Ir a contenido

trama Púnica

David Marjaliza: "LLegaré hasta el final aunque me peguen un tiro"

El constructor avisa de que contará al juez cómo ayudó a pagar campañas electorales al PP, al PSOE y a IU en Madrid

Juan José Fernández

El constructor David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, durante su comparecencia ante la comision de investigacion del Congreso sobre la supuesta financiacion ilegal del PP.

El constructor David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, durante su comparecencia ante la comision de investigacion del Congreso sobre la supuesta financiacion ilegal del PP. / Chema Moya (EFE)

El constructor madrileño David Marjaliza ha anunciado en el Congreso que contará detalles aún no destapados de la corrupción política en la Comunidad de Madrid cuando el proceso judicial en el que está encausado llegue a la vista oral. Y lo hará, ha asegurado, incluso con el mayor coste. "Tengo una idea clara, porque soy muy cabezón: he decidido llegar hasta el final, aunque me peguen un tiro", ha advertido.

De hecho, el asunto de las amenazas contra el presunto cerebro de la trama Púnica ha sido uno de los temas centrales de su comparecencia ante la comisión de la cámara baja que investiga la supuesta financiación ilegal del PP. A preguntas de la diputada de Podemos Carolina Bescansa, ha confirmado esas amenazas. "Pero no temo por mi seguridad  -ha dicho Marjaliza-. Uno sufre más por su familia, por su mujer y su hijo". El constructor no ha querido ponerle nombre a quien le tiene amenazado, ni siquiera cuando le han preguntado si pudiera ser algún político o empresario señalado por sus confesiones al juez.

Todo el arco parlamentario

David Marjaliza ha confirmado que está preparando nueva información sobre la red de pagos de comisiones de constructores a políticos que funcionó en Madrid. La dará a la Justicia "cuando me llamen. Todavía tengo cosas que decir", ha asegurado. Entre esos detalles, nuevos datos sobre cómo ayudó a sufragar campañas electorales de alcaldes no sólo del PP. "Amplíen el arco", le ha sugerido al diputado de Ciudadanos Toni Cantó. Y lo ha repetido, hasta admitir que en la agenda de contactos políticos que quemó un día de niebla "por consejo de Paco Granados" aparecían nombres de políticos "de partidos de todo el arco parlamentario (madrileño), cada uno en su  proporción".  

Pero no ha habido en su declaración ante la comisión más revelaciones sustanciosas del caso Púnica. De hecho, 30 veces ha repetido David Marjaliza las palabras "Me ratifico en lo dicho en sede judicial" , cerrándose así, por ejemplo, a las preguntas de la diputada socialista Soraya Rodríguez. Cada vez que en la comisión se le inquiría por aspectos concretos de su relación con dirigentes políticos, el pago de mordidas y la entrega de regalos, se ha excusado de la misma forma. Únicamente, y a preguntas de la diputada Bescansa, admitió de forma genérica los regalos hechos a más de 200 dirigentes y funcionarios municipales de la Comunidad de Madrid, televisores y jamones, si bien "de jamón del bueno tampoco hubo tanto".

"Si he salido de prisión antes que Granados, ha sido porque colaboro con la Justicia"

David Marjaliza

Constructor y supuesto cerebro de la trama Púnica

Marjaliza se ha relajado más con las preguntas sobre su propia actitud que con las referidas a sus hechos. El diputado de Compromís Joan Baldoví le ha preguntado "¿Por qué ingresó usted en prisión?" y Marjaliza, con humor castizo, le ha contestado: "Porque llegaron dos señores de verde y me detuvieron. Me dieron un papel en el que ponía un montón de cosas, como organización criminal. Pero yo no lo entendí hasta meses después". Baldoví le ha preguntado: "¿Y por qué está ahora en la calle?", a lo que Marjaliza ha contestado: "He salido un poco antes que Paco (Granados) porque estoy colaborando con la Justicia".

El constructor ha vuelto a relatar que no se habla con Granados, quien fuera su amigo y supuesto cómplice en el reparto de comisiones por licencias de obra sobre suelo público. Y que él habla mientras otros empresarios callan, "porque no les ha llegado el tiro". En Madrid "el 90 por ciento" de los concursos por construir en suelo público estaban amañados, según ha admitido.

Ni dos minutos con Aguirre

El constructor ha asentido, sin dar dato alguno, cuando la diputada del PSOE Soraya Rodríguez le ha hecho una batería de preguntas que disparaba contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a través de su colaborador directo Jaime González Taboada, que fue hombre clave en la empresa de suelo público madrileño Arpegio, pero Marjaliza ha evitado en todo momento implicar a la expresidenta Esperanza Aguirre: "Como mucho he hablado con ella dos minutos, en alguna inauguración".

El diputado del Grupo Popular Francisco Molinero le ha reprochado que colabore en una comisión que "es un juicio paralelo" contra su partido. "Venir aquí a decir lo mismo que le ha dicho al juez es un juicio paralelo -ha insistido-, una arbitrariedad parlamentaria y una injerencia en el poder judicial".

Marjaliza ha contado que no dejó antes la corrupción: "Iba en un AVE a 300 por hora y no me podía bajar"

En uno de los momentos en que ha estado más locuaz, ante las preguntas del diputado de Esquerra Republicana Joan Tardá, Marjaliza ha explicado muy gráficamente por qué no dejó antes su comportamiento corrupto: "Muchas noches me tiré sin dormir antes de que me cogiera la Guardia Civil. Pero iba en un AVE a 300 por hora, y era muy difícil bajarse. Tenía trabajadores a mi cargo, y si no tenía obra, no les podía pagar".

Si decidió colaborar con la Justicia, ha relatado, fue por su hijo, de nueve años: "Una vez me visitó en prisión y me preguntó que, si no colaboraba, cuántos años me iba a tirar allí".

Durante su comparecencia, Marjaliza se ha permitido también alguna incursión en el terreno de las moralejas. Preguntado por Joan Tardá si se arrepentía de haber pagado mordidas y repartido comisiones para conseguir obras, ha sentenciado: "No lo volvería a hacer, ni lo volveré a hacer. No merece la pena". También respondiendo a preguntas del diputado de Esquerra, se ha dirigido a todos los miembros de la comisión diciéndoles: "Yo puedo contar lo que hice y cómo lo hice, y ustedes, que son los que legislan, legislen para que no vuelva a pasar".

Esta era una de las comparecencias más esperadas del calendario de la comisión de investigación. El pasado martes 13, el constructor madrileño dejó plantada a la comisión parlamentaria alegando estar enfermo. Esta vez se ha presentado con diez minutos de antelación, y, al comenzar, ha dicho a los diputados: "Pido disculpas. Uno no se pone malo cuando quiere".