Ir a contenido

REACCIONES POLÍTICAS

El independentismo pide a Alemania que no extradite a Puigdemont

Torrent insiste en crear un "frente común" contra el "golpe a la democracia"

La CUP propone tratar de investir al 'expresident' para buscar el choque

Daniel G. Sastre

Cabecera de la manifestación de la ANC y Òmnium contra la detención en Alemania de Puigdemont, el pasado 25 de marzo.

Cabecera de la manifestación de la ANC y Òmnium contra la detención en Alemania de Puigdemont, el pasado 25 de marzo. / ROBERT RAMOS

La semana más adversa para los independentistas en meses se ha cerrado este domingo con la peor noticia que podían esperar: la detención de Carles Puigdemont. Después de la investidura fallida de Jordi Turull y su encarcelamiento posterior -junto al de Carme Forcadell, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa-, el arresto del 'expresident' en Alemania ha contribuido a aumentar el desconcierto del soberanismo.

Miembros de Junts per Catalunya, ERC y la CUP han participado en las movilizaciones que se han convocado en toda Catalunya. Mientras estudian una reacción conjunta que aún no tiene forma, dirigentes independentistas han coincidido este domingo en pedir a las autoridades alemanas que no extraditen al 'expresident'. Pero si los grandes partidos subrayaban la necesidad de que los manifestantes se condujeran por la vía pacífica, la CUP insistía en la estrategia de choque y proponía volver a la casilla de salida tratando de investir de nuevo a Puigdemont.

Desde JxCat se ha asegurado que el 'expresident' conocía los riesgos de su viaje a Finlandia, pero no quiso que "el miedo lo detuviese" en su objetivo de internacionalizar la causa independentista. Elsa Artadi, portavoz de la formación de Puigdemont, ha afirmado también que "la causa judicial contra el movimiento independentista no se aguanta", porque el soberanismo "siempre ha sido pacífico, democrático, cívico". Según ella, "España no garantiza un juicio justo", y por ello Alemania debería oponerse a la extradición.

En la misma línea se ha expresado el eurodiputado de Esquerra Jordi Solé. "Las extradiciones por motivos políticos, como se ve claramente en este caso, no deberían ser ni contempladas por ningún país europeo", ha dicho. Tanto él como Artadi han participado en la marcha que han organizado ANC y Òmnium, y que ha finalizado frente al consulado alemán en Barcelona. La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, también ha considerado "intolerable" que "dentro de la UE existan presos políticos, acusados de delitos inventados".

La CUP quiere investir a Puigdemont

La CUP ha sido más contundente al denunciar los que sus principales personajes públicos califican de "represión antidemocrática" del Estado. En la línea que la formación defiende desde las elecciones del 21-D, el diputado Carles Riera ha insistido en la necesidad de plantear una movilización permanente. La "primavera catalana", ha dicho Riera, pasaría también por investir a Puigdemont -desobedeciendo las directrices del Tribunal Constitucional- y por "paralizar el país".

La jornada política se ha cerrado con la intervención del presidente del Parlament, que se ha convertido en las últimas semanas en uno de los principales referentes del independentismo. Dado su papel como primera autoridad autonómica de Catalunya, y en una iniciativa inédita, Torrent ha dirigido a las 22.00 horas un mensaje institucional a los catalanes, que se ha emitido en TV3. En su opinión, la detención de Puigdemont hace aún más necesario el "frente común" que propuso el sábado, y en el que se compromete a trabajar a partir de esta semana.

Torrent no ha escatimado tampoco en ataques a Mariano Rajoy, que en su opinión está dando "un golpe casi definitivo a la democracia española" y está "secuestrando la voluntad del pueblo" con la actuación contra Puigdemont. Y "ningún juez ni ningún gobierno", tiene, según él, legitimidad para cesarlo o perseguirlo. "Esta situación exige una salida política, no judicial. Ahora es la hora de la política", ha insistido.