoido "se valora muy positiviamente la capacidad profesional del mayor de los Mossos, Ferran López. Está actuando como un auténtico policía, que procura solucionar los problemas y no permitir nuevas situaciones de conflictividad en materia de seguridad ciudadana".