Ir a contenido

ACTOS "VANDÁLICOS"

La fiscalía de la Audiencia Nacional perseguirá penalmente a los CDR

Sostiene que los cortes de carretera que están realizando pueden ser delitos de rebelión, malversación y contra el orden público

Anuncia que sus autores pretenden subvertir el orden constitucional al ensalzar con violencia a los políticos catalanes presos

Ángeles Vázquez

Los mossos controlan los accesos a la estación de Sants, rodeada por manifestantes independentistas.

Los mossos controlan los accesos a la estación de Sants, rodeada por manifestantes independentistas. / FERRAN NADEU

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado este lunes que actuará contra "las intolerables actuaciones" que "vienen desarrollando los autodenominados CDR (Comités de Defensa de la República)" en Catalunya. En una nota, el ministerio público ha advertido de que iniciará "investigaciones penales de todo tipo para llevar ante la justicia a los autores y promotores de estos vandálicos actos, que ponen en peligro no solo la paz pública y el orden constitucional, sino la misma esencia del sistema democrático".

De hecho, considera que las protestas que han protagonizado desde el arresto del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en Alemania podrían ser constitutivos de los mismos delitos por los que él y el resto de su Govern fueron procesados: rebelión y malversación. Hasta ahora los detenidos que se han ido produciendo por estos actos han comparecido en juzgados catalanes por delitos de desórdenes públicos, atentado contra agente de la autoridad e incitación al odio.

Sin embargo, según la fiscalía, en la Audiencia Nacional "se mantienen activas investigaciones en persecución de estas conductas, más allá de las meras y concretas acciones individuales, pues no puede obviarse el hecho de que con su actuar lo que se pretende es la subversión del orden constitucional, amparando y ensalzando con violencia a personas judicialmente investigadas por los más graves delitos que pueden darse en un Estado social y democrático de derecho".

Los cortes de carreteras y calles de ciudades catalanas se iniciaron el fin de semana en el que fue detenido Puigdemont, cuando volvía de Finlandia a Bélgica en coche. Como la fiscalía considera que lo que están haciendo los CDR desde entonces "pudieran constituir delitos de rebelión, malversación y otros delitos contra el orden público", advierte de que "actuará con contundencia" contra sus autores.